miércoles, marzo 20, 2013

SONGS TO SING(ing): SEVILLANAS DE LOS BLOQUES

Las tentaciones andan un poco flojas esta semana, supongo que con tanta nocturnidad ando con la líbido a la altura de la de un langostino congelado ( y eso que ser langostino y estar más frío que un polo de quince no siempre son cosas que van parejas, recordemos por ejemplo al famoso Rodolfo Langostino, el langostino más hot de la historia...)


...y en parte también porque me entra la "astenia primaveral" y ando con los niveles de motivación tan bajos que me está cogiendo polvo el triclinium que me decía mi querido Argax el otro día, jajajaja.
Una buena manera de sacudirse estas sensaciones es escuchar música y por ello vamos a una nueva entrega de mi aclamada sección musical, que en esta ocasión está protagonizada por la cantante Martirio ( esa artistaza más recordada por sus peinetas y sus gafas de sol que por su saber hacer musical que es ENORME ), con este temazo que hizo popular la frase "arreglao pero informal". Reducir la carrera de Martirio a estas sevillanas tremendas es una injusticia porque ella ha demostrado lo mucho que vale más allá de estas meras "anécdotas" que traigo hoy, pero es que ¡me encantan! y constituyen en sí mismas un documento sociológico de primer orden. La canción se me cruzó por la mañana y ya que hoy es día festivo para mí me parece buena manera de celebrarlo. Y mira que las sevillanas bajo mi punto de vista y mis apetencias me resultan un género que solo se valora y se disfruta en su justa medida dentro de la tierra de donde salen, aquí en el Norte no terminamos de sintonizar con el espíritu de la cuestión...que quizás estoy hablando nada más por mi mismo, ¿eh?, pero vaya, creo que de las sevillanas que puedo haber escuchado en mi vida ( que son bien pocas ) solo me gustan dos, y esta es una de ellas por lo transgresora y lo gamberra que es.
En primer lugar, The Lyrics...impresionantes:
Con mi chándal y mis tacones, 
arreglá pero informal, 
domingo por la mañana 
él me saca a pasear. 
Mientras va lavando el coche 
dejo la casa arreglá 
para luego, cuando venga 
no tener que hacer más ná. 
Taquitos de jamón, choquitos y gambas 
yo me harto de comer 
y por la tarde lo dejo 
pa que escuche el carrusel. 

II 
Con los niños por delante 
nos vamos al hiper. 
Mi marío tiene, por fin, 
la tarde libre, 
y a empujar los carritos, que ole, 
nos vamos al hiper. 
Ya se perdió, hay que ver que tiene briega, 
si lo sabré yo, 
este hombre en la bodega 
se lo gasta tó. 
El ascensor, se ha roto el ascensor, 
¡ay, cómo pesan las bolsas, 
pero qué gusto da ver 
los forladys que rebosan! 

III 
Es un diario, sentrañas, es un diario... 
Es un diario que mi marío 
me pida, sentrañas, es un diario 
que le haga lo del vídeo comunitario. 
Le dije bueno, 
pa qué le dije ná, 
con lo bien que estaba yo callá, 
pa qué le dije ná, con lo bien... 
le dije bueno. 
Mi perdición, 
por darle gusto, esa fue mi perdición: 
porque ya no hacemos ná de ná de na, 
sin el televisor. 

IV 
¡Estoy atacá, estoy atacá! 
Estoy atacá, 
mal palo en las costillas a ti te den, 
riapitá, mira que estoy atacá, 
por los traguitos que tú 
me haces de pasar. 
Cogé la puerta, 
estoy na más deseandito, 
riapitá, mira de cogé la puerta, 
y al salir, ¡salir corriendo como las locas! 
Estoy mala de los nervios, 
¡estoy mala de los nervios! 
¡Ay qué hartura, Dios mío, 
riapitá, mira que me voy a la calle a pegar chillíos...!


Y ahora a cantar:


No te preocupes, amable lector, no concluyen todavía las songstusinguing porque si te han parecido poco, hoy resulta que tienen ¡extrabonus!: buscando una versión con un buen audio de las sevillanas de los bloques, escuché este temazo titulado "Mil calorías" que demuestra hasta que buen nivel puede llevar Martirio el asunto musical autonómico de su tierra con un sentido del humor tremendo. Esta sí es espectacular, y se la dedico a todos los sufrientes preocupados por los kilillos de más que cogieron el año pasado y que se les han pegado al lomo como garrapatas sin intenciones aparentes de apearse de ahí jamás de los jamases.

Yo empiezo el día con las mil calorías,
y a eso de media mañana, me entra
una flojera, D. Manuel,
que me tengo que sentar.


Y me voy a la nevera y qué apuro,
lo que haya me lo como, seguro
y me dan unos temblores
y me dan unos calores, D. Manuel
y me tengo que acostar.

Y yo quisiera, como lo pienso lo digo,
te lo juro, lo que yo quisiera
es volverme invisible, D. Manuel
y que nadie me viera.


Paseando por la calle el otro día
me encontré con una amiga mía.
Y estaba, de verdad,
que es que no me lo creía:
se había quedado encanijá.
Yo no sé cómo puede, te lo juro,
ni lo sé ni lo quise preguntar,
¿cómo se puede vivir, D. Manuel
sin comé de ná?


Suerte que tiene, como lo pienso lo digo,
te lo juro, hay que ver qué suerte tiene,
porque el aire a mí me engorda, D. Manuel
y el vino no me conviene...

Me dicen la gordi, ¡y a mí que no me digan!
total, yo por arriba no,
yo lo que tengo es barriga.
Y eso se pierde en un rato,
que yo no estoy como otras, D. Manuel
¡que se les caen las carnes por los zapatos!


Porque yo nunca fui,
como lo pienso lo digo, te lo juro,
un carro-carne
¡mi hermana si que era gorda, D. Manuel,
mi hermana Carmen!

Y no paso hambre, yo voy a D. Manuel.
Y estoy contenta con él
porque me trata mu bien,
me deja comé y no paso hambre.


Tiene paciencia conmigo,
él me pone unas ampollas,
D. Manuel, muchas gracias,
D. Manuel, me ha convencío.
Y yo sigo con el plan,
lo malo es que, además de las pastillas,
dice que tengo que andar. 


...ay pero que polifacético me estoy volviendo, me estoy resultando a mi mismo un "espacio de culto", jajajaja...pero claro, es que yo siempre me he tenido mucho cariño...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...