viernes, noviembre 06, 2009

CUANDO TE LLEVAN LOS DIABLOS


...cuando no sabes si sientes demasiado poco o si sientes demasiado, cuando buscas en su mirada la respuesta y la respuesta es azul como el cielo, que te contempla sin decir nada...

¿Hasta donde te permites soñar, acostumbrado al desengaño, a sentir dolor?

Caminas a su lado por el borde del abismo, cierras los ojos y te coges de su mano, aunque no sabes si en verdad te dejará caer...y su gesto es cálido y amable, pero hay tanto sendero peligroso ante los dos...

¿En qué te permites creer? ¿cual es el alcance de tu deseo?

Quieres confiar, y el corazón se mata con la cabeza discutiendo quien lleva la razón...

...entonces recuerdas su mano en tu pecho y te dejas llevar por los sentidos, sólo un momento, y vuelve la sombra de su rostro, esa sonrisa a un momento de tus labios, la forma en que sus dedos se enredan acariciando tu pelo...

..y a pesar de todo revientas la casa, prendes fuego a tu vida y sales corriendo como si no dejases atrás nada que mereciese la pena ser salvado de las llamas, porque temes al dolor, temes volver a sentir el desengaño, y la soledad, y la pena...

¿Qué es lo que necesito? ¿cual es esa bendita PRUEBA DE FE necesaria para creer en ti, para darnos una esperanza, para no salir volando antes de haber empezado siquiera a intentarlo?

...hoy, como ves, me llevaban los diablos..


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo