martes, mayo 09, 2006

BURBUJA


...hay veces que noto un vacío dentro, es un vacío tan grande que ocupa todo mi interior y no deja en la superficie más que una capa fina y transparente, lo justo para que se sepa que estoy ahí, que se intuya mi forma pero nada más, una película tan frágil y delicada que se rompe al menor roce sin dejar más que unas gotas saladas, como esas que emborronan las líneas de una carta que nunca quisimos recibir.

Ese vacío siempre está ahí, en ocasiones es tan pequeño que no podría esconder allí dentro una mariposa o un gorrión, otras es inmenso e inhóspito como un mar bajo nubes tormentosas. Hay días que puedo olvidarlo, días que logro llenarlo de palabras, días en que se llena de sol y me tumbo en la arena como si estuviese en una playa desierta, y hay días en que rugen vientos huracanados y tengo que encogerme en un rincón y hacerme pequeñito, esperando que pase la borrasca.

Pero siempre está ahí y hasta que encuentre la forma de llenarlo tengo que mantenerme flotando, volando pero sin tocar el suelo para no reventar y desaparecer como una burbuja... Ahora he encontrado refugio en estas montañas mágicas , aquí siempre encuentro una buena brisa que me mantiene en el aire y en ocasiones trae el rumor de voces que me cuentan historias hermosas, cantan canciones y me hacen subir hacia el azul y fundirme con ese espacio. Allí en lo alto no me importa perder mis límites porque cuando lo hago mi vacío se funde con el espacio y me convierto en puro cielo...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo