sábado, julio 16, 2016

TE PODRÍA PASAR A TI

Esta es la historia de un joven bien parecido, estiloso y deportista al que llamaremos Zampabollos:
Zampabollos sorprendido por la cámara
...nuestro amigo Zampabollos llevaba una vida como la de cualquier otro latin-lover, dedicado a deportes de riesgo ( véase imagen anterior ) y embarcado en una y otra relación con apasionadas y voluptuosas féminas. Estas relaciones siempre resultaban como mínimo peculiares por no decir directamente conflictivas...
"¿y porqué no te atamos la correa a ti a la picha a ver
quien se lo pasa mejor?"
...y aunque el joven Zampabollos disfrutaba de lo lindo dándose el lote con la afortunada de turno, a menudo descubría en sí mismo unos sentimientos como de vacío e insatisfacción que no sabía como manejar...
...bueno, a veces sí sabía.
Su última conquista fue una exuberante morena devora-hombres a la que llamaremos Periquita, una joven mañosa con los trabajos manuales y muy amiga de sus amigos
Periquita amargándole la vida a su Mejor Amigo.
Hasta entonces la descarada jovenzuela no había tenido mucha suerte con el sexo opuesto y andaba a la caza del maromo en busca de la felicidad desde hacía mucho tiempo ya.
Periquita probándolo todo y pensando "Este cae seguro".
Su condición de espíritus errantes -la de Zampabollos y Periquita, no la de Periquita y su perro-, dos almas perdidas en búsqueda de "l'amour", consiguió que ambos aproximasen posiciones...
Periquita aproximando busto  y Zampabollos apartando la cebolleta
Y aunque Periquita se sentia en el mismo cielo y más caliente que el asfalto de una carretera del desierto australiano, Zampabollos puesssssss como que no: empezó a sentirse agobiado y siguiendo su costumbre comenzó a poner distancia entre Periquita y él hasta terminar plantándola, volviendo con ello a sufrir todos aquellos delicados problemas a la hora de procesar sus emociones...
En plena terapia de procesamiento emocional
...mientras se preguntaba una vez más:¿porqué no encuentro la felicidad?...¿porqué esta vez tampoco, si Periquita parecía perfecta?...
Un día tuvo una súbita revelación con unos amiguetes
"¡Caray, el barbitas me está tocando el muslo!...¿a qué se
deberá esta aparatosa erección?"
...y sin más ni más vio la luz: "¿A ver si lo que va a resultar es que soy un poco maricón y lo que a mi me van de verdad son los rabos los caballeros?". Pues oye, fue probarlo y mano de santo, Zampabollos había encontrado su verdadera vocación y empezó a pasárselo en grande y a olvidar a Periquita concluyendo que "si es verdad que dos tetas tiran más que dos carretas, un tío bueno tira más que un todoterreno" (sic).

¿Que pasaría mientras con Periquita? ¿Que sentimientos albergaría su delicado corazón al comprobar que una vez más el que parecía su hombre ideal se había esfumado sin dejar rastro? 
te voy a volar los huevos, zampabolloscabrón

Nada de eso pasaba por la cabeza de nuestro exultante Zampabollos, resuelto a cepillarse a todo bicho viviente del sexo masculino que pululara por tierra, mar y/o aire presa del pánico ante el rollo aquel del "tempus fugit" y todo el copón...

"¿Como que tienes cola pero no la que yo me estoy pensando?"
...hasta terminar por conocer en una app de ligoteo a un maromo que bajo el simpático apodo de "me lo comes-te lo como" terminó por ganarse el corazón de Zampabollos para embarcarse ambos en una relación de larga duración.
"Melocomes-Telocomo" en una inocente pose que para nada
hace presagiar su habilidad en artimañas sexuales.
Nada podía hacer sospechar al pobre Zampabollos la treta que el destino le guardaba a la vuelta de la esquina: gracias a ese invento del diablo que son las redes sociales, la diabólica Periquita acabó conociéndo y liándose...¡CON EL HERMANO SOLTERÓN DE ZAMPABOLLOS!, interpretando sin aspavientos el papel protagonista en el aún no escrito culebrón titulado "De novia a cuñada".
Traducción literal del inglés: 
"Jódete, gordo"
Y mientras Periquita y el hermanito de Zampabollos ( al que oportunamente llamaremos Periquito ) disfrutaban en su plenitud de toda la poesía y sentimiento de su relación...
Periquita y Periquito viviendo a tope su "amour fou"

...pues nuestro amigo Zampabollos andaba de nuevo lleno de conflictos interiores con su procesamiento emocional: no ya solo pensando en  la probable cuestión de tener que asistir en breve al enlace entre Periquita y Periquito con cara de póker mientras ella le miraba desde el altar con cara de decir "Gordo, te perdiste el premio ídem", sino por el detalle adicional -totalmente secundario- de que por aquello de ir siempre con prisas nunca había terminado de contar a su hermano Periquito ( y mucho menos a Periquita ) que en medio de los vaivenes de la vida se había decantado finalmente por las virtudes del sexo entre caballeros.
Total, muchísima tensión...
"¡Joer, seis kilos más!
Estos putos nervios me están matando"

Esta historia, real como la vida, le está sucediendo al amigo de un amigo al que la verdad no conozco demasiado bien  ( cjocjocjo ), pero siendo tan peculiar me gustaría saber cual es tu opinión:
¿Con que actitud debería enfrentarse Zampabollos a la pérfida Periquita? 
¿Debería mostrarse feliz por la preciosa relación que han emprendido Periquita y Periquito, o quizás sería normal que demostrase su incomodidad colocándole por ejemplo a Periquita una bomba fétida bajo el cojín de la silla en la primera reunión social que compartieran?
¿Resultaría ingenioso hacerse el tonto y ponerle a Periquita cara de "oh, encantado de conocerla?
¿Debería aprovechar la ocasión para dar el campanazo y presentar a "melacomes-telacomo" en sociedad y celebrar un enlace conjunto con palomas revoloteando por el cielo y lluvia de confetis? 

...no sé, ¿qué dices tú?

BSO: La canción de Periquita


PD: Mis agradecimientos a los autores de los comics de "La Pequeña Lulu" ( creada por Marjorie Henderson en ¡1935! ) ( no, yo no había nacido, so zorras ), "Periquita" ( creación de Ernie Bushmiller allá por 1930 ) y demás autores que han colaborado desinteresadamente ( e involuntariamente, todo hay que decirlo ) en la creación de este precioso post. Sin vosotros también habría sido posible, pero no hubiera quedado tan mono.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo