sábado, febrero 04, 2012

DISTORSIONES


A veces pasa que la realidad propia le chirría a uno cuando no tiene ningún motivo para chirriar.

Mírame a mi por ejemplo: tengo salud, tengo trabajo, mi familia está bien, estoy enamorado y soy (creo, jeje) correspondido. Y por si todo esto fuera poco, dispongo de unas recien estrenadas vacaciones para vivir y disfrutar de todas esas buenas cosas que la vida me tiene puestas en este momento del camino...pues vale, a pesar de todo eso, el conato de felicidad que debería experimentar no tiene lugar, y no sé si es la ola de frío, la nieve o si nada más que estoy tan acostumbrado a sentirne cansado y agobiado que me invento los problemas cuando estos no aparecen por ningún sitio.

Qué quieres, no puedo evitarlo. Es esa puta locura de la gente de "cuando no lo tengo lo quiero y cuando por fin lo tengo pienso que en realidad no es eso lo que quiero". Y pensar que lo que deseas nunca está en donde estás ahora sino un par de pasos más allá. O igual cuando la realidad chirría no hay que pensar en qué es lo que falta, sino en qué es lo que no va bien de lo que tenemos entre manos para ponerle aceite...no sé, estando de vacaciones no quería dedicar tanto tiempo a pensar a propósito de nada, la cuestión era  vivir sin darme cuenta de estar viviendo, que el tiempo fuese algo que transcurriese sin sentir y plantearme la manera en que anda discurriendo.

Pero qué le vas a hacer, ahí está la distorsión, y lo que debería sonar bien de pronto suena extraño, y las calles se retuercen en direcciones insospechadas, el suelo se me pone en la cabeza y me veo pisando con cuidado por si ese cielo enladrillado en realidad no va a aguantar mi peso y voy a caer a darme un batacazo en ningún lado...

"...necesitamos un chute sonoro positivo, inútil" dice mi conciencia crítica algo enojada conmigo mismo por ser yo como acostumbro a ser la mayor parte del tiempo. Así que, a modo de sugerencia de esa parte de mi conciencia que desearía ser trasplantada al cerebro de Julie Andrews para pasarse la vida cantando en las colinas rodeada de cabras, en vez de bregar con mis grises neuronas, dejo este hermoso tema de Johnny Mathis con el encanto de los buenos viejos tiempos a ver si distorsiona mi distorsión y recupero la buena calidad de imagen y sonido...

Cántasela toooooda, joooooohnyyyyyy...






El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo