martes, diciembre 06, 2011

DIARIO NAVIDEÑO: DÁNDOLE VUELTAS AL TARRO


...tras encontrar una estupenda página donde además de dar el resumen diario del apretado programa de Santa Claus en estas semanas pre-navideñas, puede uno seguir día a día el parte meteorológico en el Polo Norte. Venga, venga, hay que implicarse, no puede uno sentarse en el sofá con el calcetín colgado de algún sitio esperando nada más que llegue el gordito de traje rojo a rellenarlo de cosas que nos gusten, hay que profundizar en el entorno y la problemática del gordito. Asi, cuando nos deje los calzoncillos o la loción para después del afeitado de todos los años, podremos empatizar con su situación y valorarlo con la perspectiva adecuada.
Por de pronto, según la misma fuente, hoy en el Polo Norte tiempo soleado y ¡-15º!...me parece mucho para el Polo, ¿no?...
( tras comprobar la información en una página seria sin renos ni señores con traje rojo )
...bueno, en la página seria pronostican soleado también y 5º pero de los fahrenheit...
( tras realizar la conversión a grados Celsius )
...¡canastos, pues si, -15º!...daré por fiable entonces la información del gordito de traje rojo.
Además de esto en mi diario: sigo sin decorar nada más que el blog, todavía no me animé a sacar historias  para adornar la casa, ni siquiera desembalé el arbolito que mi mamá me regaló ( estuve de noche, podriamos contar con los dedos de una mano los minutos que paré en casa con los ojos abiertos, jeje )...pero ojo, justo ayer que empecé yo con mi decoración navideña bloguera, ¡empezó el ayuntamiento local con el alumbrado navideño!...¡milagros de la Navidad! Quien iba a decir que ibamos a tener a la vez el mismo impulso yo y el alcalde del PP que tengo adjudicado por votación popular...
Y poco más, o bueno, quizás añadir que en mi estado interior me cuesta alcanzar un estado de tranquilidad y calma, me preocupo pensando cosas que no sé si tienen fundamento y con eso no disfruto el momento presente. Otro estado natural del bicho humano. Si no nos hubiesen dado la facultad de pensar tanto, estaríamos comiéndonos un plátano como nuestros colegas con más pelo y no andaríamos dándole vueltas a la cabeza. Es que me da rabia, ando predicandome constantemente a mi mismo que disfrute del momento presente y me preocupe de las cosas cuando lleguen, y, sin embargo, siempre encuentro razones para comerme el tarro. 

No, que lo haga todo el mundo no me consuela para nada.

...en fin, y esta es la anotación del día a eso, 19 días de Navidad.

¡feliz idem!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...