lunes, junio 05, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 4ª PARTE )

Resumen: ... Lureen va de cabeza a encontrarse con Alma en busca de respuestas...
...niñas y niños, me ha dado un poco de miedo reflejar este enfrentamiento entre las chicas BBM, me parecía tan importante hacerlo bien... al final lo he "soltado" todo de un tirón y así es como me ha salido, pero sería interesante que cada uno contase como se habría imaginado este encuentro Alma - Lureen... a este ángel fue así como se le ocurrió...
Y palabrita que el culebrón ya va terminando, paciencia...


Las grandes nubes que llevaban recorriendo el cielo desde el amanecer empezaron a amontonarse, cubrieron poco a poco el azul hasta tapar el sol dejando el mundo bañado en una luz gris clara. Fue en ese momento, al cubrirse el sol, cuando Lureen se decidía y cruzaba la calle hasta llegar a la valla del patio. Le dió la sensación de caminar como a cámara lenta en medio de un silencio absoluto, mientras la otra mujer dejaba el cesto de la colada en el suelo y se quedaba de pie con la ropa blanca revoloteando a su alrededor y un gesto desafiante en el rostro.

- ¡Hola! -saludó Lureen componiendo otra sonrisa forzada aquella mañana. La mujer no se movió, solo siguió alli con los brazos cruzados bajo el pecho.- Estoy buecando a una mujer llamada Alma... ¿es usted?

Pasaron unos seguntos interminables hasta que la otra respondió, sin hacer amago de acercarse.

- No compro nada. Y si es para otra cosa, tendrá que volver cuando está mi marido en casa.

- No quiero venderle nada. Verá, en la cafetería de ahí al lado me dijeron que usted podría ayudarme...

- Esa chismosa de Nancy. Fue ella quien le dió esta dirección, ¿verdad?

Lureen se encogió de hombros intentando mantener el tipo.

- En realidad es así. Estoy buscando a un tal Ennis del mar, y me dijo que usted podría ayudarme.

Ahora Alma abandonó la expresión dura sustituyéndola por otra más relajada, abrió un poco la boca y entornó los ojos, como si se hubiese quedado sorprendida. Con el rostro así parecía mucho más joven de lo que Lureen había calculado en un principio.

- ¿ Ennis ? ¿ Para qué diablos busca a Ennis?... ¿ Se ha metido en algún lío ? Es usted policía...

- No... Solo... Solo quiero hablar un poco con él.

Alma rió con amargura.

- ¿ Hablar con Ennis del Mar?... Probablemente hablará usted sola - luego recompuso esa expresión que tanto la afeaba y que ya había dejado líneas profundas en su frente y en sus ojos- Aún así debe decirme qué quiere de él. Supongo que la del bar le diría que Ennis y yo estuvimos casados... las chicas no me perdonarían que por mi culpa su padre tuviese algún problema.

Lureen vaciló, se resistía a darse a conocer sin saber qué podía saber Alma de la relación entre Ennis y Jack. Suponía que si ni ella misma tenía la certeza de que hubiese existido nada entre ellos, Alma tampoco podía saberlo... ¿O sí?

- ...verá, mi marido ha fallecido hace poco tiempo. Creo que él y Ennis del Mar eran buenos amigos, por eso quería charlar un rato - se detuvo un segundo buscando un poco de comprensión con la mirada - ... ya sabe como son estas cosas, una no se cansa de buscar recuerdos, pequeños trocitos de la vida del que se ha ido...

Alma estaba estupefacta.

- ¿ Amigos ?... Ennis no tiene amigos que yo sepa, es un... - de pronto se detuvo y sus ojos se desorbitaron - ... Dios mio, Dios mio... usted es ... tiene que ser...

La sonrisa del rostro de Lureen se congeló y desapareció.

- ¿Como se llamaba su marido?... ¡Conteste! - al fin Alma recorrió la distancia que las separaba y se aferró a la valla temblando como una hoja, con tanta fuerza que sus uñas chirriaron un momento contra la madera-.

De pronto la energía que circulaba entre las dos mujeres había cambiado, ahora descubrían que no eran desconocidas, que había un vínculo que las unía y en cierto modo las enfrentaba.

