domingo, febrero 03, 2013

I WAS AN EARTHLING WEREWOLF IN THE OUTER SPACE ( III )


Lavabo de señoras, interior.
Jujú cepilla sus dientes cronómetro en mano ataviada con un pijama de felpa rosa y unas zapatillas con forma de conejo mientras contempla su propia imagen con la mirada perdida más allá del espejo.
Dita irrumpe entonces dando una patada a la puerta y tirando de la cremallera de su uniforme hacia abajo para dejar ver sus espectaculares senos, enfundados en lo que parece ser un wonderbra de cuero negro.
 Dita - ¿Hace mucho calor en esta nave o son imaginaciones mías?
Jujú hace un divertido gesto señalando su cepillo de dientes como queriendo decir "¡no puedo contestar!". Dita la contempla con una mueca burlona y comienza a recolocarse los pechos observándose en el espejo junto a Jujú con obvia satisfacción.
Dita - Tengo las tetas sudadisimas...¿a ti no te pasa?...acabo en un estado que no sé si es agobio o excitación, aahhh...
Jujú escupe la pasta de dientes de su boca y responde por fin.
Jujú - Quizás sea mala idea utilizar ropa interior de cuero bajo el uniforme. Yo solo llevo unas confortables bragas de algodón y estoy supergenial.
Dita - ¿Y no llevas sostén?...que horror, muchacha, cuando cumplas cincuenta van a llegarte los pezones a las rodillas...claro que tu no tienes un par de monadas como estas...
Dita se acaricia los pechos con gesto lascivo y saca la punta de la lengua mientras contempla a Jujú de reojo, quien impertérrita guarda el cepillo en su neceser y contesta
Jujú - Tienes un pecho muy bonito, es cierto, haces muy bien en cuidarlo...
Dita lanza una teatral carcajada al techo y sentándose en el lavabo susurra divertida
Dita - ...vaya, es increíble que después de tres días de navegación aún no hayamos tenido tiempo de sostener una conversación de chicas, ¿no?...dime, ¿qué tal llevas esto de los viajes hiperespaciales?...¿no llevas FATAL el tema del sexo?
Jujú - ( sonrojada pero no mucho, la verdad )...no sé...a mi todo esto me crea tanta ansiedad y tantos nervios que me olvido un poco de esas cosas.
Dita - (sonriendo y pasando una uña pintada de negro por el mentón de Jujú)...venga, nena, no somos de piedra...a ver, ¿quien te pone mas de los muchachos? ¿a quien te llevarías a la cama para echar el polvo del año?
Jujú - (haciéndose evidentemente la tonta) ...no sé, les veo como compañeros de trabajo, me cuesta pensar en ellos en términos de...
Dita - ¡Vamos, no me jodas!...¿me estás diciendo que estás mojando el churro todas las mañanas con Deveraux sentado al lado en calzoncillos y no te ha pasado por la cabeza ni un solo pensamiento deshonesto?...¿te parece demasiado bruto para ti?...
Jujú - ...puesss quizás si sea un poco eso...
Dita - ¡Ja! ( chulesca ) Estoy harta de bajarles los humos a chulitos como esos, ¿sabes?...de cara a la galería todo son bravuconadas pero cuando les tienes delante en pelotas y eres tu la que llevas la fusta, entonces la cosa cambia.
Jujú duda si marcharse sin más o permanecer allí, quizás pensando si no deberá soportar la conversación hasta el final por mantener un buen entendimiento con su colega femenina. Por fin se hace la coqueta y murmura:
Jujú - ...a mi me parece mono Perkins...
Dita - "Perkins, Perkins"...¿sabes que Perkins se la chupó a toda la directiva de la naviera para conseguir una plaza en este vuelo?...los hombres para eso son terribles. Las chicas podemos mantener relaciones esporádicas con otras chicas sin que eso afecte nuestra capacidad para valorar las pollas pero cuando un tío se mete la polla de otro tío en la boca, NO hay marcha atrás, querida, el propio cerebro se les pone en forma de polla y no vuelven a disfrutar un chocho en su vida.
Jujú - ( abrumada por el conocimiento de la vida de la lugarteniente ) ..según eso, el comandante y su ayuda de cámara quedan descartados, ¿verdad?...¿crees que ellos...?...bueno, ¿tu crees que...?
Dita - ¿Que si follan?...( nueva carcajada silenciosa al techo del baño )...¡pero por favor, Jujú!...la única duda a ese respecto es el quién se la meterá a quien, el resto es tan OBVIO...tu eres una chica guapa, sin duda estás acostumbrada a que los hombres te dediquen miradas de deseo, ¿ no es así ?
Jujú - ...no sé, todo ese asunto de la contaminación biológica en las cochineras me ha tenido preocupada y no he pensado mucho en..
Dita -...¿sabes que los humanoides tiene un interruptor camuflado en la base de la polla gracias a lo cual pueden mantener una erección durante HORAS?...vamos, pregúntame como me he enterado de eso...¿no quieres que te lo cuente?
Dita baja de un salto del lavabo y acorrala a Jujú contra la puerta.
Dita - ...dime...¿te mira alguna vez el capitán como te estoy mirando yo ahora?
Dita se lame el labio inferior con terrible concupiscencia y Jujú deja caer su neceser al suelo lanzando un pequeño gritito de horror.
Dita -...vamos, no seas estrecha...podemos pasarlo de maravilla tu y yo, ¿qué me dices?
Unos segundos después en el lavabo solo queda de Jujú una de sus zapatillas de conejo.
"Crías" resopla Dita, luego se introduce en una de las cabinas y cierra la puerta tras de si.

Lavabo de caballeros, interior.
Perkins accede en pijama al lugar con su cepillo de dientes eléctrico en una mano y la crema exfoliante en la otra, para encontrarse a Deveraux sentado en la taza del WC y masturbándose furiosamente. La sorpresa hace que Perkins recule violentamente y choque contra la puerta.
Perkins - ¡pero joder, tío!...¿no puedes hacer eso en tu habitación?
Deveraux -...mierda, ya me has cortado el rollo...es culpa de esas zorras, llevo todo el día mirándoles los culos y con un calentón de puta madre...
Perkins - Macho, lo entiendo, pero no podemos andar haciéndonos pajas por los rincones como si tal cosa porque si no en una semana esto acabará siendo una jaula de monos.
Deveraux (colocándose los calzoncillos en su sitio) - Tranquilo, aquí los únicos salidos seremos a lo sumo tu y yo, el capitán tiene bastante con su humanoide y estoy seguro de que esas dos se lo montan juntitas en las duchas cuando nadie está mirando...eh, ¿alguna vez has tenido sexo con una humanoide? ¿o te has limitado a chupar pollas para ascender en el escalafón?
Perkins (agresivo)- ¿como te atreves...?
Deveraux - Tranquilo, muchacho, es lo que dice todo el mundo pero no tienes porqué tomártelo a mal, si yo tuviese estómago suficiente para chupársela a alguien seguro que no estaría aquí de oficial de mantenimiento si no como mínimo en el puesto de la Dita de los cojones.
Perkins ( protestando en un tono débil que perjudica su credibilidad ) -...yo no le he chupado nada a nadie, joder...
Deveraux  (palmeándole el hombro) - No te preocupes, chaval, que yo no te juzgo...pero no me has contestado...¿te has follado alguna vez una humanoide?...estaba pensando que ahí abajo debe haber un par de centenares y dado que están programadas para un eficiente  servicio y obediencia incondicional a la raza humana, puessss...joder, ¿te imaginas?...dos tías a la vez, iba a ser una pasada, y sin todos esos remilgos de las humanas de "no-por-ahi-no" y "avisame-cuando-te-corras"...¿eh?¿qué me dices?...¿te apetece una excursioncita?...
Perkins (para si mismo) -...ay Dios...

Area humanoide. Fin de turno de trabajo.

