sábado, agosto 26, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS - FINAL



FINAL

Roxanne detiene despacio el coche frente a la casa de la familia de Ray. Es una barriada de edificios modestos, la mayoría como este, una casa unifamiliar con dos pasos de jardín en la parte delantera y las fachadas descoloridas por el paso del tiempo sobre ellas.
La mañana es blanca y azul, un poco fresca para ser final de Agosto. Sobre nuestras cabezas chirrian las golondrinas.

- Es el momento, Joe. Llevas cuatro años esperándolo -susurra mi amiga. Aprieta mi mano un instante y añade- Debes ir tu solo. Yo te espero aquí, ¿vale?

Me he puesto una camisa blanca recién comprada y unos vaqueros limpios. Roxie dice que estoy guapo pero...

- Tienes razón -digo- Vamos allá. Si me espera, bien y sino, adios Ray, tengo una vida por delante que disfrutar...

- Así me gusta. A por él entonces -contesta ella y me muestra el puño con el pulgar hacia arriba en señal de buena suerte-.

Cruzo la calle como cruzó Maria Antonieta el camino hacia el patíbulo, es decir, cagado de miedo. Apenas toco la valla de madera se desencadena una algarabía de ladridos furiosos tal y como si se hubiese disparado una alarma electrónica.
Cielos, quien es ese perro-barriguitas que viene hacia mi...

- Jacko -digo en voz baja-.

Jacko se detiene en seco, olfatea el aire entre nosotros y su rabo empieza a agitarse... noto mis ojos humedecerse una vez más...

- Joder, Jacko... estás hecho una bola...

Increible. El pequeño Jacko se arranca en otra catarata de ladridos alborozados y empieza a saltar intentando pasar la valla y lanzándome lametones.

- ¡Mi chucho!...¡Cachorro bonito!...

En plena manifestación de amor canino oigo abrirse una puerta y alguien dice:

- Eh, chico, Jacko, ¿qué pasa?

Levanto la mirada y ahora no hay forma de retener la emoción.
Es Ray que sale al porche de la casa con unos vaqueros y una camiseta, está descalzo y tiene el pelo alborotado.
Se detiene en seco al verme.

-...Joe...

Me encojo de hombros y suelto a Jacko.

- He vuelto... No sabía vivir sin ti, ¿recuerdas?

Veo brillar sus ojos.

- Puto Joe...

Salta los tres escalones y le veo correr hacia mi como en cámara lenta, pienso que va a sacudirme pero en su lugar me aprieta contra él hasta dejarme sin respiración y estrella su boca contra la mía, giramos como dos locos por el pequeño jardín besándonos, arañándonos, su boca me sabe a café, a sueño y por debajo sabe a nostalgia, a amor, a pasión, a deseo, su boca sabe a palabras, su boca me dice "no he sabido estar sin ti" y yo me aferro a ella incapaz de hacer otra cosa más que respirar e intentar que mi corazón no reviente de felicidad.
Cuando ese enloquecedor beso termina, los dos tirados en el cesped jadeando, resoplo:

-....entonces... me has perdonado...

- No me jodas...¿crees aún que no te he perdonado?...¿que tengo que hacer para demostrártelo?...

No puedo creer estar así, pasando mis dedos por su cabello rubio, volver a ver como el color de sus ojos se enturbia por el deseo. paso la lengua por su labio inferior resoplando como si acabase de correr los cien metros lisos, mientras aferro sus nalgas y le aprieto contra mi. Podría follármelo allí mismo. El deja resbalar mi lengua entre sus labios entrecerrados y dice,tal cual dijo hace una eternidad:

-...como me pones, Joe...

Como en un segundo plano muy lejano escucho a alguien, quizás el padre de Ray gritando ("...notevoyaconsentirqueenmipropiacasate...")...es solo ruido de fondo. Ray me besa una vez más, se levanta y entra en la casa. Parecen solo segundos lo que paso tendido boca arriba viendo desfilar despacio las nubes blancas sobre mi cabeza, con Jacko lamiendo mi cara con su nuevo aliento de perro burgués que es casi mentolado, preguntándome si es verdad que todo esto ha pasado, si es verdad que este es el nuevo comienzo...

..."follow the yellow brickroad"...

Levanto la cabeza. He oido antes esa voz.

..."sigue el camino de baldosas amarillas"...

Oh... ¿es esto el final?

Ray sale, me levanta tirando de mi brazo, solo lleva una mochila y esa expresión de amor en la mirada. A su espalda un hombre mayor grita algo enfurecido. Más ruido.
Cruzamos la calle en dos zancadas y montamos en el coche, Jacko de copiloto junto a Roxie, Ray y yo en el asiento trasero deseando hacer algo más que comernos con los ojos. Casi somos una familia...

- Estupendo, chicos -dice Roxie volviendo su deslumbrante sonrisa hacia nosotros- Hoy toca un nuevo principio para todos... ¿donde empezamos?

..."follow the yellow brickroad"...

...la carretera hacia el oeste empieza a brillar como si fuese de oro puro.

-...a California -digo y Ray sonrie-...creo que California será un buen comienzo. Dicen que nunca llueve en California y joder, ¿a quien le gusta la lluvia?...

Ray estrecha mi mano, Jacko le ladra al cielo y Roxanne rie alborozada al volante mientras pisa el acelerador y se lanza por la carretera dorada.

- ¡Pues a California!

Arriba en lo alto mi ángel, como un aguila resplandeciente, nos marca el camino...

"If you're going to San Francisco
Be sure to wear some flowers in your hair..."
FIN
...pues en efecto, este es el final, ahora toca la sesión de agradecimientos:
A mi querido Joetry por haber puesto las imágenes, solo por ellas ya merecía la pena continuar con la historia. Eres un artistazo, Joe, un abrazo...
A toda la "ovejada" que habeis pasado los calores de este verano ( o los rigores del invierno austral ) en compañia de Joe y de Ray en la montaña, porque sin vuestros comentarios y vuestros ánimos, esto no habría llegado hasta aquí...
...supongo que tendré que agradecerle a Julie Andrews su colaboración desinteresada en algunas importantes secuencias de la historia... gracias, Julie, eres un crack...
Y por supuesto a Jack Twist y a Ennis del Mar, porque ellos fueron el germen de la historia, la razón inicial. Ojalá con este "happy end" nos hayamos consolado todos un poco...por suerte el mundo real no es BBM, allí está todo escrito, aquí tenemos opciones, podemos contar nuestra propia historia y disfrutar todos de un final con beso, como decía la canción...
Un abrazo grande , sed felices...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...