jueves, enero 22, 2015

UN ANGEL KITCHEN'S PRESENTS: PASTEL A LA GALLETA DE EMMANUELLE


...pues no, el título no es una gracia de un servidor para poder hacer chistes groseros y facilones, es el título que de hecho encontrarás en el libro de donde he sacado mi receta: una de las magnas obras de  mi extensa  biblioteca que entiquece mi sección " asuntos culinarios " bajo el nombre de "Pasión por el chocolate":


Es un pequeño homenaje a todos los amantes del ídem, con muchos guiños humorísticos y una buena selección de recetas en su mayor parte sencillas, que una vez finalizadas te harán recordar los tiempos en que tenías el tamaño de una corneja y te comías una pastilla de chocolate manchándote dedos, morros y carrillos.
El dulce que he elaborado hoy lleva ese nombre imagino en homenaje a alguna Emmanuelle anónima o quizás es simplemente el nombre de la creadora, pero desde luego NO está pensado por ti, chata

"...hala la antivirgen, pero mira que era burra esta mujer y
como le gustaba provocar"
(que diría mi abuela)

La elaboración es sumamente fácil y está destinada a sabotear todos los buenos propósitos de operación-bikini que podáis haber hecho tras las pasadas Navidades: HE AQUI la lista de ingredientes:

150 gramos de galletas
40 gramos de merengue
2 huevos ligeramente batidos
150 gramos de azúcar
50 gramos de cacao
100 gramos de chocolate negro
y...¡300 GRAMOS DE MANTEQUILLA!

Genaro encantado de su body tras una operación-bikini 
que  sin duda no incluía el pastel de galleta de Emmanuelle

Estos son los ingredientes como siempre todos en reunión:


El lugar de elaboración fue, una vez más, la vivienda de la progenitora, por contar con mejores instalaciones y por conveniencias de la vida en general. Para perpetuar la tradición cinematográfica de películas un poco chungas de miedetes que suelen acompañar a estas recetas, pusimos "Van Helsing" porque justo en este momento la echaban en uno de sus canales.

La moza morena mirando con horror el último modelo de sombrero
recomendado por los modistas en la primavera transilvana

"¿Van-qué?...¿no será ninguna de esas rolleras películas europeas subtituladas?"dijo mi estimada suministradora de patrimonio genético; luego al constatar que en los créditos aparecia Hugh Jackman su semblante se serenó "...¡¡¡aahhh, este chico!!!...es que es muy mono, ¿a que sí?" 
Prueba científica de que el buen gusto se hereda de padres a hijos.

Hugh con su mirada seduce-progenitoras ( y descendientes )

....pero ¡¡¡¡ajjjj!!!...¿no está ocurriendo como se suele decir que los árboles no nos dejan ver el bosque?...¿no estábamos haciendo un pastel?

La elaboración ( del pastel, no de como currarte un rollete con Hugh ) es tan simple que no requiere ni siquiera horno: 

Primero funde el chocolate con la mantequilla en el microondas, a potencia media y tiempos cortos para poder sacarlo cada poco rato e irle dando vueltas para integrar así todo el conjunto, ¡que no se te queme, animal! Yo al haber cogido una pastilla de mantequilla de 250 gramos, añadí 50 gramos de chocolate más en sustitución porque creo que la receta y las arterias de mis comensales lo iban a agradecer... he aquí el resultado, brillante y cremoso como-como-como.....

Chocolate brillante cual torso musculado 
de stripper masculino tras una noche dura de trabajo

...a continuación, ( ya que el chocolate tiene que enfriarse un poco mientras tanto ) troceas las galletas: no hay que molerlas sino partirlas "groseramente"en cachos más bien gorditos que uno se encuentre luego cuando come el pastel. Trish -la autora- recomienda cachitos de más o menos un centímetro de tamaño:

Las galletas tras un trabajito fino

Después está el tema del "merengue". 
La autora dice "parte las galletas en trocitos con el merengue", un punto de su receta que no he sabido como interpretar. Yo lo resolví con 40 gramos de claras batidas a punto de ídem ( =merengue ) y después seguí el asunto un poco a mi bola: añadí los dos huevos ligeramente batidos al chocolate, incorporé el azúcar y el cacao, acto seguido le metí las galletas y solamente al final, empleando los movimientos suaves y envolventes de mano con los que las concubinas romanas hacían rematar la faena a sus clientes más plomazos ( ¡oh cielos!... ¿qué barbaridad acabo de decir?... ), sumé el merengue a la ecuación principal...

Aquí, todo el lío preparado

A estas alturas mi infeliz progenitora había descubierto que "Van Helsing" no era una muestra de cine  alemán independiente subtitulada y componía elocuentes caras de susto cuando "esas chicas tan monas y risueñas" que salían con el malo se ponían de mal humor y sacaban su verdadero rostro:

                             
"Si es que todas parecen unas mosquitas muertas
pero cuando les llevas la contraria, ¡fiuuuu!"
(reflexion vital de cualquier buena madre que se precie)

...y si llegaste hasta aqui...¡ya está todo, cariño!: echa el resultante en un molde forrado de papel film o en su defecto uno de silicoña como el que yo tenía preparado:

Hoy necesitábamos uno alargado...
¡Lo sentimos, Silcoña-Blue!

Y si estás reconstruyendo en tiempo real todo el proceso de elaboración, ¡enhorabuena!, porque ahora solo tienes que meter el molde a la nevera y esperar a mañana para hacer la degustación, con lo cual podrás seguir viendo "Van Helsing" explicando a la progenitora de turno quien es el malo y quien no., que la verdad con tanto bicho se hacía un poco complicado.

Momento en que toda señora mayor se da cuenta que ese señor
de la coleta que habla tan fino no es trigo limpio

Al día siguiente abrimos la nevera, sacamos mi creación y......he aquí el resultado:

Vale, no está precioso, pero el sabor, ¡ah, el sabor!...

Cuando metes la cuchara ( o el dedo ) en el "Pastel a la galleta de Emmanuelle" vas a tener reminiscencias de tus momentos de niñez, aquellos en los que introducías el dedo en el bote de la "Nocilla" o la "Nutella" para luego chupártelo con delectación: ¡ahhh, aquellos vicios solitarios de la juventud!... a continuación experimentarás fuertes sentimientos de remordimiento y culpabilidad por esa vocecilla asquerosa que nos ha generado en las tripas la educación esta tan rollera  del siglo XXI, esa que cacareará: "¡te vas a poner gordo!...¡esto no es sano!...¡has consumido en cuatro cucharadas el 80% de tus necesidades calóricas del día!" y porquerías semejantes.
Vale, ni la Doctora Amor ni Jennifer López recomiendan el "Pastel a la galleta de Emmanuelle" para el desayuno diario pero cuando puntualmente desees rescatar aquellos sabores de la infancia perdida, aquellos años dorados en que no te preocupaban ni la operación bikini ni tus niveles de triglicéridos en sangre, ¡concédele un homenaje a la nostalgia! y mete un pastel de Emmanuelle en tu próxima reunión social...

Emmanuelle en evidente asociación con Tarantino y sin 
trazas en sus muslos de haber catado el pastel que lleva su nombre

¿Entonces?...¿cabe hablar de otro éxito de "un-angel-kitchens"?...¡por supuesto! 
Ahhhhh,, ¿no me será necesario un vestido sencillito para celebrar este Success?

Vestido sencillísimo para una ocasión especial 
o para un party algo más informal




....una vez más, gracias por el interés, buen fin de semana,  ¡buena vida a todos! y...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...