jueves, octubre 15, 2015

LA NECESIDAD DE UN POCO DE MAGIA


¿A ti no te pasa que los días iguales se te amontonan encima uno detrás de otro como ladrillos hasta convertirse en un peso que consigue que hasta te cueste respirar?
Vale, quizás respirar de momento sí que puedo, pero todo lo demás se me hace tremendamente cuesta arriba y mucho más ahora que con el otoño los días son más cortos, las horas de luz se reducen y el panorama hasta donde alcanza la vista se me presenta gris y sombrío.

La necesidad de encontrar un poco de magia ( llámalo "magia" o simplemente alicientes para vadear la rutina diaria ) me sirve como excusa para dedicarle unas palabras a esta serie, que localicé gracias a mi querida amiga Ronro ( "clic" ahí para acceder a su espacio y a su tremendo potencial intelectual e humano ). Creo que será dificil contar nada que consiga suscitar tu interés porque todo el mogollón de enteradillos que pululan por ahí ya la han visto entera, la terminaron de digerir y dejarían en su momento escritas muchas cosas a propósito de ella que seguramente has leído, pero en fin, hablando de  esa "magia" necesaria, pues resulta que esa serie me ha aportado considerables dosis de ese sentimiento, y esa es la razón por la que aparece hoy aquí.

La serie es....


Los tiros van un poco por el lado de la ciencia-ficción y su argumento en principio no me resultó nada estimulante: ocho jóvenes de distintos puntos del mundo en un momento dado entran sin conocerse previamente en "conexión" mental y las respectivas historias personales de cada uno pasan a convertirse en las historias del resto....


...bueno, pues con esta premisa de primeras tan poco atractiva al final me ha parecido ¡preciosa!, porque en parte el asunto conecta con todo lo que te conté al iniciar el post: cada uno de ellos tiene unas vidas que más o menos complicadas, oscuras o difíciles y a todos en cierta medida la llegada de esa conexión les aporta... ¡magia!
Los chicos están repartidos por varios rincones del mundo, y aunque todos tienen su dosis de encanto y una personalidad que los hace únicos y diferentes, te voy a rescatar alguno ( basicamente a los chulazos ):

- Brian J. Smith hace de "Will", uno de los protas ( porque también hay unos protas que son un poco más protas que los otros ), y es un policía de Chicago con una historia personal complicada y una carita que es para comérselo. Un poco americanote pero muy mono.



-Max Riemelt interpreta a Wolfgang, un caco alemán especializado en apalancar cajas fuertes y también con sus fantasmas personales del pasado. Su historia con la chica hindú es de las que más me gusta y encima es el que más enseña la pichulina, jajaja. Creo que es el que más me pone con diferencia...


- La primera nota "de color" en el terreno masculino la pone Aml Ameen interpretando el papel de Capheus, un joven conductor de autobús residente en una conflictiva zona de Nairobi y cuya máxima prioridad es conseguir dinero para pagar la medicación de su madre enferma de SIDA. Es el que menos me gusta de los cuatro pero no me pareció bien dejarle fuera, no sé...


- Y por si no lo sabías ya, haciendo el papel de un actor mexicano que es gay pero vive "en el armario" por temor a como puede perjudicar a su carrera su orientación sexual, está el latin-lover español Miguel Angel Silvestre. Su historia, aunque bienintencionada, tiene unos toques tragicómicos en plan opereta un poco tan tontos que hacen que sea la que menos me ha convencido de todas, pero ahhh, tiene mucho morbo ver a este chulazo dándose el lote con su novio de barbitas y como resultado he tenido sueños cochinos por culpa de ver estas cosas antes de dormir, no digo nada más.


En realidad en la serie hay "mucho" sobre las situaciones que viven personas con una coyuntura sexual diferente a la de la mayoría. El "mucho" va entre comillas porque tampoco es tanto y ni por asomo es el tema principal de la serie, pero sí bastante en comparación con lo que suele aparecer como media en los productos que nos suelen ofrecer vía televisión. El que uno de los 8 sea una mujer transexual y lesbiana es una muestra más del rango tan amplio de situaciones personales que se pretenden abarcar y que incluyen además de lo ya visto a la mencionada chica hindú que se ve obligada a hacer una boda que no desea, una chica islandesa afincada en Londres con otro duro pasado a la espalda, y una joven mujer de negocios de Seúl con una situación familiar bastante chunga resultado de ese puesto tan poco agraciado que ocupa la mujer en la cultura oriental y los complicados códigos de honor que se manejan entre ellos.


Todo ello va acompañado de una manufactura impecable: me encanta la cabecera de cada capitulo, que es un collage multi-étnico y pluricultural montado con imágenes, cosas y gentes de todos los puntos del mundo, y me encanta en general la serie toda ella "visualmente" ( no sé como explicar en términos más adecuados eso que me supongo que se debe a la buena labor de directores, realizadores, etc-etc ). Además tiene varios momentos maravillosos e impagables que no voy a destripar aquí por si lo que te he contado te inspiró curiosidad y te decides a echarle un vistazo para descubrir lo que ocurre en la vida de la gente cuando hace su entrada "magia" ¡pero magia de la de verdad!...pero vaya, yo la he visto, me he implicado un montón con las tramas y los personajes igual porque de verdad necesitaba algo emocionante e intenso con lo que implicarme, y por ello la he disfrutado muchísimo.


Ahora sí me puedes preguntar: ¿y qué pasa cuando acaba la serie?

Entonces te vuelves a quedar con tu vida y con tu mayor o menor necesidad de magia...

...pero tranquilo porque afortunadamente, ¡siempre nos queda la música!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...