martes, noviembre 12, 2013

¡INFILTRADAS! ( I ) - ( el club de las invisibles-dream sessions )

( 3ª temporada de la exitosa serie: "El Club de las Mujeres Invisibles" )

Desde la terraza de mi habitación.

Las cosas desde luego han cambiado para mejorar, porque en vez de ver a través de la ventana la misma calle deprimente de los últimos cuarenta años, ahora tengo a la vista un estanque con patos, un seto frondoso y tras él un paseo que lleva a una playa estirada bajo un cielo azul clarito. 
A mi espalda las cosas también han cambiado: tengo un catre que podría compartir con cuatro fornidos socorristas, un ropero en el que cabríamos también yo y los socorristas sin apretarnos demasiado, un baño a todo meter y una tele de pantalla plana con parabolicas y todo el copón, en la que puedo ver si quiero nada más telenovelas todo el día, esos programas tan relajantes de leones masticando cebras y ¡hasta tiene canal porno!, que aunque acaba siendo aburrido también me da a ratos curiosidad.

¿Que como yo, Eudivigis Gonzalez, Udi para las amigas, he pasado de mi vivienda de protección oficial a este estatus de nueva vieja rica?

Se cuenta mucho más rápido de lo que parece: cuando tras comprobar que tras nuestra apariencia de inofensivas jubiladas se escondían cuatro super-mujeres con poderes especiales, tuvimos que darnos a la fuga perseguidas a la vez por agentes de "MalQueda" como dice la Reme y una acojonadora organización secreta del Gobierno. Cuatro viejas corrientes y molientes no hubieran durado ni un asalto ante todo ese despliegue de medios pero...¡ah, lo sentimos, teníamos super poderes!, así que conseguimos hacernos con una limusina, sesenta mil euros de las cuentas de los MalQueda y tras organizar un pequeño comite de crisis en un restaurante de superlujo en el que nos pusimos hasta las patas de cosas que no nos convienen, la misma Reme, mi gran vecina y amiga, dio con la solución:
"...si quieres esconder un libro, ¿donde lo meterías?...en una biblioteca, ¿no?...entonces si quieres camuflar a cuatro jubiladas, ¿cual puede ser el sitio mejor para hacerlo?"
La Reme enarca las cejas de esa manera un poco cachonda en la que lo hace cuando está un poco piripi y todas comprendemos al momento la respuesta: ¡pues en una residencia de viejos!...
...con la Sole al volante ( mi otra vecina y única poseedora de carnet de conducir ) tardamos exactamente doce horas en llegar a la costa con otras tantas ( doce ) paradas para hacer todas esas cosas que las mujeres mayores debemos hacer y de las que es mejor no hablar. Y una vez allí, rodeadas de suecas altísimas y hombres rubios en bermudas y sandalias con calcetines, bastó mirar las páginas amarillas para encontrar una "residencia exclusiva para damas de alto standing": "El Chorrito Dorado". ¿Una oda a la incontinencia urinaria masculina!...
Cuando llegamos con lo puesto y nos presentaron a la jefa del lugar ( una tipa con dimensiones hombrunas, una aparatosa peluca roja y gafas de culo de vaso a la que Úrsula adjudicó el apodo de "Doña Cocleta"), lo primero que hizo fue enseñarnos una dentadura indudablemente postiza y decir
"No sé si han echado un vistazo a nuestra carta de precios" como si hubiesemos ido a tomar unos refrescos y un plato de jamón.
La puse el fajo de billetes sobre la mesa un momento nada más y dije secamente:
"Queremos quedarnos un mes o quizás dos a pensión completa. Pagamos la mitad ahora y la mitad al marcharnos. Las cuatro comemos por nuestra cuenta y de momento nos limpiamos el culo solas, así que aplíquenos la tarifa de clientes-no-asistidos. Solo queremos que nos dejen tranquilas y si lo consigue puede que hasta la dejemos un mes de propina para sus gastos."
Doña Cocleta ha parpadeado pensando si sentirse ofendida o no, después la avaricia ha roto el saco y se ha decantado por el servilismo que las cucarachas de su calaña acostumbran a practicar en estos casos.
"Oooh, por supuesto, señoras. Ahora mismo resolvemos los aburridos trámites económicos, pero eso sí, antes deberán rellenarme unas fichas de ingreso muy sencillas con sus nombres, apellidos y su documento de identidad..." al ver que todas arrugamos el morro se disculpa encogiéndose de hombros" ...bueno, ¡es lo mínimo!"
Nos larga una ficha a cada una y cuatro bolis bic muy poco elegantes para tanto standing, y las cuatro nos miramos un momento antes de garrapatear algo pasarle de vuelta las tarjetas.
Solo la tiembla un poco la nariz mientras lee en voz alta:
"Muy bieeen...Caterin Zeta Yons...Isabel Prislis....Escarles Yojanson...¿¿¿y "Carmen Lomama"???"
Mira a la concurrencia y la capulla de Úrsula se apresura a responder
"..es que yo soy superfans...oh perdón, eso no debería de decirlo, ¿verdad?"
A Doña Cocleta, que aunque es más fea que hacer pis sobre la tumba de tu abuela no tiene un pelo de tonta ( ni de ninguna otra cosa sospecho ), no se le escapa la situación y susurra:
"¿Son ustedes prófugas de la justicia?"
"...por favor, todas somos septuagenarias..." digo intentando poner un poco de profesionalidad tras ese catastrófico momento-Úrsula "¿cree usted que tenemos edad para ser prófugas de ningún tipo"
Las pupilas de Doña Cocleta brillan y responde en el mismo tono confidente:
"La tarifa normal son 3000 euros por persona al mes, pero teniendo en cuenta lo....delicado de su situación, tendré que aplicarles un recargo..."
Empiezo a notar como la atmósfera vibra peligrosamente alrededor como si estuviesen a punto de empezar a explotar cosas, a detenerse el tiempo y a pincharse ruedas de coche, así que tengo que volverme a las chicas, respirar hondo y decir "tranquilidad, ¿vale?". Después me encaro con doña Cocleta y digo:
"Entonces los dos meses de las cuatro serían 24000 pepinos, ¿no? "doña Cocleta asiente temerosa porque también ha percibido las vibraciones de los superpoderes y está acojonada" Bien, la doy ahora 30000 y si consigue que nadie nos toque los cojones hasta que nos vayamos, le pasaré una propina de otros diez mil cuando salgamos por esa puerta. ¿Qué me dice?"
Doña Cocleta se debate entre la rectitud y la codicia durante un tiempo decepcionantemente corto, después sonríe, menea una cola de perra virtual y responde:
"No se van a arrepentir, tenemos las mejores vistas y los mejores servicios de toda la costa...¿quieren que llame a alguna de las asistentes para que les lleven el equipaje a las habitaciones?"

