jueves, marzo 15, 2012

WHY DON'T YOU DO RIGTH


¿Porqué no hiciste lo correcto, Sinèad?

En 1992, ( veinte años ya, Dios mio ) la Sinèad, pienso yo que un poco presionada por el deseo de las discográficas de sacar pasta a costa de su portentosa voz, se embarca en este proyecto en el que con un portentoso arropamiento orquestal a la espalda se lanza a versionear grandes clásicos del panorama musical  angloparlante. El puntito de rebeldía parecía que se le pasaba a pesar de la portada del disco con la cabeza pelona y unos imposibles zapatones sobre los que jamás la vi de pie, y el disco ( que a mi me maravilló y cumplió su función de descubrirme todo un panorama musical del que hasta entonces no tenía ni idea ) fue de lo más comercial y menos arriesgado que ha hecho nunca...
...ella, consciente digo yo de estar siento manipulada por poderes económicos más fuertes que ella misma, se tira en plancha a la piscina:  raja la foto del amado Juan Pablo II en directo en un Saturday Night Live americano de esos en los que seguro que la habían metido de relleno entre alguna rubia tetona y un especialista en dietas de adelgazamiento sin tener ni idea del juego que iba a dar, suelta lo de "lucha contra el verdadero enemigo" ¡y lo consigue!: la chica de los ojos tiernos y voz conmovedora se convierte en la puta del diablo, se queman sus discos a montones siguiendo esa saludable forma americana de entender las cosas, y a partir de ese momento ella queriendo o sin querer hace rompe y rasga con lo que era su carrera hasta el momento.
Te voy a decir la verdad: me hubiera encantado tener a Sinèad siguiendo la línea de ese "Am I not your girl?" y entregando su talento vocal a reinterpretar y deconstruir talentos de la vieja escuela, que hubiese probado a embarcarse en una carrera del estilo de Melody Gardot, Madelèine Peyroux y otras divas del panorama "jazzistico" ( por llamarlo de alguna manera ) musical. 
Pero ese preguntarse en el título del disco si en realidad era nuestra chica fue en buena manera profético porque a la larga, ha demostrado no ser mi chica ni la de nadie.
No sé. 
Cuando pasa el tiempo, Sinèad, ¿de verdad te congratulas contigo misma por haber sido coherente con lo que sentías en el corazón a cada momento, o te arrepientes de no haber sometido tus dones al Imperio y haber triunfado sacrificando tus ideales personales?
Tú, lector, como yo, me supongo que percibirás como yo percibo que en la vida en muchas ocasiones se nos  presentan dos alternativas: el camino llano y sencillo, que puede conllevar olvidarte de tus historias personales para seguir los senderos trazados desde tiempo inmemorable para el rebaño, o el propio camino que tu corazón te dicta. Ese que no tiene garantías de llegar a buen término, que implica pérdidas, incomodidades y sacrificios pero tras el cual...¡ah!...estás tu en tu esencia más pura, resplandeciendo...
No me creas, ni creas lo que me creo que Sinèad representa, porque me supongo que no una sino un millar de veces se habrá tirado de los pelos ( no era un chiste fácil, olvide lo del pelo!!! ) pensando "si mi vida pudo haber sido más gratficante y sencilla para que me la he complicado de esta forma".
La vida nada más me ha enseñado que los finales felices para los que tratan de ser auténticos solo figuran en las películas y en las novelas, pero que en la realidad al final acabas aceptando hacer concesiones porque nadie ha nacido para no hacer en esta vida otra cosa que luchar.
El video de hoy no es tal, porque no he encontrado ninguno a propósito de este álbum, pero la canción cumple su objetivo...a ver qué te parece...



El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...