miércoles, junio 04, 2014

ANGEL KITCHEN'S: HOY, BIZCOCHO DE NARANJA RAPIDISIMO


Aprovechando mi día libre y que con el buen tiempo la progenitora se ha ido a hacer piernas por ahí, me ha asaltado el diablillo culinario y sentándose en mi hombro ha susurrado: "eh, ¿porque no hacemos algo rápido y facilito que deje a todo el mundo impactado?".
No es tarea fácil, porque quería cacharrear pero tampoco pringarme demasiado, tu ya me entiendes, y además tenía que improvisar con lo que mi amada madre tenía en la nevera ( con el riesgo de que al llegar a casa y ver mi obra podría ocurrir que abriese la nevera, pusiera cara de asesina en serie y preguntase "donde están mis huevos" o alguna grosería parecida ).
Pero hombre, soy un "homo tecnologicus", ¿para qué están los interneses sino para buscar esos chollos de recetas con la combinación mágica de "esfuerzo mínimo-resultados máximos"? Así que me he metido en el internete propiamente dicho y he revuelto un poco hasta dar con esta receta que se correspondía con las existencias de mi despensa ( perdón, de la de mi progenitora ) y que parecía sumamente sencilla.
He aquí los ingredientes:

1 naranja mediana.
3 huevos.
170 ml de aceite de girasol.
170 g de harina.
250 g de azúcar.
1 sobre de levadura química.
Nuez de mantequilla.

Como me estoy currando mucho esto de los posts culinarios, he aquí mi composición de las anteriores sustancias así en plan bodegón. Que hoy me he puesto tiquis-miquis y hasta lo he pesado todo, jajaja.


...no había cantidad suficiente de aceite de oliva reconocible ( "reconocible" viene porque la progenitora acostumbra a guardar el aceite usado en una botella de cristal que en su momento también fue de aceite, y ya una vez ocurrió una catástrofe de proporciones mayúsculas al utilizar yo en unas magdalenas un aceite que había sido empleado previamente para freir pescado ), por tanto me decanté por 170 gramos de mantequilla que derretí en el microondas.
El molde, como no, fue este viejo conocido, ya que parece que me está dando buen fario y en su interior solo cosecho resultados positivos:


Bien, pues esto es fácil que te mueres: troceas la naranja -pelada- y la pones junto con la mantequilla, el azúcar y los huevos en ...¡aaaaaaaahhhh, EL VASO DE LA BATIDORA!. 
Adoro la palabra "batidora".
Cuando en las instrucciones lees esa palabra mágica implica echarlo todo en montón, meter el aparato, apretar el botón y aaaaaaaahhhhh ( de nuevo ), gracias a los prodigios de la técnica en un plis-plas tienes media receta hecha. Como muestra lo que ves a continuación, que he tardado más en redactar el presente párrafo que en reducir los ingredientes a esta situación:


Por alguna razón que no entiendo luego no podemos seguir mezclándolo todo con la batidora: ahora debes verter esa mezcla con cuidado en el bol donde previamente pusiste la harina y la levadura, y darlo vueltas hasta conseguir una mezcla homogenea.
He aquí un emocionante documento en el que un servidor menea con salero las varillas obedeciendo al pie de la letra las instrucciones. "Ayyy, como todo lo menees igual, tienes que ser la bomba" corresponde que diga ahora algún admirador, jeje.


Y ahora, a mi molde-pata-de-conejo: como puedes ver, así en la distancia no hay muchas diferencias con aquel momento-tocinillo de hace unas semanas:


Si has sido hábil habrás puesto a calentar el horno a 180º mientras hacías todo lo anterior para que la receta sea aún más ultra-rápida y ahora no tengas más que meter tu creación en el horno y esperar 30-35 minutos hasta que ya sabes, metas una aguja y te salga limpia, entonces el asunto se supone que está terminado.
Ay, el horno.
Mi bestia negra.
Mi mamá tiene un horno de esos pequeñitos que parecen un microondas vistos por fuera y que puedes cambiar de sitio si te apetece. Un artefacto diabólico que solo entiende ella y que cada vez que he querido someter a mis órdenes se me ha encabritado, y chamusca las cosas dejándomelas crudas por dentro. De hecho solo le faltaría disponer de un pie mecánico en el interior para darle una patada a la preparación en cuestión y poder espachurrármela en la cara o algo parecido.
¿Qué ocurrirá esta vez? ¿superaré la maldición del horno materno?...que San Jordi Cruz nos asista...


...y cuando hemos desmoldado...


¡Pero si está precioso!


No quiero resultar presuntuoso pero creo que esto ha sido una vez más OTRO éxito de...

ANGEL KITCHEN'S

...pero como siempre, la opinión de los comensales, en "comentarios"...


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...