lunes, diciembre 21, 2015

ADVENTSKALENDER - día 21 - Se acabo el alemán.

4 días para Navidad.

Imagen del día:


Frase del día:

¡Que gato más guapo!

A pesar de no haber dormido más que dos horas entre la anotación de ayer y la de hoy, tengo muy pocas cosas que contar: que estoy muerto y que agradezco el hacer hoy la última noche de esta serie porque estoy muy cansado. No va a ser sencilla porque me tocan dos de mis compañeros más anti-favoritos ( ellos no lo saben porque cuando estoy con ellos entro en modo "ficus" -que diría Mr, Ingebrethsen- y no es posible adivinar si estoy a gusto o a disgusto, jeje ), sin embargo tengo el culo pelao estos días de aguantar excesos de sociabilidad no deseados y estoy dispuesto a aguantar el tipo e incluso mostrarme borde y combativo si se me coloca bajo presión, jaja.

En lo que se refiere al tema del día, pues en efecto hoy he terminado mis clases de Deutsch hasta el año que viene y hoy, como la profesora es tan rara y a la vez tan simpática, nos ha traido unos cuantos dulces alemanes para que comprobemos lo distinto que es el asunto navideño entre allí y aquí ( que lo es, y no solo en lo gastronómico ). A continuación, impertérrita después de haber tenido la desfachatez de montar ese "Surprise party" -que yo no necesitaba después de una noche sin dormir- y para seguir creando ambientillo nos ha puesto ¡villancicos navideños germanos!....
.... y hete aquí que sin comerlo ni beberlo me he visto de repente al lado de Barbitas-rubio cada uno con un papel en la mano tratando de canturrear el "Kling Glöckchen klingelingeling" ( algo así como "la virgen se está peinando" pero en versión germana ) mientras el muy pérfido me hacía todo el rato chascarrillos que me hacían descojonarme reir y me despistaban de la letra. Que sí, es un chulito y un gilipollas, pero reconozco -aparte de sus atributos físicos- que a ratos me resulta gracioso, caray.
Este es el tema que hemos cantado y gracias al cual, en virtud de la magia de nuestros trinos, hemos vaciado la ciudad de gatos callejeros y roedores alcantarilleros. 
Un poco coñazo, vale, pero ya lo decía Barbitas: esto a las dos de la mañana y con cuatro cubatas encima, hubiera resultado mucho más divertido...


...¡¡¡¡¡me voy a dormir!!!!!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo