sábado, diciembre 10, 2011

DIARIO NAVIDEÑO: CRUISING


Querido diario: 
pues anoche perdí unas preciosas horas del tiempo que se nos concede en la superficie del planeta leyendo las primeras...no sé, cien páginas o así, de la novela de la que hablaba ayer con el tremendo chulazo en la portada. Y como en mi rutina de dia de nocturnidad laboral no hay gran cosa que contar, pues me emplearé a fondo en la crítica de la novela. 
La sinopsis: un joven, que en realidad es muy profundo en si mismo pero que se dedica a dar imagen de "macho-me-cepillo-todo-lo-que-se-menea" para proteger su sensible interior, decide abandonar la pequeña ciudad de provincias donde no puede florecer y prosperar como persona para marcharse a los madriles, en compañia nada más de una pequeña maleta y el artefacto de 27 cm que le cuelga entre pata y pata, decidido a eso, a realizarse como individuo y tal. Total que la historia va de la crónica de sus escarceos y los estragos que con semejante aparato va causando en la retaguardia de todo el desventurado que se le pone a tiro, eso sí, siempre que el propietario del orificio tenga un torso musculado, un abdomen definido y no le importe que el elemento este le eche tres sin sacarla como parece ser su portentoso record habitual.
Hasta ahí la sinopsis, ahora mi crítica personal: parece mentira, con las cosas tan bien escritas que leo por los blogs de amigos internaúticos y que no hacen carrera literaria, que una cosa así haya llegado a ser considerada publicable y finalmente publicada. Es que ni siquiera como inspiración para sesiones de sexo solitario viene a servir, porque las escenas de sexo están descritas de manera repetitiva, poco imaginativa y en definitiva nada sugerente. 
Entonces no sé. 
O el autor hace en realidad una sátira del mundo nocturno gay tomándose a pitorreo toda la parafernalia y los roles que circulan, en cuyo caso es un crack solo que yo he sido demasiado corto para sacarle el humor y la ironía, o es más malo que echar la zancadilla a una abuela cuando sale de la misa. Los diálogos presuntamente eróticos son lamentables ( que quizás en la realidad seamos así de lamentables cuando queremos ser eróticos, pero no sé si tiene algún mérito esta literalidad tan fina de la vulgaridad cotidiana), y cuando el protagonista deja "caer su coraza" como él dice y se enamora y se pone sensible y empieza a hablar, el asunto se vuelve un ladrillo que ni te cuento.
Terrible, en serio. 
Entendería que si el autor es el chulazo que puse ayer y sale en la portada, pues a ese hay que publicarle no un libro, sino un book de esos de fotos completo a cuatro patas, espatarrao y haciendo suspensiones en la rama de un nogal, pero siendo la verdad que el de la portada NO va a ser el autor...¿qué necesidad había?...¿quizás ese tipo de novela tiene algún tipo de público y yo no me doy cuenta?
Mira que me fastidia hacer críticas destructivas de nada porque me supongo que todo lo que es fruto de la creación de uno, guste o no guste a los demás, es querido como algo propio y este tipo de análisis resultarían dolorosos en el caso de que Frank García, el autor, llegase a leer estar líneas...pero bien, Frank, te diré que voy a acabar de leerlo y si lo hago es solo por saber si el chulito protagonista, ( que ejerce de "activo" inexpugnable y cuando le acercan la puntita al trasero esboza una diplomática sonrisa y dice "ha-ha, disculpa pero no, yo por ahí ni el bigote de una gamba" ) termina por ceder a la fuerza del amor, abre la salida de emergencia y permite que alguno de sus amores le haga ver Cuenca como Dios manda, para ponerse de vez en cuando en el lugar del que recibe que bueno es conocer todas las perspectivas de la vida y de las cosas, ¿o no?
Queda en el fondo de la taza la duda de si en realidad el asunto del "ambiente" es así de penoso, de vacío y de superficial, y si el autor no ha hecho más que reflejar la triste y deshumanizada realidad de la forma en que mayoritariamente se relacionan los hombres con los congéneres del mismo sexo...mira como intento darle otra oportunidad a "Cruising" a pesar de todo pero es que ni aún así logro salvar un renglón decente de todo el asunto...
Ay que guarrilla me quedó hoy la entrada navideña, pero es que de verdad que me dio rabia, sentí que piqué como un chino. Que con semejante bollo en la cubierta no es que esperase yo la versión gay-friendly de "La Divina Comedia" pero coño, uno se crea expectativas y además ¿que pasa con la carrera de ese pobre chico, conocido de ahora en adelante como portada de esa terrible novela?
...esta noche mejor seguiré con la ciencia-ficción, que me hago yo como menos ilusiones, no sé, jeje...
¡feliz navidad!!!!!

Postdata inquietante: ...porque si resulta que el autor de "Cruising" de verdad fuese una máquina relatando historias sexuales de alto voltaje, ¿COMO HABRÍA TERMINADO YO TRAS OCHO HORAS DE TURNO NOCTURNO SIMULTANEADAS CON RELATOS CALIENTES Y TERRIBLEMENTE HOT?...
...si al final voy a tener que estar agradecido...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo