miércoles, julio 29, 2009

ACERCA DE LA VIDA, EL AMOR, EL DOLOR INN.ECESARIO Y OTRO MONTÓN DE COSAS



Se me ocurrió escribirte algo aquí hoy a propósito de lo que pasó anoche, tratando de no ser obvio y tampoco intrascendente, es decir, tal como suelo hablarte a ti.

Desde el corazón, desde dentro.

Y lo único que se me ocurre es todo lo que NO te iba a decir: que cuando pasan estas cosas y vemos el dolor innecesario que se genera en el mundo , uno debe considerar que preocuparse por ti y por mi es una tontería, con la Tierra ardiendo y peleando por los cuatro costados, gracias a la bendita Humanidad.

Que hay cosas más importantes en que pensar. Todo lo que se suele decir cuando lo que ocurre alrededor echa por los suelos ilusiones y confianza.

Pero ¿ves?, no es así...

Porque es justo eso, justo el amor que te tengo, la paz que me inspira tu rostro, ese que imagino ahora reclinado sobre estas líneas, lo que hace que vuelva a ti una y otra vez, como lo hacen las olas sobre la arena, como vuelve la noche tras el día y el otoño tras la cosecha.

...vuelvo a ti, pues este sentimiento, el quererte, da un sentido a la sin razón, aporta una luz en la penumbra y me devuelve la fe en las personas, aunque solo sea por ser una muestra de esa capacidad de amar que, a pesar de la vida y los acontecimientos ,se mantiene viva en mi, en ti y en todos los demás.

Que quieres, sí. Todo me devuelve a ti...

Y si aún con todo tu, viajero ocasional, pasaste por aquí, te tocó vivir algo de lo sucedido y crees que todo esto son tonterías y no justifican tu angustia y tu temor... pues solo puedo decirte aquella frase hermosa y repetida:

"Cualquiera que sea tu pregunta, AMOR es la respuesta".

Con eso debería ser suficiente, de corazón te lo digo.

Debería bastar.

Un abrazo.

(" ETA intenta una masacre con un coche bomba en el cuartel de la guardia civil de Burgos: Causó 64 heridos leves. 120 personas dormían al menos en el edificio, 41 niños"
Diario de Burgos. )


viernes, julio 24, 2009

EL FINAL DE TODO ESTO


Cuando hablo de finales, me tienes que entender.
Porque si solo me conoces por las palabras que escribo, te vas a pensar que voy a hacer un crucero en la barca de Caronte sin billete de vuelta... no, no es así. No tengo motivos para cruzar el tenebroso charco, ¡con tantos charcos que cruzar antes que el definitivo! ( cierta personilla con alas en el lomo sabe que es así ), y si algún día amontonase el suficiente número de razones, seguiría sin hacerlo porque "A", me encanta la vida y "B", aunque solo sea por el dolor que causaría a dos o tres personas, ardería en el infierno para siempre...y no es eso lo que asocio a pasar calor en mi jubilación...

..así que no, ese tema es muy serio y yo, tu lo sabes, me muevo en las corrientes de las estaciones como lo hace hoy una mariposa y mañana una hoja seca. Sin peso específico, cruzando por el mundo casi sin ser visto...encantado de mi ligereza, de que me confundan con un reflejo del sol en un cristal y olviden al instante que me vieron.
Hay quien debe dejar su impronta para que se recuerde que pasó por aquí...Y hay quien baila en la punta de una rama, se columpia de una nube y luego se evapora como el rocío de la mañana.
¡Y está bien! No todos estamos destinados a ser personajes memorables, podemos vivir en la punta de luz que es nuestro presente y no pensar en pasados ni en futuros...
Pero a pesar de todo, hablo de final y cuando lo hago, no te hablo de acabar nada, aunque suene extraño.
Te hablo de final y en realidad te hablo de principios.
Cuando hablo del final, hablo de dejar de amanecer sentado en una brizna de hierba, ESPERÁNDOTE, desfallecido pero sin desfallecer, y de dejarme sorprender por la noche con la dolorosa sensación de que no estás, con el miedo de que no vayas a llegar nunca o que para cuando llegues, haga mucho tiempo ya que yo me he marchado.
Hablo de ti.
De ti conmigo.
Sin pretensiones de eternidad.
Solo el placer de vivirte.
Un año, un día o una hora, pero sabiendo que eres TU.

miércoles, julio 22, 2009

. . .








Hoy cumple años esa mitad de mi corazón que late allá al Sur del Mundo.

Ya quedó todo dicho más arriba, por eso ahora solamente:

FELICIDADES, un beso enorme...

jueves, julio 16, 2009

EN OCASIONES NECESITO LLUVIA.



No, no sé como llamarlo.

"Masoquismo", dirás tú. "Amor al dolor".

No sé que es, solo sé que a veces la busco premeditadamente, sobre todo esos dias, cuando la vida se torna demasiado plana y mi corazón pone el piloto automático para latir nada más por ese cúmulo de cosas necesarias pero desprovistas de pasión: respirar, comer, trabajar, dormir... no soy ingrato, no lo creas, y bendigo a quien sea que me pone en el camino esas "cosas necesarias" para que mi alma pueda preocuparse de otros asuntos tan poco importantes como estos. Porque pienso que quizás tú me estás leyendo falto de salud, de un empleo, o de lo que sea más básico para el bienestar y te puedes estar diciendo a ti mismo "qué tonterías piensa la gente cuando no tiene nada en que pensar".

