martes, noviembre 08, 2016

PASAPORTES PARA EL FRIO: "LOS ANGELES DE HIELO" y "EL AMOR DEL REVÉS"


Tras un fin de semana un tanto extraño ( extraño por no encontrarme del todo bien yo mismo ), empieza la semana con una refrescante masa de aire polar que ha desplomado los termómetros y me ha hecho pedalear esta madrugada a la vuelta del trabajo sobre suelos que brillaban como espejos.
Y hoy que disfruto un mini-día libre voy a aprovechar para continuar con mis "pasaportes literarios" que a fin de cuentas no son más que un registro de los libros que me voy leyendo y las sensaciones que me han provocado. Quedarían en el tintero un par de novelas más del equipo "Chamorro-Bevilacqua" de Lorenzo Silva que me he "zampado" entre unas cosas y otras, pero para no volver a hablar de  nuevo sobre esa saga te voy a presentar estas otras dos que a fin de cuentas son un tema distinto y cada una con su estilo y su personalidad.
La primera es...

-LOS ANGELES DE HIELO-


En principio es un libro que cuenta con casi todos los elementos de una "novela gótica" salvo que la acción se desarrolla en lo albores del siglo XX y no en el medievo:
...tenemos un edificio, una construcción antigua anteriormente colegio para señoritas y ahora reconvertida en clínica de reposo para enfermos mentales.
...¿hay una atmósfera de misterio y suspense?...vale, pues sí.
...¿Eventos sobrenaturales o al menos cosas de dificil explicación?...ajá, ahí están.
...emociones desbocadas: ¿los personajes sufren pasiones desenfrenadas, accesos de pánico, angustia, celos o paranoias múltiples?..también un poco, sí.
La novela está dividida en partes y para mi gusto la primera es la mejor: 
Ahí nos presentan al joven  y apuesto doctor Frederic quien, tras su traumático paso como soldado por la Primera Guerra Mundial, se afinca en Barcelona para trabajar en la institución antes mencionada, un lugar que más que un hospital es una residencia para permitir reponerse y descansar a gente con problemas como depresiones, estrés y en definitiva cosas no demasiado serias...en el mismo lugar, hace no muchos años, hubo un colegio-residencia de señoritas de buena familia que se cerró de manera dramática, y en esta primera parte vamos simultáneando la narración que habla en tercera persona de  las andanzas de Frederick con el diario de la directora de la antigua residencia femenina  (contado, claro en primera persona), y vamos enterándonos poco a poco -de hecho casi a la vez que el prota- de lo que ocurrió allí en el pasado. 

Este tramo es el que más me gustó, después la historia se empieza a alargar, encadenando una segunda parte, una tercera, etc... en las que van pasando cosas y vamos siendo arrastrados hacia el desenlace de una forma que me resultó un poco desafortunada por decirlo de alguna manera, no sé. Cuando lo vas leyendo tienes la sensación de que la historia llega un momento que ¡parece que no va a acabarse nunca!, hasta el punto de que uno casi desea que por ejemplo una epidemia de gripe española se cargue a todos los protagonistas y la cosa se acabe de una vez así de manera fulminante ,aunque nos dejasen con las ganas de saber que es lo que pasó.

¿Aburrida?...hummmm, no, pero a ratos se me ha hecho un tochaco del copón de más de larga.

Entonces ¿qué le hacemos?
Pues darle un CINCO pelon, porque hay muy buenas premisas e ideas iniciales pero a la hora de pasarlas al papel yo al menos he encontrado que mis expectativas no han quedado satisfechas...¡que tío chungo estoy hecho, jajaja!

Este hombre es el autor, Toni Hill, un traductor y escritor afincado en Barcelona con un cierto periplo de novelas a su espalda, todas encuadradas en el género de la novela negra...
Toni no me mires mal, es que soy un poco rancio...

Aviso que a pesar de mis sensaciones personales, la novela está por ahí catalogada como "una magistral intriga psicológica que penetra en los rincones de la mente humana a la vez que nos muestra el marco de la época marcada por la guerra y las tensiones sociales"....aunque en mi opinión se queda un tanto corta en ambas cosas, tanto en "la penetración de los rincones de la mente humana" como en el reflejo del panorama histórico dentro del que ocurren los acontecimientos.
Pero como siempre digo: valoro muchísimo el esfuerzo que supone escribir un libro e insisto en que todo esto es una apreciación personal y totalmente subjetiva que no debe de cortarte si el libro se te cruza en el camino y te apetece leerlo.

Y el segundo pasaporte a otras realidades que me ha distraido de este mundo últimamente ha sido...

-EL AMOR DEL REVÉS-

La segunda parte se encuentra ocupada por esta novela titulada "El amor del revés" de cuya existencia supe gracias a mi Sex-Machine que me tiene informadísimo de todo porque es un sol.
Y para presentarla voy a utilizar una cita que me encanta y que se menciona al principio del libro,  porque quizás sea la que mejor define de qué va la historia. Es de François de la Rochefoucauld, un aristócrata, militar y escritor francés que vivió allá por el milseiscientos y pico pero que era modernísimo hablando, y dice así:
Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.

...la verdad: este libro me ha encantado, y supongo que encantará a quien lo lea porque en uno u otro momento todos nos sentimos identificados con el protagonista. 
En esta novela -autobiográfica- el autor nos cuenta a través de sus experiencias, emociones y vivencias, el tránsito vital que realiza desde el adolescente aterrado y avergonzado por su condición sexual en los años 70 hasta el hombre felizmente casado ( con otro hombre ) que es hoy. Con esto no me he cargado la novela porque él mismo te cuenta en las dos primeras páginas esto mismo que te acabo de contar, y lo importante no es saber como acaba sino vivir y sentir con el protagonista todo ese tránsito vital. En el libro se cuentan todos sus avances, todas sus meteduras de pata sin adornarlas pero sin hacer tampoco tragedia de ellas, sus amores, sus aciertos y sus equivocaciones y como decía al principio es muy fácil sentirte identificado porque todo el mundo ha pasado por alguna de esas situaciones: el reconocer tu orientación, los miedos y las dudas, el enamorarte platónicamente sin nada firme ni real que sustente esa pasión, el experimentar, probar, equivocarse y volver a probar, siguiendo ese camino que no sé si nos hace más sabios pero sí más viejos, jaja,..
No sé, podría decir un montón de cosas más para animarte a leerla, desde lo interesante que es el retrato que hace de la época en que transcurre la historia ( esos tiempos en que no había figuras públicas en los medios hablando con naturalidad de su sexualidad y en los que ser gay era un tema tabú que había que llevar de una manera "subterránea" ) hasta lo sana que es una historia tan natural y tan humana como ésta dentro de la literatura gay, ese género en donde las líneas argumentales se mueven entre un rollo tirando a porno pajillero o un dramón horroroso con suicidio o tragedia al final, pasando por la ocasional "parodia cachonda" que casi siempre produce un poco de vergüenza ajena.
Por todo esto le voy a dar a "El amor del revés" un NUEVE, por conseguir reconciliarme tan gratamente con este "género", atraparme y conseguir hacerme involucrarme con el cuento.
Este es el autor, Luisgé Martín, un madrileño con cara de pillín y¡presumiblemente el protagonista!:


Luisgé lleva unas cuantas novelas publicadas que ahora, vistas las buenas sensaciones que me ha producido esta, me han entrado ganas de leer. Espero que esta crítica tan favorable también te haya dado ganas a ti de leerte "El amor del revés" y luego si quieres contarme lo que te inspiró.

¿Me puse un poco denso para ser lunes?...bah, tu puedes con eso y con más.

Para finalizar, una canción dedicada al SM porque fue él quien a fin de cuentas me propuso esta lectura y porque ¿a quien le iba a dedicar yo algo titulado así más que a él?


Te deseo buenas lecturas y ¡muy feliz semana!

Nota: ...como habrás podido intuir, la foto de cabecera pertenece a parte de las imágenes de promoción de "El amor del revés", claro.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...