lunes, diciembre 12, 2016

FANTASIAS SEXUALES NO RESUELTAS: hoy, EL PROFESOR DE CORDADOS


¡Otra vez Navidad cagüenlaputa!
Y una vez más este espacio en vez de combatir al enemigo opta por unirse a él, con una flipante decoración ( que habrás podido disfrutar si no eres demasiado despistado ) y esta encantadora nueva sección en la que pasaré revista a todos esos deseos que formulé en un momento dado y que el pringao de Papa Noel nunca satisfizo ni siquiera poniendo su gordo trasero a mi disposic...¡pero cielos, que estoy diciendo! ¿estaré poseído por el maléfico Grinch y por eso salen de mi boca semejantes barbaridades?...

Mensaje encriptado del Grinch a propósito 
de esto y de todo lo demás

Y como estarás ansioso por conocer los secretos nunca descubiertos de este espíritu angelical que soy yo mismo, no vamos a dar más rodeos y vamos directamente con la primera fantasía que lleva el elegante título de....

EL PROFESOR DE CORDADOS

"...Cordados . Cordados...¿qué coño son los Cordados?".
Si eres uno de los pocos que se han hecho esta pregunta, te diré:
 oh ignorante lector., un Cordado ¡eres tú!
Eres tú, lo soy yo, lo es tu perro, lo eran mis gatos, en definitiva es un "filum" en el que se agrupan mamíferos, aves, peces, reptiles, anfibios, en definitiva todos los bichos con un cordón nervioso tubular dorsal y simetría bilateral:

...y no te creas que por ser los que más "abultamos" somos los más numerosos porque en cuanto a número de especies nos ganan los artrópodos ¡y hasta los moluscos!, pero nuestra perspectiva culocentrista del universo nos hace sentir siempre que  lo más importante es lo que tiene que ver con nuestro propio culo y por eso seguramente consideramos relevantes los cordados en general, los mamíferos en particular y los primates, ¡bueno, esos ya son la osti, y si no tienen pelo ni te cuento!

Ejemplo gráfico de cordado con poco pelo-
Yo los prefiero con un poquito más...

Pero no voy a perderme en consideraciones antropofóbicas y voy directo al lío: 
Los Cordados ,además de ser lo que te acabo de explicar ,era una asignatura de cuarto de Biología que luego ha pasado a tomar el nombre más populachero y mucho menos romántico de "Vertebrados".
En cuestiones didácticas ( o como se diga cuando uno se refiere a la calidad de la enseñanza ) era un completo desastre, porque abarcaba un campo tan amplio que por casi todo se pasaba por encima: se incidía mucho en rollos embriogénicos, filogenéticos y evolutivos y lo que prometía ser precioso ( pensandose uno que por fin tras tanta criptogamia, bioqumica y horrores similares, iba a poder estudiar pajaritos y animalitos peludos ) se convertía en un ladrillo que ni te cuento. 
¿Y lo mejor?
Pues el equipo docente, que eran cuatro tíos jóvenes con la treintena recién estrenada, super-dinámicos y super buen rolleros y en general bastante buenorros...

¿Equipo docente de la asignatura de Cordados?...
...pues no, tampoco era para tanto, no.

Mi favorito de todos era un tio que ya por aquellos tiempos acostumbraba a ir mal afeitado, con una sempiterna barbita de tres días, camisas de cuadros y botas montañera en rollo "tio-que-pasa-mucho-tiempo-en-el-campo" (pero en no plan agrario sino investigador) y unos pantalones vaqueros desgastados siempre superajustados. Se llamaba Abel, como el hermano-borrego-bueno de Caín, y siempre desprendía un turbador olor que en combinación con sus potentes desodorantes me volvía loco perdido. Cada vez que se reclinaba sobre mi hombro para ajustar el microscopio que yo estaba mirando y colocaba su mejilla peluda a un par de centímetros de la mía para comprobar lo que se veía por el aparato, padecía -yo, claro- una tremendona revolucíón hormonal de manera que a duras penas contenía las ganas de refrotar mi carrillo contra el suyo mientras ahí abajo, en las zonas húmedas y pantanosas del Sur de mi organismo, se producían embarazosos cambios de textura y tamaño que gracias a la bata blanca del laboratorio pasaban desapercibidos.

...ahora es cuando viene la....

FANTASIA NO RESUELTA: 
POLVAZO EN EL LABORATORIO



En los territorios más oscuros de mi imaginación sucede que Abel me mira con fastidio al comprobar una vez más que yo no soy capaz de ver por el microscopio lo que se supone que tengo que ver y dice en tono seco: 
"Vale, pues cuando terminemos tú te quedas aquí y no te vas hasta que lo consigas"
Para cuando terminan aquellas prácticas son las nueve de la noche, el departamento se vacia y me quedo sentado en el laboratorio oyendo como Abel se despide de la gente diciendo "tranquilos, ya cierro yo" y acto seguido le da una vuelta a la llave.
Yo trago saliva angustiado cual pavo en temporada pre-navideña y espero con el corazón en un puño hasta que aparece él con una mirada sombría que no augura nada bueno.
"A ver si terminamos de una vez porque me tienes hasta los cojones, ¿vale?" dice colocándose de nuevo detrás mío y haciéndome reclinarme sobre el microscopio con el peso de su cuerpo sobre mi espalda.
"¿Hasta los cojones?" me atrevo a decir yo con voz aflautada de alumna de las monjas Concepcionistas"¿pero qué he hecho yo?"
"¿Que qué has hecho?" jadea él en mi oreja pegando -¡por fin!- la famosa mejilla peluda a mi cara "pues ponerme cachondo durante toda la tarde con esa cara de putita peligrosa..."¿Putita peligrosa? pienso yo perplejo, pero antes de dejarme pedir explicaciones añade "...mira como tengo el rabo por tu culpa, y así llevo toda la tarde"
Con un movimiento rápido me hace darme la vuelta quedándome de pronto con la nariz enfrente de su bragueta,¡de su abultada bragueta, mon Dieu!, permitiéndome inhalar los efluvios sexuales que esos oscuros rincones de su anatomía exudan incluso a través de la tela de los vaqueros.
"¿que-que quiere?...¿tengo que chupársela?" murmuro entre gimoteos que más que de pánico son de la emoción por el pedazo de hot-dog que a juzgar por lo que veo me voy a calzar.
"No, no va a ser tan fácil, putita" gruñe con un tono animalesco mi agresor, me vuelve a dar la vuelta, me inclina sobre la mesa, y de un tirón, ¡zas!, quedo con mis pálidas y vírgenes nalgas temblando al aire.
"Oh, no, por favor, no lo haga señor" digo ( pero así como de mentirijillas )
"Y una polla. Te voy a dar mandanga de la buena, así que cierra el pico, guarrón."
Con un estremecimiento escucho el "raaaacccc" de la cremallera de sus vaqueros al bajar, imagino su culo peludo al aire y tengo un instante para lamentar no poder verlo antes de sentir algo gordo y caliente tanteando mis posaderas... lanzo un chillido, más que nada porque no me parece muy honorable por mi parte demostrar una actitud demasiado colaboradora en el asunto, y esto consigue enardecer más aún sus ansias porque me separa ( ¡oh Bondad Graciosa! ) los glúteos con los pulgares y a continuación susurra en tono maléfico:
"ahora me vas a explicar lo que se siente cuando a uno le meten medio kilo de butifarra en el....."

PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Retomamos el horario infantil y la amable realidad para confirmar que esto fue una fantasía, sí, y además totalmente injustificada porque a la cena de fin de curso a la que acudieron unos cuantos profesores, asistió el mencionado Abel en compañía de una morenita pechugona que resultó ser su novia y si alguna vez albergó deseos deshonestos hacia mi persona, lo disimuló perfectamente.
No diré que mi corazón una vez más cayó contra el suelo para hacerse mil pedazos porque mis sentimientos hacia Abel eran puramente libidinosos, así que en esta ocasión hubo suerte, el corazón rebotó y volvió a su sitio casi intacto, jeje. Pero esos tremendos calentones mentales que me pegué con este hombre ahí están y quedaron para los anales  (¿anales? ....ainsss que poco apropiado quedaese palabro justo aquí... ) de mi historia personal y gracias a eso entran en el capítulo primero de mis Fantasías Sexuales No Resueltas.

...esto no ha sido nada navideño, ¿verdad?...

A ver si lo enmendamos:

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...