martes, septiembre 22, 2009

SIN TITULO



A veces
llevas tanto tiempo con los ojos cerrados
que al abrirlos
y ver la luz
crees que es amanecer.
Pero amigo
estuviste demasiado tiempo a oscuras
y perdiste la noción
del ritmo de la claridad y de las sombras.
Y lo que pareció amanecer,
déjame que te diga,
era tan solo otro suave crepúsculo.
...entonces no...
...no vuelvas a hacerlo...
Manten la mirada alta
y pon una pequeña luz en el camino
esperando que
de verdad
amanezca.

sábado, septiembre 19, 2009

LA FILOSOFIA DE LOS PÁJAROS


No tengo tiempo...

No tengo tiempo para buscar, no tengo tiempo para soñar.
No tengo tiempo para lo que quiero hacer y muchas veces tampoco para lo que DEBO hacer.
No tengo tiempo y, sin embargo, no voy a ningún lado.

Soy como esos pequeños pájaros que un día se te cuelan en una habitación y no paran de volar a toda velocidad chocando contra todo, sin saber donde están ni donde se encuentra la salida.
Como si en el mundo de los pájaros existiese la creencia de que, si golpeas el suficiente número de veces contra una pared, acabarás por hallar una salida.
Sin saber que la salida es cerrar los ojos, detenerse y permitir que unas manos te recojan con suavidad para dejate en el alfeizar de una ventana, con el mundo enfrente a ti.

Mi habitación es grande, y soy demasiado rápido para esas manos, tus manos...

¿Llegarán cuando sea demasiado viejo o esté demasiado cansado para seguir volando?

A veces, como ahora, me acurruco en rincones de la habitación donde sé que esas manos no me pueden encontrar y cierro los ojos, y sueño, pero como dice la canción, nunca sueño en gris.
Sueño mundos resplandecientes, verdes y azules, en los que me echo a volar y me pierdo hasta desaparecer.

Otras veces sueño que me sorprendes, y en vez de intentar huir me quedo acurrucado en el hueco caliente de tus manos.

La filosofia de los pájaros.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo