sábado, abril 16, 2016

PHONE-SEX


Eureka.
Después de una infructuosa tarde tratando con individuos monosilábicos y monotemáticos tan parecidos unos a otros que estaba pensando si no era siempre el mismo que me estaba vacilando...

( Ejemplo de conversación infructuosa:
  pollon35: Ola
  ¿El no poner la "H" es por economía verbal o  es que no sabe que la lleva? Mejor no digo nada no vaya a salir huyendo como el resto... 
  pollon35: "¿edad?" 
  Caniche ( es decir, yo, con el ingenioso alias que elegí para esta tarde ): "anda, eres tú otra vez, pero   si antes me has cortado" 
  pollon35: "¿?" 
 Caniche: "si hombre, ja-ja-ja, ay que tio cachondo...va, ya en serio, tu eres el de antes,  "rompekulos" ,y también "pitolechero",¿no?"
  pollon35:...... ( lo interpreto como un silencio expectante )
  Caniche: "Venga, no me digas que no eres el mismo tío que lleva toda la tarde vacilando con lo de  "edad",  "polla" y  que si tengo sitio"...
  Pollon35 se ha desconectado
 "O se le ha fundido un cable, no sé" me digo apesadumbrado.  En total, contando los largos espacios entre frase y frase -sin duda pollon35, hombre de apretada agenda, andaba atendiendo seis conversaciones a la vez-, 4 minutos y medio de mi vida desperdiciados. Un tiempo que sin duda echaré en falta cuando esté a punto de palmarlas )

...pues después de una tarde así, sintiendo una vez más que mis excesos lingúisticos no son demasiado valorados en este tipo de canales, aparece una refrescante sorpresa:

Piscis29: ¡Hola!

Tras tanto alias fanfarrón ( "huevosgordos" ), apresurado ( "tefolloymepiro" ) y/o entregado ("comopollaatope"), "Piscis" suena incluso refrescante. Además ha puesto una "H" ¡y hasta admiraciones!; parece que se alegra sinceramente de leerme...

Caniche ( =yo ): ¿Que tal?
Piscis29: Que bueno tu nick. ¿Te gustan los perritos?

Esta pregunta en apariencia inofensiva me hace dudar: si digo que sí, ¿me enviará una foto suya zumbándose a un sufrido fox-terrier?... espoleado porque de momento ha batido el record de  la tarde en número de palabras compartidas dentro de una misma conversación, decido no asustarme y pongo en juego todas mis estrategias de seducción.

Caniche: Mmmm, siii...porque estamos hablando de salchichas,¿no?
Piscis29: X-D

¿Equis-Guión-De?...pienso si Piscis no habrá apoyado accidentalmente el codo en el teclado y le ha salido eso hasta que recuerdo las sofisticadas técnicas y reglas de la comunicación moderna: cuando vea algo incomprensible debo torcer la cabeza cuarenta y cinco grados a la izquierda y mirar de nuevo antes de sacar conclusiones precipitadas...
( ñiiiiiic -cervicales mal entrenadas que chirrían como la puerta del castillo en una peli de sustos- )
...¡ahora lo entiendo!...¡se está riendo!...es más, ¡se está partiendo la caja, le he parecido graciosísimo!, porque si no serían unos tibios Dos Puntos-Palito-Parentesis tal que así: :-) 
...estoy emocionado, esto es amor, ¡y así de pronto, como en las películas!
Durante los siguientes veinte minutos Piscis y yo mantenemos una charla bastante intrascendente sobre perritos diversos ( de los calientes y de los caninos ), tan intrascendente y prolongada que me hace creer que he ido a dar con un pesado todavía más pesado que yo mismo.
De pronto Piscis va y suelta:

Piscis29: Oye, ¿porqué no compartimos los teléfonos?...me gustaría oir tu voz, tío.

Ahhh, ese "tío" me suena tan machote y viril que todas mis hormonas empiezan a espabilar después de meses de letargo. Suerte que la VDP ( Voz De la Prudencia ) me frena en seco:
"Eh, tranquilo...no pensarás darle tu teléfono a un completo desconocido con el que no has hablado más que de marcas de ketchup y los pomerianos de su vecina..."

...¿que no sabe lo que es un pomeriano?:
tranquilo, estamos aquí para ayudarle

...la asquerosa Prudencia tiene razón: no puedo andar dando mi teléfono así como así, debo de contarle alguna milonga, debo pensar una estrategia que no me haga parecer desconfiado pero que tampoco le haga sentirse defraudado, que no se crea que yo creo que él piensa que...en resumen, TENGO QUE CAMELÁRMELO. ¿Y como?
Ya estoy sudando frío y con ganas repentinas de ir al retrete cuando él mismo ( al parecer no viene de fábrica con la VDP instalada como yo ) ¡me larga su número! y a continuación añade:

Piscis29: Te espero, llama.

