martes, abril 12, 2011

BYE BYE BABY


Esta noche pasada ha fallecido mi gata Sombrita, y después de tantos años juntos y de contar con su amor incondicional, bien pienso que debo dejarla unas palabras para recordarla y una canción. 
Palabras porque los animales de alguna manera también dejan su pequeña muesca en el corazón de las personas. La Sombri y yo entramos a mi vieja casa a la vez cuando estaba vacía de muebles, sin cocina ni calefacción y durante un tiempo solo contamos el uno con el otro para darnos calorcito las noches de invierno. Luego este espacio a mi alrededor ha ido tomando forma, mi forma y un poco también la suya y al igual que yo encontré la manera de encajar y hacer mio este lugar, ella encajó e hizo suyo un espacio en mis rutinas y en mi vida. Ahí ha estado compartiendo alegrías, depres, chaparrones y días de sol, escuchándome hablar yo solo con exquisita paciencia, soportando mis lágrimas y padeciendo mis instantes de euforia exaltada... y antes de partir al paraíso de los gatos ha tenido oportunidad de verme feliz y enamorado, lo cual creo que en cierto modo la ha hecho marchar con más tranquilidad porque sabe que mi felicidad ya no es sólo responsabilidad de sus pequeñas patas...
Por todo esto he creído necesario dejarla esta canción bonita y con sabor a ilusión porque incluso hoy pesa más lo mucho bueno del tiempo compartido que el dolor de la despedida.
Con todos ustedes, el desde hoy conocido "Miss Sombrita's Blues"


Buen viaje, compañera. Gracias por todo.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...