Cynthia-20 escucha la sirena que anuncia el final de su jornada laboral y no puede evitar dejar escapar un suspiro de alivio. Aún así, todavía termina de repartir el alimento que tiene en el saco a los lechones porque le resultan tiernas y simpáticas esas curiosas y sonrosadas criaturitas con sus enorme orejotas. Su compañero en la sección, Carmelo-74 se detiene un momento en la salida del sector porcino y le pregunta
-¿Quieres que te espere?
- No hace falta -responde con una sonrisa- Termino de recoger y apago yo las luces.
Cynthia-20 es una de las 350.000 humanoides de la exitosa serie "scarlett-johansson" que tanto éxito tuvieron a principios del milenio. Gracias a sus ojitos claros, una melenita rubia y una nariz pizpireta fueron el furor de los burdeles integalácticos durante varias generaciones, pero el caso de Cynthia-20, con su 45% de material cromosómico humano y el implante de aptitudes intelectuales superiores a la media, la han hecho ir un paso más allá para permitirle como en este caso formar parte del personal de vuelo de una nave interestelar.
- Tranquilos, cochinitos, las medidas de seguridad se han reforzado, esta noche nadie vendrá a haceros daño -susurra con un perfecto mohín de labios de starlett hollywoodiense- Mañana limpiaremos todo esto a fondo para que esteis limpitos, ¿de acuerdo?
El cochinerio emite un oink enamorado al unísono como si de un solo cerdo se tratase, haciéndola reir en voz baja.
- Muy bien...entonces hasta mañana, chiquitines.
La inmensa mayoría del personal humanoide de la nave, incluido su compañero Carmelo -74 ( una poco afortunada réplica de Chuck Norris ), cuentan con menos de un 5% de material humano en su composición y eso hace que sus movimientos y rutinas estén totalmente robotizados, por esto no la sorprende que cuando sale de las cochineras todo el mundo haya desaparecido ya de la zona de trabajo. Cynthia-20 en cambio se demora en el pasillo que lleva al área de descanso, contemplando el universo estrellado a través de las inmensas cristaleras. Coloca la yema de los dedos sobre el reflejo de su rostro y sonríe porque por muchos años que pasen esa imagen permanece invariable y a pesar de todo continúa sin reconocerse en un espejo. A veces se pregunta de donde vendría su genoma original y si es esa la razón por la que no logra identificarse con el aspecto que le ofrece al mundo, otro de los lujos que le permite ser una "45%", el pensar más de la cuenta y hacerse ese tipo de preguntas.
De pronto el sistema automático apaga todas las luces y queda sumida en la penumbra, solo iluminada por las luces de emergencia del pasillo y la leve claridad que el universo le suministra desde ahí fuera.
"Me he entretenido demasiado haciendo el tonto...ahora tendré que llegar a los dormitorios a oscuras".
Comienza a andar despacio con los dedos siempre apoyados sobre el cristal buscando un punto de referencia, cuando de muy atrás, desde la puerta que comunica con la zona de las cochineras y que ahora ha quedado fuera de la vista por la curva del pasillo, le llega un gruñido sordo que no tiene nada que ver con el de un cerdo.
Se vuelve de un salto notando como un sudor frío le cubre la piel y piensa gritar algo como "quien anda ahí", pero un sexto sentido le hace comprender que si lo que sea que está a la vuelta en la oscuridad no se ha enterado de su presencia, puede que todavía tenga una oportunidad. 
"...porque es el depredador nocturno, ¿verdad?...es eso, ese animal enorme que vimos por las cámaras..."
Con el corazón latiendole en la garganta se quita despacio primero uno y luego otro de los pesados zapatos de trabajo y que tanto chirrían al andar, mientras el mismo gruñido bajo continúa escuchándose más allá del recodo del pasillo. 
Le oye rascar la puerta del espacio donde descansan los animales con algo que parecen unas uñas muy afiladas, primero con suavidad, luego golpeándola con violencia, pero esta noche está todo bien cerrado y puede escuchar desde donde está un resoplido casi humano de frustración. Sintiendo el cabello empapado por su propia transpiración comienza a andar marcha atrás en absoluto silencio, sin perder de vista la amenazante negrura de más allá, mientras susurra mentalmente "por favor, por favor, que no me oiga, que no sepa que estoy aquí"...
...no hace más que pensarlo y tropieza de manera ridícula con sus propios pies cayendo sobre su trasero y dejando escapar un pequeño gemido.
Automáticamente en la negrura aparecen dos chispas amarillas de espantosa inteligencia que la están observando, y el gruñido suena horriblemente más cercano.
"¡Corre!" se dice a si misma y sus piernas resbalan un par de veces antes de lograr levantarla y arrancar en una veloz huida, sus pies descalzos apenas rozando el suelo mientras más atrás algo muy pesado y que hace temblar el metal con cada zancada está corriendo tras ella, algo que ruge, que es irracionalmente rápido y no va a tardar en alcanzarla...
...el letrero luminoso que indica "AREA DE DESCANSO" aparece en la siguiente curva del pasillo y solo entonces libera sus pulmones, se detiene un segundo y grita
- ¡¡¡SOCORRO POR FAVOR, VA A MATARME, SOCORRO!!!
...un instante después ese algo espantoso cae sobre ella haciéndola caer de bruces en el suelo, sus sentidos se inundan de un olor animal y solo puede aullar cuando tras abrirle un par de profundos desgarros en su espalda, esa cosa la vuelve boca arriba sin duda para devorarla...
...entonces siente arder algo contra su piel, y ese mismo ardor es lo que hace a la bestia lanzar un aullido y apartarse con un salto de ella, abriéndola otro par de espantosas heridas al retirar las garras de sus hombros.
El lobo lanza un aullido salvaje y ella le corresponde con un alarido de terror un instante antes que las luces del pasillo vuelvan a encenderse y un tropel de sus compañeras irrumpan horrorizadas en el pasillo gritando al encontrarla ensangrentada en el suelo.
...para entonces la bestia ha desaparecido...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...