¡Que momentos!...Paso de la alegría al pre-infarto en cuestión de segundos: ¡voy a hablar con ese chico tan majo...¡que emoción!...y luego: ¿no es todo demasiado fácil? ¿y si es un psicópata que bajo ese inocente nick de "Piscis" se dedica a cazar pardillos incautos como yo para sodomizarlos salvajemente -hasta ahí bien- y a continuación cortarles las criadillas y comérselas estofadas?
O lo que es peor, por ser mucho más probable: ¿y si Piscis29 es en realidad un viejete de 85 tacos que en estos momentos está corriendo a coger la dentadura postiza del vaso que hay sobre su mesilla de noche para no sonar demasiado extraño cuando empiece a hablar?

Piscis29: Hola...¿sigues ahí?

¡Y además insiste! La hipótesis del viejete va cobrando fuerza pero vaya, a fin de cuentas no me veré en el duro trance de desangrarme lentamente en el suelo mientras veo como Freddy Krueger saborea mis testículos entre exclamaciones de "¡oh, que delicatessen!" y "¡caprice des dieux!", No obstante, y como la VDP continúa relinchando, decido ser prudente y llamar mejor desde el móvil de mi hermana que como siempre se lo ha dejado en casa para ir a su clase de natación ( la pobre acaba de pasar una ruptura sentimental y que la empiece a acosar telefónicamente un tarado igual le hace hasta ilusión ).
Tecleo con dedos sudorosos y apenas da tiempo a empezar a oirse la señal de "llamando" cuando una voz varonil y juvenil exclama:
- ¿Hola?...¿eres Caniche?...¡ya pensé que no ibas a llamar!
¡Suena lozano!¡Suena machote!...la hipótesis del viejete queda descartada. Solo queda que sea el asesino en serie o...¿o será TRUE LOVE?

¿Será Piscis así ? ¿Que tendrá ahora en la mano?...
Un iphone no, animal, digo en la otra

Carraspeo un poco y digo:
- ...creo que si vamos a tener una conversación seria, sera mejor que dejemos lo de Caniche a un lado, ¿no te parece?
¡Se monda! ¡Se escojona conmigo! ¡Que va a ser LOVE, chicos!
Intercambiamos cuatro intrascendencias graciosas, ambos parecemos encantados de conocernos mutuamente, hasta que Piscis me pregunta:
- Estás solo en casa, ¿verdad?
Oh-oh. La teoría del psicokiller vuelve a colear...¿me estará espiando ahora mismo por un agujerito como le pasaba a Drew Barrymore en la película de Scream?

Drew en ese momento en que empieza a estar un poco mosca...
...igualita que yo, pero con flequillo...

- No-bueno-sí-digooo-no -respondo temeroso-. Vaya, que sí.
- Que bueno, yo también. ¿Y qué llevas puesto?
...¿pero que clase de pregunta es esa? Que quiere que le diga, ¿la verdad, que llevo un pijama tan lleno de churretes que en cuanto me lo quito sale corriendo y se pone a dar saltitos delante de la lavadora? ¿o estará haciendo una encuesta sobre la ropa para andar por casa del marica medio español?
Como percibe que ando despistado, añade sin esperar mi respuesta:
- Yo solo llevo unos boxers y una camiseta, hace un calor que te pasas, tío.
Me veo que debo decir algo en consonancia y suelto sin pensar:
- Eeeeerr...que casualidad, yo también llevo camiseta.
- ¿Y nada más? -exclama emocionado-.
"Y un pantalón de pijama lleno de churretes", debería añadir en honor a la verdad, pero un sexto sentido me hace saber que no procede y completo:
- Y un-glup-boxer también yo.
- Vaya -dice en un tono no sé si decepcionado o escéptico como si estuviese al tanto que de boxer nada...¿será verdad la teoría del asesino?...miro a través de las cortinas esperando ver a un tío con una máscara y un catalejo enfocado a mi ventana, pero solo veo a la vecina de enfrente haciendo como que echa de comer a las palomas mientras espía al vecindario. Entretanto Piscis parece rehacerse de su decepción y vuelve al ataque- ...uff tío, me parece supermorboso esto de estar los dos en calzoncillos hablando...se me está poniendo hasta morcillona.

Cristiano sorprendido y feliz de ver que a él 
también se le ha puesto morcillona

¡Que fino hila el tío! Por lo menos al fin he descubierto de que va el tema: no es un viejete, ni un psicópata  ni mucho menos el "true love": Es lo que viene siendo un pajillero telefónico.
¿Depresión? ¡Nunca!: en unas décimas de segundo transito de la honda frustración ("¡ayyy que pena, con lo majo que parecía!") a la microscópica esperanza ( "quien sabe, quizás si la relación funciona telefónicamente hablando luego la cosa termine por ir más allá, ¿no?...no pierdes nada por intentarlo, ¿eh?") y pienso como debería seguir ahora que ese revelador "morcillona" ha alumbrado los cauces por los que deberá discurrir la conversación.

Mientras divago Piscis29 suelta unos "mmmm" y "ahhhhh" poco prometedores esperando mi respuesta hasta que un poco mosca pregunta:
- ¿Y tu? ¿La tienes morcillona?
Levanto el elástico de mi gallumbo tradicional para echar un vistazo a mi amiguito calvo, que en ese momento parece un poco enfurruñado ahí en medio de su mata de pelillos y con cara como de mirar para otro lado.
Esto no es lo que él esperaba, claro, pero ¿qué hacer? Me gusta decir siempre la verdad pero mi mamá ya me habló de la virtud de las mentiras piadosas y ahora Piscis parece tan emocionado el pobrecillo... ¿qué querías que le dijera?

- Uhhhh...vaya, ni te cuento. Esto es increíble -digo intentando sonar intenso-. Que pasada, tío.
Piscis se anima, lanza otros pequeños aulliditos y sigue con la fiesta.
- Uauh, que cachondo me ha puesto oirte decir eso, menudo rabo tengo ahora, creo que voy a quitarme los boxers para estar más cómodo...
- Mmmmm pues haces muy bien -contesto pensando con rapidez, y tras lo que considero un tiempo prudencial pregunto- ¿ya has liberado a la fiera?
- Ohhhhh siiiii tioooo si lo vieras -dice Piscis en tono entrecortado y pasa a enzarzarse en una (larga) descripción del estado, tamaño y color de sus atributos y lo que anda haciendo con ellos. Como no digo nada algo le hace sospechar y inquiere con picardía-...te estás tocando, ¿verdad?...¡tu también te la estás tocando!
Por seguir el juego intento agarrar a Amiguito-Calvo por el pellejo para hacerle salir de su ostracismo y solicitar un poco de cooperación, pero parece como si por arte de magia se hubiera volatilizado dejando allí solo su jersey de cuello alto.

...¡pero si estaba ahí hace un momento!...

- Oooh si, me estoy tocando, siii  - tengo que ronronear mientras pienso como hacer para que aquello reaccione. ¿Meterme un dedo en el trasero?...en condiciones normales suele dar buenos resultados, pero ahora...-.
Ajeno a mis tribulaciones, Piscis sigue su loca carrera en solitario hacia el orgasmo de momento parece que sin necesitar demasiado  mi contribución.
-...ahhhhh tioooo, estoy dándole a la matraca sin parar, que pasadaaaa...¡venga, métemela por detrás!...soy tuyo, Caniche, hazme lo que quieras...
- ¿Que te la meta? -dudo- ¿quieres que vaya alli?
- ¡noooooo, asi, dame asiiiii!
"¿asi?" me digo confuso."Recuerda, melón, es sexo telefonico" susurra una voz en mi cabeza que ya no es la VDP sino la que entra en acción cuando estoy un poco alelado. Comprendo entonces que tengo que seguir siendo obsceno pero virtual, así que empiezo:
- Vale, ahora te vas a enterar: toma y toma y toma y toma candela, so-so-so...¡so guarro!
- ...ahhh, siii, llámame guarro, me encanta -resopla Piscis obviamente encantado porque por fin me pongo en situación- ¡más! ¡dame más!
-  ...toma candela, marrano...
- ...¡aaaah, asiiii asiiii! ¡puto caniche, pétame el culooooo!
"¿Puto caniche?" ¿pero no quedamos en que íbamos a aparcar lo de "caniche"?
-..¡aaaah, me voooooy, me vooyyyyyyyy!

Sigue un embarazoso ratito de gemidos y grititos ahogados en los que trato de lanzar al auricular unos resoplidos que resulten realistas para hacer ver que yo también estoy en el negocio, porque me veo que cuando termine la faena me va a preguntar... y en efecto, apenas acaba de gemir me lo pregunta:
- Que pasada tío, me has puesto todo perraco, máquina, que eres un máquina...tú también te has pegado un corridón de campeonato, ¿a que sí?
- Estoy sin palabras, tío...-digo pensando que lo único que se me ha calentado todo este rato y mucho ha sido la oreja-.
- Que guay...¿puedo llamarte otro día?
Pienso que mi hermana lo agradecerá y respondo que por supuesto, después cuelgo, me visto y me voy a tomarme algo...¡que me lo he ganado, digo yo!

Esta historia a camino entre la realidad y la ficción se la dedico a Pablo que me la recordó el otro día a través de un post de su más que interesante espacio, ESTE de aquí ( clic ).
Y como siempre me gusta terminar con una canción, ahí va esta de voces y seducciones telefónicas:


¡feliz fin-de a todos!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo