sábado, agosto 31, 2013

TU PROPIO MUNDO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE UN EXTRAÑO


31 de Agosto.
El verano ya se nos fue a tomar pol saco, como aquel que dice, y prueba de ello es este día que he pasado al aire libre en el que todo me hablaba de lo mismo: 
...el famoso viento del nordeste que barre el cielo de nubes y no deja subir la temperatura un grado más allá de los 20... 
...las calles un poco de más de vacías, vacías y creo que agobiadas también pensando que dentro de dos días es lunes, es Septiembre y los restos de la magia estival van a desaparecer definitivamente.
Y estaba yo y mi compañía, todos en parte disfrutando el relámpago de calma y todos con un poco de congoja interior temiendo ese invierno burgalés que se hace infinito...
Entre todos hemos decidido reirnos, obligar al verano a firmar un trato ( "el 21 de Junio del año que viene todos aquí, y si es antes mejor" ) y después hemos hecho de turistas, contemplando mis calles y mi ciudad como si no fuesen mías.
Es un ejercicio interesante, porque a ojos del extraño tu vida y tu mundo tienen mucha más luz de la que habitualmente le reconoces. Qué pasará, ¿que desarrollamos tolerancia hacia nuestro diario suministro de felicidad y en busca de dosis mayores siempre ponemos los ojos en lo que está mucho más allá de aquí?...no lo sé, pero ya ves, parpadeas cuatro veces, te sacudes de la vista el polvo y tu propio mundo de repente te parece brillante y nuevo.
Yo hoy lo hice, y lo vi todo así:















Evidentemente, no puedo dejarte sin una canción, y para esta onda suave de tarde de final de Agosto  la primera que se me ha venido a la cabeza es esta de Gabrielle. 

Gabrielle es una cantante británica a la que tengo cariño porque era parte de mi banda sonora cotidiana cuando a los 30 decidí volver a la universidad a echar por el retrete dedicar cuatro años más a mi reciclaje personal. Reciclaje cerebral, personal, animico y qué-sé-yo-qué-más, y aunque fue un auténtico infierno compaginar trabajo a turnos con el rollo universitario, lo logré y además me lo pasé muy bien.... 
...el primer año de la experiencia tenía yo un compañero abulense con unos ojos así como de ciencia-ficción -como digo siempre-, que parecían a ratos azules y según con que luz se volvían verdes o ( ¡brujería! ) ¡hasta fluorescentes! si le sacabas a tomar copas por los garitos nocturnos y le ponías bajo la luz apropiada. El muchacho no tenía ni idea de con qué serpiente pitón ( es decir, yo mismo ) iba a estudiar a la biblioteca o invitaba inocentemente a la habitación de su piso de estudiantes para hacer espantosos ejercicios de ingeniería química... pero cuando íba a la susodicha biblioteca a buscarle yo me ponía la música en los auriculares y por aquel entonces siempre sonaba Gabrielle como banda sonora de aquello que no fue ni historia de amor ni nada, solamente un calentón cerebral de un servidor, jeje.
No estoy muy al tanto de lo que ha hecho ella en su carrera desde entonces, sé que ha sacado un par de álbumes más y está pendiente otro para este 2013, pero de momento me queda su música de entonces asociada al sentimiento de aquella temporada...esa cosa como de haber retrocedido de repente quince años en el tiempo y vivir una "segunda juventud" con el aliciente adicional de aquellos ojos especiales esperándome en el portal para ir juntos a clase cada mañana...


Y encima sábado.

Disfrútalo, ¿vale?

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...