domingo, abril 22, 2018

HECATOMBES INFORMÁTICAS Y REFLEXIONES FILOSÓFICAS SUBSIGUIENTES


Al día siguiente de publicar mi precioso post sobre Vitoria y debido quizás al esfuerzo sobrehumano invertido tanto en medios audiovisuales como en cuanto a creatividad derrochada, mi ordenador casero decidió que ya había hecho demasiado por el enriquecimiento cultural ciberespaciano y ¡chas!, de la noche a la mañana, "cascó".


"Cascó" quiere decir que al ponerlo en marcha la pantalla estaba negra y no había nada que pudiera yo hacer para sacarle de ese empecinamiento: encender, apagar, que si "modo a prueba de fallos", que si consultar al centro de soluciones que la marca oferta a los usuarios para no-resolver sus problemas... nada resultó y así hasta hoy.

Ejemplo de pantalla espeluznante en un ordenador.
No es la mía, pero también acoj...asusta mucho.

Como me pasa con casi todo, en vez de ir a la solución sencilla que es ir a la tienda y dejarlo para reparar, he perdido infinidad de tiempo con otras cosas que han resultado infructuosas: tenía un ordenador portátil pequeñito de esos que circulaban por ahí antes de que se popularizaran las "tablets" y, por decirlo breve, me ensañé con él.

La víctima, o uno que se le parece mucho.

Primero le intenté actualizar a Windows 10 ( porque llevaba años sin ponerse al día cogiendo polvo en un armario ) y el resultado fue nefasto, quedó lento cual caracol espachurrado.
Entonces me asaltó la vena ingeniosa, le hice una partición  al disco duro y le metí un "Linux" que tenía en un pincho USB ( que nadie crea que esto es señal de mis elevados conocimientos informáticos, más bien es reflejo de mi atrevimiento y mi ignorancia )...

¿Que "qué es Linux"? ¿que si me creo que es de lo que está hecho
ese pantalón mío tan mono que se arruga un montón?
Hombreeee, soy rubia pero no tanto...

Resultado: el "Linux" resultó ser una versión del año catapum que no me era compatible ni siquiera con el "youtube", y tras el experimento la otra particiòn con el Windows funcionaba todavía peor; si es que eso era posible.
Intenté deshacer el resultado de mis osadías, esto es, la partición creada, pero ahora no sé cual es la que tengo que "borrar" y encima al funcionar tan mal el lado "windows" de las cosas no puedo ni abrir el "administrador de discos" que se supone tengo que usar para hacer la faena. 

Más o menos esta cara tenía el "netbook"
a esas alturas de la película

Después he intentado "restaurar el equipo al estado de fábrica" pero algo debí fastidiar haciendo la "partición" porque ahora no me deja revertir a ese primer momento en que el aparato era virgen, puro y al que ningún desaprensivo había metido mano todavía ( es decir, virginal como yo mismo hace no mucho tiempo jejeje...bueno vale, sí que hace ya algún tiempo... ).

...pues sí, aunque no se crea yo también fuí en algún momento 
casto y puro como Laura Antonelli.

Total, que HOY  ( a estas alturas ya ayer ) por fin he llevado el PC averiado a arreglar, me lo van a presupuestar y me dirán qué es lo que le pasa y lo que me cuesta solucionarlo.
¿Que demuestra esto?
1º: Que los problemas con los cacharritos informáticos que pueblan nuestra vida cotidiana generan en el usuario un estado de ansiedad y de estrés que a veces llevan a cometer todo tipo de imprudencias.


2º  Que los seres humanos en general -y yo en particular -olvidamos con frecuencia que el camino más corto suele ser la línea recta y nos entretenemos horas y horas intentando hacer por nosotros mismos cosas que encargadas a quien de verdad entiende, serían mucho más rápidas y sencillas. Pero es que ocurre también muy a menudo -con muchas cosas en general pero SOBRE TODO con el tema informático- que hay una buena proporción del personal que no sé porqué se creen entendidos en la materia y luminarias de la tecnología en potencia y claro, luego pasa lo que pasa.


3º Que creamos unos lazos emocionales con los cacharros, sean "esmarfones", PC's, etc... que no sé, ¿a nadie más le parece que no es ni medio normal? ¿Qué hemos desplazado de nuestras escalas de valores para poner en su lugar la tecnología de alto standing?


...y todo empezando por mi, que para calmar mis ansias ando aquí parasitando el vetusto cacharro que mi mamá tiene en su casa. Vetusto pero que va como un tiro comparado con ese otro pobre del que me he ocupado yo personalmente.

En fin, y eso era todo, solo contar que era lo que me andaba pasando por si andabas preocupado por la falta de actualización de mi espacio. 
Ahora solo me queda transmitir mis agradecimientos a los autores de los estupendos chistes informáticos que han engalanado este post, mis deseos de una estupenda semana para toda esa legión de innumerables lectores que no para de darme soporte y ánimos y...¡nada, que nos vemos en breve!, tú a un lado y yo al otro lado de mi... ¿reparado PC?...¿o será de mi nuevo PC?...ay que angustia.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...