miércoles, agosto 04, 2010

CUESTIÓN DE TIEMPO


Mis vacaciones han terminado y tal cual suele ocurrir con las vacaciones, han estado llenas de tiempo disponible, tiempo libre en el que poder hacer lo que no se puede hacer el resto del año por esas cosas que tiene la vida de las personas, que en vez de pasar once meses haciendo lo que deseamos y uno solo cumpliendo obligaciones, lo hacemos justo a la inversa y encima convencidos de que así es como tiene que ser. Con esa forma de entender la existencia, el periodo de descanso se plantea como algo peliagudo del que tenemos que hacer una cuidadosa inversión para no pasar luego el resto del año lamentando no haberlo aprovechado lo suficiente. Así unos se embarcan en proyectar y llevar a cabo viajes increíbles, otros se retiran a algún lugar recóndito y tranquilo para disfrutar de paz y silencio, en fin, digo yo que hay tantas alternativas como personas, y cada una perfectamente válida siempre que uno haga con su tiempo lo que le apetece, que es de lo que se trata...

Yo no he ido a ningún lado. He cogido todo mi montón de segundos de oro y los he invertido en ti.

No era una apuesta arriesgada pues ya jugaba con ventaja, sabedor de la felicidad que me reportan los más pequeños instantes compartidos; era tan sólo la opción más razonable. Y así, lleno de razón, me he embarcado en este viaje a ningún sitio a tu lado, en que las hermosas vistas se encontraban en tu rostro enamorado y las revueltas del camino estaban dibujadas en recodos de tu cuerpo. No hemos recorrido más distancia que la que mediaba entre los dos y sin embargo, me siento mucho más lejos que cuando comencé este periodo de descanso, porque estas cosas son así, el corazón se complace en contrariar las leyes de la Física, y velocidad y aceleración, espacio y tiempo, cobran dimensiones particulares que solo a los que aman les conciernen.

Ahora las vacaciones han terminado, sin irme a ningún sitio he regresado pero tu sigues ahí y entonces...¡magia!...entonces es como si este verano no fuese a acabar nunca y este sentir que estoy justo donde quiero estar, fuera a durar para siempre...

Pura cuestión de tiempo. Mi tiempo contigo.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo