miércoles, diciembre 19, 2012

6 DIAS PARA NAVIDAD Y EL FIN DEL MUNDO A LA VUELTA DE LA ESQUINA



Pues sí.
Hoy mismo en un respetable periódico nacional dedicaban un largo artículo en sus páginas centrales hablando del asunto este, que buena parte del mundo se toma a chufla y otra parte aguarda con terror y los bunkeres contratados para pasar por lo menos la primera parte del apocalipsis en si mismo ahí atrincheraos recuperando la devoción perdida a todos los santos y pasándolas canutas en la madriguera.
Debo decir que en el susodicho diario el mensaje era de tranquilidad: los mayas -responsables del anuncio- al parecer no tenían presente entre sus conceptos el tema del fin del mundo, y de lo que hablaban era del final de una etapa y el comienzo de otra, algo así en un nivel más cultural-subjetivo-espiritual y profundo. Y que toda esta movida findelmundística solo se debe a la desquiciada forma de pensar y vivir de esta sociedad actual nuestra y el poderoso magnetismo que ejercen sobre nuestras retorcidas conciencias ese tipo de situaciones.
Que te voy a decir...
A ver si el día 22 puedo echarte pestes porque no me ha tocado el pellizco en la lotería que necesito para arreglar mi cocina y mi baño antes de que un día aparezcamos yo y mi bañera en el sotano del vecino, y no andamos ocupados corriendo a la cima de las colinas para escapar de la gran ola o esquivando meteoritos o quizás aguantando marcianos pelmazos que vengan a dar caña. 
...y con el transportin de mi gato en brazos, ¡cielos, no!...
Pero si es cierto, creo que lo suyo es ir mandando ya alguna señal apocalíptica y no permitirme trabajar mañana por la noche en vísperas del Armaggedon aguantando a los plastas de siempre, ni amargarme prematuramente con una cena cuñada-navideña que no va a producirse porque ya habremos sido reducidos a polvo cósmico. Quiero decir: hacer las cosas bien, joer, y no dejar que la buena gente de a pie pierda su tiempo en sus tristes y patéticas vidas de costumbre cuando les queda tan poco de disfrutar de su tiempo, de la gente que aman y de las cosas buenas que tenemos y que como siempre hay que esperar a tener colgando de un hilo para encontrar su encanto.
Mi propósito navideño es vivir cada minuto como si el fin del mundo fuese a ser el día siguiente, y beberme la vida con esa prisa y ese placer y ese delirio que solo dan la fugacidad y la premura...
...así que ¿porqué voy a privarme de los PAQUETES navideños que no tienen nada que ver con gastarse la pasta en el Corte Inglés?...


...una navidad no es navidad sin paquetes ¿no?...y mira que el muchacho no es guapo pero parece que lleva ahí metidos un par de calcetines de los de trepar montañas, uff, jajaja.
De esta forma tan elegante he logrado enchufar de nuevo a otro de estos pobres hombres a los que les pagan cuatro perras por posar en calzoncilos rojos con gorrito papanoelesco y que demuestran como está el mercado laboral de malo. Si usted lectora reconoce en la imagen a su propio hijo mediano solo piense que los medianos son problemáticos y que la cosa está muy chunga y lo mismo el chico se ha prestado a la pose para comprarle esos polvoroncicos que tanto le gustan, ¿vale?
...ay que dispersión mental, no sé si será la atmósfera armaggedonística o si seré yo en mi mismo que tiendo a dispersarme...pero vaya hay que rematar, y como remate otro tema más del disco navideño propuesto ayer y en el que el grupo "La Casa Azul" ( esos mismo que estuvieron a punto de representar a España en Eurovision con el tema de "La revolución sexual" antes que la sensata audiencia decidiese mandar al chikilicuatre aquel ) proponen este tema navideño muy en su línea y que yo lo sé, acabe o no acabe el mundo, te va a encantar...



...¿nos vemos mañana?...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...