...la muy zorra nos saca 3000 euros más por permitir la estancia de Ernesto ( el perro de Úrsula ) en las instalaciones talmente como si tuviese que darle de mamar de sus propios pechos a juzgar por el montante, pero el dinero no me preocupa: ¡parece tan fácil conseguir más!...
Después, en efecto, nos coloca en tres suites impresionantes ¡o nos lo parecen a nosotras con nuestro poco understandin!, solo tres porque Úrsula ha preferido compartir habitación con  la Sole ya que le dan miedo los dormitorios de lugares desconocidos y Sole es la única dispuesta a soportarles, a ella y a Ernesto ( y conste que no es el chucho el mayor de los problemas )...

A continuación, las convoco a todas en el hall del "Chorrito" y las doy otros mil euros a cada una.
"La cuestión es salir, meternos en una tienda de ropa y dejar de parecer cuatro extras de "Estar-Trek" expongo señalando nuestros monos plateados "Y si es posible, meterse en una esteticien y cambiarse la pinta para que no nos puedan reconocer, ¿vale?"
"Yo no voy de estartrek" gruñe Úrsula muy digna apretando al pobre chucho contra el canalillo de sus pechos "¿también me lo tengo que gastar en eso?"
"No me compliques la vida, Úrsula, me han sacao tres mil euros por culpa del perrito de los cojones, haz lo que te de la gana pero procura integrarte o te mandamos a tomar pol culo" termino por decir, ¡que puede sonar ingrata! porque fue gracias a su poder de parar el tiempo que nos quitamos a los MalQueda de encima, pero es que esa tía me saca de mis casillas totalmente.
"Ah, que bonito, ahora que soy cómplice y encubridora, me vas a mandar a tomar pol culo" gruñe amenazadora "¿y que pasa si paro el tiempo, os dejo a las tres en pelotas y me largo con la pasta y viento fresco a un lugar en donde no me conozca nadie?"
Un farol. 
Así que para demostrarle con quien se juega los cuartos, saco toda la pasta, se la tiendo y respondo:
"No te hace falta parar el tiempo. Coge la pasta y desaparece."
Esto la deja bloqueada, mira a Reme ( que como no la puede aguantar, asiente satisfecha ), luego se vuelve a Sole, gimotea y le pregunta:
"¿De verdad ibas a dejar que esta me mandase a tomar pol culo a mi y a Ernestito dejándonos solos con todos esos terroristas detrás nuestro?"
La Sole, que aunque se hace la interesante es una blanda, emite un resoplido.
"Venga, no seas burra. Es que la Udi es muy borde y está muy quemada por su tesitura, ¿sabes como te digo?...relájate y vamos a llevarnos todas bien que harto jodido lo tenemos, ¿no Udi?"
Me encojo de hombros, Úrsula vuelve a cortarle la respiración al perro pero no termina de decir nada y así nos lanzamos las cuatro al mundo moderno para convertirnos en mujeres nuevas.
"Antes de que nos dispersemos, dos advertencias" ordeno y las tiendo para empezar una tarjeta con la dirección de "El Chorrito Dorado" que todas miran confusas "...que aunque no nos demos cuenta ni queramos reconocerlo todas andamos a ratos un poco jilipollas y es bueno tener la dirección para saber volver, ¿vale?"
"Que artista es la Udi" susurra Reme metiéndose la tarjeta en el sostén "como se da cuenta de las circunstancias personales de cada una y no COMO OTRRRASSS"
La apunto con el dedo para que cierre el pico y luego añado:
"Me voy a chinar mucho si aparecemos las cuatro aquí con las peluconas rubias como las "chicas de oro" de los huevos con el párpado azul y el morro pintado. Vamos a intentar parecer un poco menos viejas para dar el pego a nuestros perseguidores, ¿vale?" luego reparo en lo que Sole sigue llevando puesto en la cabeza y añado solo para ella " Nada de rastas ni peluqueras brasileñas, ¿eh?...elegancia y discreción, señoras. Que ya somos mayorcitas de cojones."
Nos emplazamos allí mismo a la hora de la cena y nos dispersamos cada una en una dirección como en el cuento de las plumas esas, cada una persiguiendo su nueva personalidad y su destino...

( continuará )

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...