- Escuche -dijo Lureen tragando saliva- no quiero molestar a nadie, solo hablar unos minutos con su ex marido y luego...

- No puede ser... - Alma meneaba la cabeza y hablaba como si no la escuchase - Es la mujer de Jack Twist... el muy... hijo de puta... - ahora rompió a llorar -... dígame, ¿tiene usted hijos?

Ella no contestó, las fuerzas que se habían desatado allí crecían como una ola, de pronto las presas se habían roto y el dolor y la amargura que estaban envenenando la vida de aquella mujer brotaron con una potencia inusitada.

- ... yo tengo dos, dos chicas... eramos una familia, ¿sabe?... no teníamos dinero, hubo temporadas muy malas, pero estábamos juntos, eramos... nosotros mismos eramos nuestro apoyo mutuo... Y sabe Dios que Ennis nunca fue un hombre fácil, una... -rió entre sus lágrimas- ... una se volvía loca intentando adivinar qué pasaba por esa cabeza suya, pero era un buen hombre, habría dado su vida por nosotras... ¡entonces tuvo que llegar el puto Jack Twist!... ¿Quien se creía que era? ¿Como pudo hacerle eso a una familia?

Lureen cerró los ojos. Una parte de ella, una pequeña parte, deseaba salir corriendo de allí, coger su coche y poner cientos de kilómetros entre ella y Riverton.
...pero el resto de su ser pensaba en su hijo... pensaba en sus padres, en lo que había quedado en casa, la verdad que apenas había intuido y que era demasiado horrible para mirarla más de un segundo... pensaba en Jack... y decidió no moverse.

Cuando volvió a abrir los ojos lo hizo con una nueva frialdad.

- Ya está muerto -dijo-. Si tenía algo que pagar según usted, lo ha pagado con creces. Le reventaron la cara y le dejaron morirse en una cuneta como un perro...

Según decía estas palabras descubrió que en el fondo de sí misma creía en ellas, que sabía porqué había pasado... y aunque por un lado se dolía por la traición hacia ella como esposa que iba implícita en toda la historia que estaba reconociéndose a sí misma, por otro todo su ser se estremecía ante la tremenda injusticia, la indecible crueldad que se había cometido con su marido.

- ¿Qué espera? - bufó Alma furiosa - ¿Que me arrepienta de todo lo que he dicho? ¿Sabe los años que llevo... consumiéndome de rabia y de desesperación?... No, no voy a disculparme. Nadie tuvo en cuenta mis sentimientos cuando esto empezó, y ahora no seré yo quien mire por los sentimientos de nadie... - se contrajo un instante como presa de un terrible dolor y luego susurró, como si comunicase un terrible secreto - ...¡yo los ví! Eran como dos perros furiosos que deseasen devorarse, fundirse el uno contra el otro... En la puerta de nuestra propia casa,
¿ se da cuenta ?

Lureen ni siquiera pestañeó.

- Puede seguir consumiéndose en su propio infierno hasta que le llegue la hora, pero yo no pienso hacerlo. Voy a seguir adelante y rehacer mi vida, tengo un hijo que necesita a su madre para crecer. Pero para continuar tengo que terminar lo que vine a hacer, por eso necesito la dirección de Ennis del Mar ¿ Va a dármela o puedo marcharme ?

Transcurrieron unos segundos más en los que Alma no dijo nada, continuó agarrada a la valla con la cabeza hundida entre los brazos, Lureen siguió de pie sin abrir la boca mientras el cielo se volvía cada vez más oscuro sobre sus cabezas.

Cuando se dio media vuelta para irse, oyó a Alma decir en voz muy baja:

-...tiene que seguir la carretera que lleva hacia el desierto... a las afueras, en una caravana. No tiene pérdida, solo está él rodeado de... de nada...

Lureen se volvió, la contempló un momento y solo dijo:

- Gracias.

Se dio media vuelta y se marchó, sin mirar como Alma se encogía hasta hacerse un ovillo en el suelo, llorando desconsoladamente una vez más por todo lo perdido, por todo lo sufrido, por la chica ilusionada que una vez fue y por la criatura amargada en que se había convertido...

Comenzó a llover en gruesos goterones, que sacudieron el polvo del suelo y llenaron el mundo de aroma a tierra mojada.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...