lunes, noviembre 19, 2007

INVASION





Ayer vi "Invasion", que es un "remake" -mas o menos- de "La invasion de los ladrones de cuerpos", aquella peli donde los extraterrestres planificaban su ocupacion a base de unas habichuelas gigantes, con las que sacaban copias perfectas de cada humano... perfectas-perfectas no eran, conseguian la misma cara, el mismo cuerpo, peeeero...tachan, tachan, carecian de sentimientos y encima estaban todos conectados mentalmente, como un gran macro-organismo, qué se yo, al estilo de las hormigas, las abejas y las termitas. Y si te dormias al lado de tu habichuela, cuando despertabas pues ya no eras tu, eras...pues eso, un "remake" de ti mismo...


En este -repito-"remake" pasan de habichuelas y siguen otro procedimiento, pero en fin, el resultado es el mismo, y aunque es facil, muy facil, quedarse solo en la vision superficial de la pelicula como un asunto de marcianos y de accion, ambos films, el de los años cincuenta con sus habichuelas y el del siglo XXI con la maravillosa Nicole Kidman, dejan sembrada esa pregunta: lo que podemos llegar a hacer cuando estamos en una situacion limite... sobre la conveniencia o no de esa sociedad alienigena idílica, donde nadie agrede a nadie, la armonia es perfecta, el respeto es absoluto y la comprension es total.


El precio a pagar por ello: renunciar a las emociones, al amor, al odio, a la dicha y a la pena, a lo que nos hace gozar y lo que nos hace llorar. En definitiva... renunciar a lo que nos hace eso, precisamente humanos, con todo lo que conlleva de limitaciones y de bajeza, pero con todo lo que aporta tambien: la pasion, la felicidad, la alegría, el placer,la simple delicia de abrazar a alguien a quien quieres y no pensar ni desear nada más...


...puede que sea una pelicula estupida, y que como siempre, el original sea mejor, aunque en el fondo sea igual de estupido solo que filmado en blanco y negro.


Pero no sé.


Me queda ahi esa cosilla. A buen seguro que los productores de "Invasion" fliparian si leyesen que su pelicula habia dado lugar a algun tipo de reflexion.


Yo he imaginado, en vez de los finales de cada pelicula, una "simbiosis": a los invasores, en el fondo, por su propia forma de ser, no les importa demasiado nada. Entonces supongo que a cada humano le dejan su opcion. Puedes seguir viviendo tu vida como humano, con sus miserias y sus alegrias, o, por otro lado, "convertirte".


"No se preocupe, señor/a", imagino explicando a un sonriente y frio alienigena "puede usted guardar su habichuela en la nevera y, en el momento en que la vida se le ponga jodida, por ejemplo, pongamos que muere su marido, alguno de sus hijos, cuando las cosas le hagan pensar que NO va a poder soportar más, entonces... entonces túmbese, coloque su habichuela al lado de la cama y...


...cuando despierte, nada importará: ni padres, ni hijos, ni trabajo, no pasion, no odio, no alegria, no dolor...Fuera preocupaciones...disfrute una VIDA NUEVA "


Te imaginas...


Imaginate que, cansado de echarte de menos, decidiese echarme una siesta con la habichuela.


¿Crees que si fuese como en la pelicula, correría desesperado para no dormirme, sabiendome contaminado, para evitar el transformarme y que dejases de importarme?


Fijate, puedo llorar pensando en eso, en no hacer mas que correr por calles vacias rodeado de gente extraña, aferrado a tu recuerdo. Incapaz de soportar la idea de una vida sin considerarte dentro de mi corazón.


¿Es posible amarte tanto?


¿Es posible recordarte, que estes aqui hasta con peliculas de marcianos?


Nos despedimos con una foto de Nicole Kidman, que la merece porque está guapa-reguapa.


Lo demas...ahi queda.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo