miércoles, enero 04, 2012

DIARIO NAVIDEÑO: CON LOS CAMELLOS Y LOS BALDWIN A VUELTAS

Un año más, el que SS.MM. los reyes de oriente no den abasto para atender sus múltiples obligaciones planetarias y los adultos debamos andar parcheando los huecos que les quedan en sus menesteres, es una pesadilla. Provoca estrés, acelerones, empujones, conlleva aguantar colas, armarse de paciencia y conformarse con las sobras en todas las tiendas porque, un año más, lo dejaste todo para el final, y un año más vuelves a lamentarte de lo mismo.

Peeero, así es la vida o así es mi vida al menos, como si cabalgase la pata-que-pinta de un enorme compás que traza círculos y cada año me deja en el mismo sitio en donde estaba el año anterior.
En determinadas cosas, se agradece, porque la vida es tan incierta y hay tantas posibilidades de desgracia por ahí fuera que el poder revivir circunstancias, celebraciones y momentos en el mismo estado vital y con la misma gente querida en torno a uno pues es bueno, que caray. Me supongo que en la trayectoria vital de las personas todos andamos en la juventud trazando hermosas líneas discontinuas y zigzagueantes buscando algo pero sin saber exactamente qué, y llegado cierto momento todo el mundo cabalga su respectivo compás porque alcanza una situación en la que lo que se desea no es ir más lejos sino repetir la sencilla abundancia que nuestra vida nos proporciona, y dibujamos círculos como en un carrusel: un cielo azul con unas cuantas preciosas nubes blancas y nosotros ahí, dando vueltas con los pies colgando, aferrados a las cadenas para no caernos y sonriendo con el viento y el sol en la cara...


...cuanto más viejo me hago más pesado y filosófico me pongo, jeje. ¿Quien aguantará a este ángel con 70 u 80 tacos cuando además de lloriquear muchísimo por mis innumerables achaques me de por ponerme profundo e introspectivo?...¡yo no , jajaja!

Total, que esta mañana he madrugado a pesar de mi nocturnidad, y la verdad es que en un par de horas me he ventilado casi toda la papeleta regalística. Eso se merece un número musical y NO, no hace falta que os sintais culpables por NO ver el video que adjunto como sé positivamente que todos haceis -yo casi nunca me veo el video que me sugiere quien sea que me lo sugiera en donde sea que me lo sugiera así que ya me sé el percal, esto es como lo de haber sido cocinero antes de fraile he-he-he- porque el PEDAZO de chorbo que voy a plantificar aquí es una imagen estática de las de mirar en silencio y decir "cojona que rico está este pollo", haaa-haaa-haaa...así que nada, ahí os dejo con Benjamín ( así se llama este chico, que se parece a UN ACTOR famoso pero no recuerdo cual...¿alguno apellidado Baldwin? ), y que os sea leve la maratoniana víspera de reyes, guapetes...




PD:...he tenido que buscar y justo a este de los cinematográficos hermanos Baldwin se parece. Que no es Stephen B., ni Alec B., es William...¿a que se parece un huevo?...


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo