viernes, septiembre 26, 2014

EL PORNO Y YO: RETROSPECTIVA



Mmmmmmmm...

Vale, la verdad es que salvo en determinados momentos muy puntuales de mi existencia cuando no tengo con quien desfogar mis instintos, no soy consumidor habitual de porno. 
Para empezar porque las escenas de sexo son muy largas, me aburren y me termina dando el sueño.  ¿Sölo me pasa a mi?...
Y a continuación, pues porque también me da un poco como de depre sentarme en el sofá con el calzoncillo en la cabeza buscando un remedio breve y pringoso al eventual momento de soledad...

...pero si, cuando tuve yo este despertar tardío al apasionante mundo de la carne masculina, ¡me parecía maravilloso! porque estaban ahí los tres increíbles puntos que en mi día a día parecían imposibles de encontrar:

1. Un tío bueno al que te apetecía visualizar con la ropa quitada.
2. El mismo tío bueno, ¡en bolas, un portentoso descanso para la imaginación!
Y 3. Ese tío tan bueno, ¡dándose el lote con otro tío! ¡Eran como yo! ¿Se necesitaba algo más para alcanzar la cúspide de la homo-felicidad? ¿Era esto una quimera, perseguir un sueño loco y sin sentido?...
Pues no. 
Porque había de eso y había para aburrir.

Así, timidamente y con los ojos sorprendidos y maravillados de quien se asoma a un mundo nuevo, empecé a ver algunas cosas y ¡oh!, a identificar mis chulazos favoritos, esos a los que hubiera propuesto una boda rápida y una luna de miel en algún sitio muy alejado donde nadie pudiese oir nuestros gemidos, porque yo soy de natural romántico-enamoradizo y siempre me monto estas películas mentales aunque me duren solo media hora, jaja.
Mi primer love-affaire pornográfico fue el actor ¡Chris Rockway!


Chris lo tenía todo: moreno, ojos claros y un aire entre machote y travieso que le hacía encantador. Y además se desnudaba con la sensualidad de una concubina babilónica... ah, ¿dudas?...pues he aquí una muestra de sus dotes para quitarse la ropa:


...sin embargo los afectos en este orden de cosas son tornadizos cual pluma llevada y traída por el viento, y sucedió que se me cruzó un video en el que Chris ponía mirando a Cuenca a otro actor...


...y como el otro actor era más alto, lucía esas hermosas patillas y tenía...tenía...tenía tantas grandes y buenas cosas que ofrecer a su público, pues me encapriché y dejé a Chris sin decirle ni siquiera adiós.
Mi nueva musa fue el bombero re-convertido a actor porno Leo Giamani:


Leo, además de sus virtudes fisícas, me resultaba muy simpático, quizás por lo mal actor porno que era y las divertidas caras de esfuerzo que ponía en sus escenas de sexo.


...pero cuando conocí la existencia de Leo resulta que él acababa de retirarse del mundanal ruido de la interpretación porno-gay, y además coincidió que yo empezaba a estar un poco cansado de cuerpos depilados. No es de extrañar que cayese con facilidad de cortesana francesa en los virtuales, fuertotes y peludos brazos del actor de origen israelí Avi Dar:


Avi solo pecaba de ser un poco bajito, por lo demás era el hijo que cualquier madre podría desear: fogoso, apasionado ¡y encima peludete!...¿qué más puedes pedir?


...pues nada, es cierto.  
Sin embargo la meretriz que hay en mí no se satisfacía con nada y tenía que pasar a los brazos de otro love-affaire cuanto antes. Necesitaba algo más turbulento, un poco menos de pornografía politicamente correcta ( que también la hay y mucha ) y más un potro que me hiciese muchas guarrerías. Y encontré la musa en ¡Jonathan Agassi!...


Jonathan compartía cartel con Avi en un emblemático film del porno de los últimos años titulado "Men of Israel" ( emblemático por el buen plantel masculino ) y ahí quedé prendado de sus ojos verdes de ciencia-ficción como decía la canción de Amaral. Pero ah, amigo, Jonathan es mucho más malote que Avi, y hace cosas malísimas que no voy a entrar a describir aquí en este espacio para todos los públicos... y justamente por ser así de malo me gustaba tanto, ¡ayyyyy el amor como es! De hecho creo que lo más decente que puedo poner suyo sin que me cuelguen el cartel de reservado para mayores de 18 es esta foto dándole un besito a su perrito.
Maldito chucho afortunado...


....¿que porqué lo dejé con Jonathan? ¡Si Jonathan lo tenía todo!: era guapo, tenía barbita, era lo suficientemente cochino cuando hacía falta, jajajaja...¿qué más quería?...
No lo sé, pero mi siguiente tropiezo y caida fue en los brazos de Paddy O'Brian:



...¿y qué tenía Paddy? 
Pues de momento parecía tener horror a la depilación, jajajaja, cosa que sus fans agradecíamos cansados de epidermis lustrosas, brillantes y afeitadas. Además tenía otras virtudes que este perpetuo horario infantil no me permite describir, pero baste decir que sus dotes y su carisma me tuvieron encandilado una temporada...
Luego ¡en fin!, él tiene un problema bastante serio con su estilista capilar -de la cabeza- que no termina de concretar y después está lo que tienen estos porno-amores-ciber-espaciales, que por bueno que esté el tema se termina uno cansando de todo. Así que a pesar de sus cualidades interpretativas...


...también le deje plantado, y desde entonces mi corazón anda busca-que-te-busca y no termina de encontrar a ese hombre perfecto que me vuelva a hacer soñar...


Cachondeos aparte y como ya te dije al principio, mi relación -al menos a día de hoy- con este mundo es de moderada curiosidad y también relativa distancia, pero también me inspira cierta satisfacción y tranquilidad saber que, cuando la realidad se vuelve demasiado árida, siempre hay ahí un batallón de hombres hermosos dispuestos a hacerte olvidar por un momento las asperezas de la vida cotidiana.

Ahora iba a poner los inevitables minutos musicales y estaba decidido a meter el video "Erótica" de Madonna, ( en memoria del sueldo de un mes dando clases particulares de matemáticas que me gasté en comprarme aquel libro suyo titulado "SEX" y que por si solo sería tema de conversación para otro post ), pero en su lugar me he decantado por esta canción de Britney. Porque además de ser una de sus mejores canciones tiene mucho picante y ese sexo divertido que hacía ella en sus videos, el mismo que después del paso de Miley Cyrus por el panorama musical, ha quedado a la altura de los chistes que se cuentan entre sí  las carmelitas descalzas a la hora del recreo.


¿Y vosotros? ¿Qué experiencia tenéis con este tema y como ha sido?
¿Mucha?
¿Poca?
¿NINGUNA?
¿Me vas a decir que tus experiencias cinematográficas alternativas se reducen a películas francesas subtituladas?...
...¡anda ya!...

¡Feliz fin-de, Humanidad!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo