domingo, julio 29, 2012

SACRIFICIOS NECESARIOS



...no me hace falta ser un genio para entender la situación: PataPollo o el ente alienígena que posee su gorda ciberabanatomía está intentando sobrevivir a toda costa y su único salvoconducto para entrar en nuestra nave es...J.A. La maldita supergallina deforme sabe que no voy a dejarlo fuera aunque para ello tenga que abrirle la puerta a él también.
No hay tiempo de pensar: empiezo a ponerme el equipo de supervivencia para soportar las condiciones exteriores mientras grito
"¡Hostess, cierra la cámara de hibernación y abre el muelle de carga!"
Una gran mampara desciende separando el área en donde estoy de la zona donde Mme Magalie dormita perdiéndose para bien o para mal el último acto de la función. Mientras sucede la asistente me replica:
"CAPITAN ESA ORDEN FACILITARÁ EL ACCESO A LA NAVE DEL OBJETO NO IDENTIFICADO. MIS BANCOS DE DATOS CONSIDERAN POSIBLE LA PRESENCIA DE ADN ALIENÍGENA QUE COMPORTARÁ UNA SITUACIÓN DE RIESGO BIOLÓGICO.CONFIRME APERTURA, POR FAVOR"
El corazón me late desbocado en el pecho cuando me ajusto la escafandra. No sé qué voy a hacer cuando les tenga a los dos aquí dentro, pero la prioridad es rescatar a J.A., porque en la vida las segundas oportunidades escasean y esta es una de ellas. Así que me engancho al cable de seguridad que me mantendrá unido a la nave, activo el intercomunicador y digo
"CONFIRMO APERTURA, HOSTESS. AHORA."
Tengo que aferrarme con todas mis fuerzas a los soportes que me mantienen en mi posición cuando el muelle de carga se abre y el cambio de presión en el interior trata de succionarme hacia el exterior. Ahí fuera veo a PataPollo más cerca que antes que cacarea silenciosamente su victoria y sigue acercándose con exasperante lentitud.
"VEINTE METROS PARA RECEPCIÓN DE MATERIAL BIOLÓGICO...QUINCE METROS...DIEZ METROS..."
A esta distancia ya distingo el rostro de J.A. tras el cristal, ligeramente azulado, esbozando con esfuerzo una leve sonrisa, y casi puedo olvidarme de lo que le tiene sujeto.
"CINCO METROS..."
...ahora sí, J.A. puede verme también y hace un suave gesto de saludo con una mano...
"...TOMA DE CONTACTO..."
Extiendo los brazos para agarrar a mi lugarteniente a la vez que PataPollo pega un salto y entra al muelle.
"¡Eh!...¡eh!...¿estás bien?" pregunto sin saber si puede escucharme, desesperado por la falta de contacto físico que implican nuestros trajes.
Quien parece que sí me escucha y puede comunicarse es PataPollo, quizás debido a algún dispositivo que como oficial robótico de la Nostromo tenga implantado en su inmunda tecnología, porque puedo escuchar claramente su voz burlona retumbando dentro de mi casco

"Vaya, que escena más tierna coc-coc-coc...Creo que los tortolitos necesitan un poco de intimidad, ¿eh?"

Y sin decir más me sacude una patada en el trasero con su monumental pata amarilla que me lanza al espacio exterior con J.A. en brazos...
...me quedo helado al ver como la nave parece alejarse a una velocidad meteórica mientras PataPollo nos hace gestos de despedida desde el muelle muriéndose de risa y nosotros damos vueltas y vueltas en medio de la nada
"¡NO!" grito aferrado a J.A. como si fuese él de quien dependiese mi supervivencia.
El cable que todavía me sujeta a la nave alcanza su longitud máxima y dejamos de perdernos en la negrura.
Puedo ver como PataPollo contempla el cable rascándose el pico como si estuviese pensando qué hacer con él, luego levanta la punta de un ala en plan "ya lo tengo", y no necesito toda mi formación como comandante de naves interestelares para saber qué es lo que va a suceder a continuación...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...