Y qué te puedo decir.

Que si, que es cierto. Pero que sea por la razón que sea, continuo buscando empaparme de lluvia bajo cielos despejados, y rastreo cuerpo y alma con mis dedos intentando encontrar las viejas cicatrices, presionando con cuidado para ver si todavía duelen, buscando que duelan, al menos un poco... En ocasiones necesito lluvia, busco tu lluvia para recordarme que aunque todo vaya "bien", algo sigue vivo aquí dentro. Y duele, claro, pero me gusta que duela, me gusta saber que nada ha dejado de importar, que mi capacidad de sentir continua intacta, que sigo creyendo en el amor, que conservo la ilusión y aún creo que hay ángeles, y puedo volar con ellos aunque sea a ras de suelo.

En ocasiones necesito lluvia y tu la dejas caer, mansamente, sobre mis manos.

sábado, julio 11, 2009

COMPLETE DESTRUCTION (microrelato en tres tiempos)


"Nunca"...
Nunca es algo tan serio...
"cuando dices nunca, de cuanto tiempo hablamos", recuerdo haberte dicho.
Y tu sonreiste pero no dijiste más.

(...)

El amor parecía la pieza que sujetaba el resto, y no me refiero a lo que había entre nosotros en particular, sostenía la vida en general.
"El equilibrio siempre fue precario", dirás tu, y es cierto, pero la verdad sigue siendo la misma. Al marcharte te llevaste aquella piedra angular que lo sujetaba todo y después, la construcción se vino abajo. Y como yo era parte integrante de aquel sistema, podríamos decir que me derrumbé con todo el resto.

(...)

"Venga", te imagino decir una vez más con una sonrisa, "tú nunca sostuviste nada demasiado alto durante demasiado tiempo."
Como si lo poco que logré poner en pie en mi vida no mereciera una oportunidad.
Pero tu me quisiste así, ¿recuerdas? Y revolvías mi cabello como se hace con los cachorros y te reías para luego mirarme dulce, muy dulce y susurrar "qué voy a hacer contigo...".
Me quisiste asi.
Con lo poco que guardaba entre mis manos.

(...)

...así que cuando estoy colgado, muy colgado, te me apareces.
Como los fantasmas, si. No es como cuando creo descubrirte en los ojos de otra gente o una persona me recuerda a ti. Te apareces tal cual eres, con tu belleza natural y esa expresión en la mirada de estar pensando "pero que jodido estás".
Y si me pongo a ladrar que todo es por tu culpa que es mejor estar así que pensar en nada porque si te pienso veo que no estás a mi lado y me entran ganas de morirme, entonces tu...
...tu no dices nada.
Solo me miras, mucho tiempo sin apartar los ojos, hasta que siento vergüenza de mi mismo y me entran ganas de llorar.

sábado, julio 04, 2009

DEL DOLOR DE SENTIR


He descubierto que, de un modo casi independiente de mi propia voluntad, mi corazón ha instalado en torno a si un sofisticado sistema de seguridad. En pocas palabras, el mecanismo permite levantar al instante una fortificación en torno al centro de mis emociones cuando algo o alguien se acercan demasiado, una especie de muro impenetrable que se mantiene hasta que pasa la amenaza. Lo que recuerdo como "amenaza", pues el abrirse, sentirme vulnerable, quedar herido y volver a recorrer todo el penoso camino que supone recoger mis pedazos y recomponer cada vez un peor remedo de mi mismo, sin aliento por lo que supone respirar en medio de ese dolor de sentir.

Ahora dime.

Di, "como llegaré hasta ti, como sabrás que soy yo si no puedo alcanzarte, como sabré que eres tú."

Y lo entiendo.

Lo entendí desde el mismo día que dí un paso atrás antes de ocurrir nada. El dia que al verte y sentir que podria enamorarme, tapié puertas y ventanas intentando no ir más allá, ahogando ese sentimiento hasta dejar de oir su latido.

Pero ¿sabes?...muy tarde descubrí que todos esos sentimientos ahogados antes de nacer no mueren, se convierten en peces fríos y oscuros que nadan bajo la superficie del alma, para recordarte si les ves el tiempo, todo el tiempo perdido y no vivido.

miércoles, julio 01, 2009

AQUELLOS DÍAS ESPLENDIDOS


De vuelta a casa.
La tarde es dorada y mariposas amarillas golpean contra los cristales.
Me prometí no reservar un segundo para la melancolia y seguir con mi vida, dejando todos aquellos dias espléndidos a mi espalda como si nunca hubiesen sucedido.
Que ingenuidad, ¿ves? Pretender obviar la huella de sus pasos, querer fingir que nada ha pasado...
Sí, la tarde se derrama apasionada en rojos cálidos sobre mis hombros, las golondrinas chirrían muy alto en el cielo, el mundo entero parece querer hablarme, abrazándome los hombros y diciendo que todo va a ir bien, me promete noches perfumadas y dias azules, me promete sonreir si prometo una sonrisa.
Y yo, con ese atardecer sonrojado de amapolas, prometo.
Prometo intentarlo, nada más.
Porque luego se irá el sol, vendrá la luna blanca y con el rostro en su regazo, todo recobra su sentido y aquellos días espléndidos retornan a la memoria, envenenando el alma de nostalgia.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...