lunes, agosto 27, 2007

AGOSTO


No me gusta dejar marcharse Agosto.
Intento abrazarle fuerte, como abrazo a mi amado en el momento del adios, intentando retenerle, tratando de decirle con mis brazos "te quiero, no te vayas".
Pero Agosto se va, como se marcha mi amado, dejándome sentado, con todas las puertas abiertas para que se cuele el otoño, los ojos color Septiembre ( un poco tristes, un poco oscuros ) y la luz dorada y las hojas secas revoloteando por la casa.
...claro, Agosto volverá como vuelven las golondrinas, pero hasta entonces quedan "muchos meses con erre", que decía mi abuela, y muchos días de suave y gris melancolía, esperando que vuelva.
Que vuelvas.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo