domingo, diciembre 08, 2013

¡INFILTRADAS! ( 5 )

Como viene siendo habitual, antes de que nos hayamos podido tomar un respiro la vida se nos jode y se nos precipita. Y lo peor es que esta vez no puedo echarle la culpa a ninguna de las Invisibles, porque al  final he sido yo la que ha vuelto a echar la pelota a rodar tras nuestra fiesta en el lesbian-jarcor-parti con la Sole.
No sucede al día siguiente: el "día después" es una jornada de reflexión en la que todas estamos con una resaca de espanto metidas en nuestras habitaciones. Bajamos al comedor nada más para tomar unas menta-poleos y unas manzanillas, pero sin hablar ninguna con las otras porque no nos aguantamos más que cada una a sí misma y muy a duras penas.
Tan solo a la hora de la cena, cuando bajo con un cuerpo de asco y el dolor de mi cadera aullando como si tuviese un chino con un berbiquí agujereándome el mismo hueso, se produce la primera interacción.Mientras estoy dando sorbos a la tercera infusión del día, con las gafas de sol puestas y una cara de las de hacer llorar a los niños pequeños, aparece Reme con Úrsula, nuestra gran gurú, que con ese chandal rosa, el pelo en un terrible moño en lo alto de la coronilla y una mascarilla de algo verde en la cara, supongo que provoca pequeños cortes en el funcionamiento de todos los marcapasos de la sala.
Apenas las ve sale un jilipollas de la nada con su polito de lacoste a decirlas:
"¿Que pasa chicas? ¿Listas para otra juerguecita y unos güiskises?"
La Reme se marcha corriendo a los WC ante la palabra "güiskise", pero Ursula ( nuestra Ursi ) compone una tremenda expresión de Ava Gardner tras una noche loca y le dice al jilipollas:
"Lo siento cariño, mamá tiene que acostarse pronto esta noche. Mañana hablamos, ¿eh pimpollo?"
La Sole, que acaba de aparecer bajo una gorra de ciclista con la visera vuelta para atrás como un rapero venido a menos, queda paralizada sujetando en la mano un plato con un huevo frito y un trozo de pan en la otra mientras visiona el momento star-system de la Ursi.Menos mal que la propia gorda le hace un gesto de por-favor-sientese y agarrando un yogur griego con gesto fiero nos susurra:
"Menuda habéis preparao con el lesbian-parti. Ha salido hasta en el informativo local " y componiendo voz de profesional de las noticias dice "Graves disturbios en un local de ambiente de la ciudad: se produjo la explosión de un vehículo y una mujer resultó hospitalizada tras el estallido de sus dos implantes mamarios de silicona" tras decir esto mete la lengua en el vasito del yogur de un modo un poco obsceno, luego saca la nariz de ahí embadurnada de algo blanco y gruñe "¿no íbamos a ser discretas, coño?"
Por suerte Sole parece salir de ese estado de monjita catatónica en el que lleva sumida desde que llegamos aquí y le sisea en un tono que a pesar de ser así´siseado creo resulta audible para todo el comedor:
"...oye ursulita de los cojones, ¿porqué no dejas de leernos la cartilla y organizarnos la PUTA VIDA? Si no te ves capaz de tener la bocaza cerrada lárgate a otra mesa y déjame comer el huevo frito tranquila, ¿vale?"
"Oooooh, perdonen, no quería molestarlas, señoooooras" dice la tontalculo de la Úrsula poniéndose de pie y echando su silla atrás con un golpe de culo que casi la hace caer "Las dejo que sigan con sus cosas, poniéndose en evidencia y echando a perder todos los planes. Pero ya os lo dejo clarito: Reme y yo estamos muy hartas y estamos considerando la idea de largarnos por nuestra cuenta, ¿vale?"
No sé si es cierto, pero si se trata nada más de algo pensado para mosquearme, consigue su función.
"Reme nunca nos dejaría a nosotras dos" respondo en un tono que haría sentir frío a los pingüinos en el Polo "Igual te llevas una sorpresa y la que te quedas sola con el jilipollas del Ernesto eres tú"
La Úrsula me mira con una cara como de conmiseración que me saca de mis casillas
"Ay Udiii bonita, que poco te has enterao de como ha cambiao la historia, hija. Reme está harta de amargadas como vosotras que no hacen más que recordarla todo el tiempo lo vieja y lo inútil que es. Yo la he mostrao el lado divertido y sexi de la vida, y ha decidido que si tiene que elegir con quien seguir camino, lo va a hacer conmigo. Así que a ver como os lo montais las dos listas, sin ella que es la que saca el dinero de los cajeros y sin mi que soy la que para el tiempo... igual cuando se os acabe la pasta os tenéis que replantear la chulería esa vuestra, ¿no?..." deja que sus palabras calen en nosotras y luego ilumina su enorme carota con una sonrisa benevolente "...pero no pasa nada, nuestro corazón es todo bondad y estamos preparadas para atender vuestras súplicas, ¿vale nenas?"
La muy puta se marcha metiendo la lengua en su vaso del yogur y mirando con cara concupiscente a todos los viejetes salidos, dejándonos a Sole y a mi muy nerviosas, ella aferrada a su huevo frito y yo a mi menta-poleo.
"Coño, Udi, es que lo que dice es cierto" me termina por cuchichear la Sole preocupada " Si se largan ella y Reme, ¿como vamos a conseguir dinero?"
No me gusta sentirme ni chantajeada ni presionada, pero tenemos que hacer algo por lo menos para recuperar a Reme en nuestro bando o la aventura se acabó. ¿Como vamos a subsistir dos viejas sin un duro en el mundo exterior?...
"A ver, ¿no sigues compartiendo habitación con la gorda y el Ernesto?"
"¡No!" chilla la Sole pero bajito "Después de la fiesta de anoche se quedó a dormir en la habitación de la Reme que también tiene dos camas, ¡y esta mañana ha venido a por sus cosas!...solo me ha dejao a Ernesto porque dice que él y yo tenemos mucho "filing", ¿qué me dices?."
"Bueno, si tenemos al chucho tenemos como aquel que dice un rehén" digo en voz alta pensando para mi misma "aunque si te lo ha dejado a ti creo que es porque lo ve como un miembro de la tripulación sacrificable...oye, ¿te ves capaz de cortarle una oreja a Ernesto y dejársela a Ursula en la puerta de la habitación en plan medida-de-presión?"
"¡Udi, cojones, no! Hay que pensar en otra cosa por favor" me chilla bajito la muy blanda.
La única alternativa es que yo pueda hablar con Reme en un aparte y comerle la cabeza como sólo yo sé hacerlo. Ella es una mujer de carácter débil y si la meto un poco de presión va a estar comiendo de mi mano en cinco minutos...
...sin embargo de momento la conversación parece ser que no va a tener lugar porque al momento vuelve a nuestra mesa la Úrsula tirando del brazo de una Reme de color amarillo y nos dice con aire conspiratorio:
"Mañana a las 9:00 A-EME en la puerta de la sucursal. Es la hora en que llega el furgón con la pasta para rellenar el cajero. Después si queréis hablamos, repartimos y cada una por su lao. Para que veas si somos buenas que podíamos dar el palo Reme y yo solitas pero no queremos dejaros en la ignominia."
"Indigencia, jilipollas" tengo que gruñirla "Dejarnos en la indigencia."
La gorda cacarea una risotada, agarra del brazo a MI Reme y se la lleva a rastras cuchicheando como si ellas dos fuesen las únicas conocedoras de secretos super importantes y super divertidos, pero algo en la cara de la Reme me hace pensar que no tiene las cosas tan atadas como ella, La Gran Úrsula, se cree.
"¡Joder, Udi, entonces van a hacerlo!" me dice la Sole olvidada de su huevo frito "¡Vamos a atracar un banco!"
Yo miro a un lado y a otro y le digo en un tono oportunamente bajo
"...pues sí!!!...no vas a poner una nota en el tablón de la recepción con las actividades para mañana, ¿verdad?""
Sole mira con ojos lúgubres a un lado y a otro, luego mira arriba , apunta con un índice al techo y responde:
"Pero alguien se va a enterar, Udi..."
Pienso un poco quién puede estar ahora en el piso de arriba causándonos problemas, pero luego veo a la Sole santiguarse y me tengo que agarrar a la mesa para que no se me lleven los diablos.
"mecaguenlaputaSolenomejodas, conflictos espirituales ahora no"
"¡pero es que es pecao!" chilla como un ratón "¡vamos a condenar nuestra alma inmortal!"
Tengo que resoplar y replantearme si marcharme dignamente, si debo saltar y apretarle ese pescuezo chuchurrío hasta que saque la lengua o decantarme por tratar de llevar una conversación inteligente. Al final opto por la última opción: vuelvo a inclinarme sobre la mesa y argumento:
"Hay algo que no entiendo Sole hija: ayer mismo estabas pensando en bajarle los pantalones a los tíos del furgón mientras la puta de la Ursi detiene el tiempo para el atraco, y ahora me vienes con que es pecao....¿PERO DE QUE COJONES VAMOS SOLE POR DIOS?"
"Pues que una cosa es hacer bromas con ello y tal y otra es hacerlo en serio...piénsalo Udi, que hasta ahora no hemos hecho nada malo a propósito porque solo hemos sido cuatro viejas asustadas que no sabían donde ir con lo que les estaba pasando, pero coño, atracar un banco ya requiere alevosías y premeditación, ¿no lo ves?...no solo vamos a condenarnos al infierno, es que además si nos pillan ¡que nos van a pillar! vamos al talego directas. ¿has pensado eso?"
"A nuestra edad ya no nos meten al trullo" digo aunque no demasiado convencida "en caso que nos pesquen, que lo tienen dificil, lo más que van a hacer es meternos en una residencia para viejas sociópatas a ver si nos arreglan, y eso si no nos llevan a un laboratorio y nos sacan el cerebro de la sesera para ver porqué hacemos las cosas que hacemos..." como la veo escéptica me tiro por la vena mística y añado " pero no ves que si el Señor nos ha dao estos dones es pa algo"
"¡Siii, pero para hacer el bien, Udi, nunca el mal!" me suelta la muy cretina como si el mundo no nos hubiese hecho bastante mal a las cuatro con el paso de los años "Y robar bancos es malo"
Mierda de educación religiosa. ¿Porqué en nuestros tiempos no había la educación vial esa que dan ahora en los colegios o como cojones se llame?
"Bueno, igual es para que hagas como el robin-jud" aventuro.
"¿robinjud?¿quien es el robinjud?" dice recuperando el huevo frito que había descartao, lo cual interpreto como una buena señal.
"Pero que inculturidad tenéis, no sé como habéis subsistido por el mundo. El robin-jud era el tío ese de las mallas verdes que vivía en los árboles..."
"ah, el piterpan"
"no"
"¿el tarzán?"
"no, el robin-jud, cojones. El que robaba a los ricos para dárselo a los pobres."
La claridad inunda un instante el cerebro de recluta trastornao de la Sole y se le ilumina la mirada.
"¡Aaaah, ese! ¡El de las flechas!"
"Ese. Pues igual no pasa más que el dios de los coj...igual pasa que Dios quiere que hagas el bien y dediques un tercio de tus rapiñas a ayudar a los más necesitados...¿no has pensado que igual por eso te han dao un superpoder?"
"Un tercio" murmura pensativa. Luego me mira recelosa y pregunta "¿y tu también se lo vas a dar?"
"¿el qué?¿el tercio? Ni hablar. Yo soy atea y republicana, me hago cargo de mis propios pecados, no te preocupes."
La Sole vuelve a abandonar su huevo frito, se revuelve los pelilos de su cabeza y termina por gemir:
"Ay Udi yo tambien quiero ser republicana como tu, pero ¿y si es verdad lo del infierno y pasamos los años sin término esos que decía el cura asadas como pollos?"
"Pues no te preocupes porque cuando vayamos al otro barrio yo voy a hacerme responsable de tus pecados y los míos, y si me preguntan les diré que tu no querías hacerlo pero yo anulé tu mente y te convencí."
"Ay no Udi no, que allí lo saben todo y van a darse cuenta que es mentira"
Al final, claro, salto.
"BUENO PUES HAZ LO QUE TE SALGA DE LOS COJONES SOLE QUE ME DUELE MUCHO LA CABEZA Y YA NO ESTOY PA MÁS CHORRADAS"
A la Sole casi se le escapa la dentadura postiza por mi cambio de registro vocal pero antes de que pueda decirme nada, ¡tachán!, aparece el jilipollas del Rogelio ( mi fan-fatal de la playa ) que pone cara de tío cachondo y dice:
"¿Qué les pasa a las señoritas? ¿Puedo echarlas una mano?"
Como ando un poco fuera de mí misma, en vez de mandarle a tomar por el culo le digo:
"Pues aquí mi amiga, que tenemos que hacer una cosa que es pecao pero le da miedo condenar para siempre su alma inmortal."
El Rogelio se ríe con ese rollo suyo de actor de jollywood ("haa-haaa-haa") y le dice a la Sole que está acojonada por mi sinceridad:
"Mujer, a nuestra edad ya no podemos dejar pasar el tiempo sin hacer las cosas porque no nos queda mucho tiempo que perder y mañana no sabemos si lo vamos a poder ni siquiera intentar. Hágalo y si luego se siente culpable, se lo cuenta a un cura y ya está."
Sole parece haber visto la luz de pronto con ese argumentillo de tres al cuarto y le dice al otro
"Ay pues es verdad. Cuanta razón tiene, caballero."
"¿A que si?" le dice el muy zorro "Pues ahora por lo de no dejar pasar el tiempo y todo eso, ¿porqué no me deja un momento de intimidad con su amiga para que la haga una proposición?"
"¿A la Udi?" dice la Sole riendo algo sofocada "¡Huy con la Udi, que complicao lo tiene usted!...pero les dejo, les dejo, que no quiero interrumpir." me hace un gestito de guiño de ojo y la lengua apretando el carrillo que no sé qué quiere decir y sale de ahí como aligerada del peso de sus problemas personales.
Yo y mi menta-poleo nos quedamos echando chispas ( bueno, eso solo yo ) con el Rogelio ahí delante con aspecto de esperar que yo le diga "pero-no-se-quede-ahi-sientese" y una sonrisa injustificada teniendo en cuenta la cara de perro que le estoy poniendo.
Cuando pasan los suficientes segundos como para sentirme incómoda me termino por levantar sin dar tiempo a que el muy tonto los güevos me retire la silla y me largo con mi taza a la terraza de afuera esperando que interprete mi actitud correctamente y me deje un rato tranquila conmigo misma.
Pero claro, no: el muy idiota debe pensar que salgo ahí para charlar en la intimidad, y la verdad es que cuando salgo fuera y veo el anochecer color melocotón, las primeras estrellitas y el mar allí al fondo siempre como algo que merece la pena de ver, pues me da un poco por el culo porque parece que voy buscando una atmósfera romántica y bien saben dios, la virgen y los apóstoles de la Sole que lo que quiero es que me dejen vivir y no me toquen la castaña. 
Sin embargo es tarde para recular porque el Rogelio ya está ahí otra vez al borde de mi campo de visión como en la playa, en actitud de disfrutar mi perfil de pedrusco greco-romano y lanzando suspiritos para que no se me pase por alto que está ahí.
Como la situación amenaza prolongarse indefinidamente, me vuelvo a él y le digo:
"Mire Rogelio, es usted un hombre y le veo ahí con ganas de hacerme la proposición, pero antes de nada le adelanto que no quiero ningún rollo como el que me parece que usted busca con alguien de mi edad. Ya me quitó el Señor a mi difunto esposo de encima y no me quedaron ganas de aguantar a más tíos, pero en el caso improbable de que sacase el cuerpo de esta asexualidad mía que tengo, lo que haría sería pagar a un cachas de treinta y pocos para que se despelotase en mi cuarto y me dejase mirar y no sé si tocar un poco, ¡pero nada más, hombre! porque ya no tengo yo el chocho pa farolillos, ¿entiende?...que no es para hacerle usted sentir mal, es solo la verdad."
Como era de esperar el Rogelio no me dice "hombre si todavía no me ha visto usted desnudo", lo cual me podría hacer incluso gracia, ni se enfada ni me monta un chou. Al contrario, sin previo aviso me coge de la mano, pone cara de perro abandonao y dice:
"Pero Eudivigis, quien te ha hecho tanto daño como para que estés tan poco receptiva para el amor"
Parpadeo un momento para ver si he oido esa chorrada realmente o ha sido una alucinación, pero no, ahí sigue el Rogelio con su cara de mascota perdida y los pajarracos trinando entre la maleza y las estrellas cada vez más numerosas sobre mi cabeza.
Tengo una respuesta cortante y obscena en la punta de la lengua lista para ser disparada pero de pronto una Eudivigis espiritual que no soy yo se acerca a mi hombro y me susurra a la oreja:
"Qué te pasó, Udi...¿qué te ha hecho la vida para que seas así ahora?"
Me pasa toda mi puta vida por la cabeza, una vida que de pronto me parece absurda, anodina y desperdiciada y sin pedir permiso se me llenan los ojos de un ardor furioso que se traduce al momento en un montón de lágrimas llenas de rabia que me abrasan el rostro pero que no puedo contener.
"Mujer, no te pongas así" dice el tontolculo de Rogelio.
Yo me sacudo su mano furiosa, voy a decirle algo pero en su lugar se me centran las pupilas en los grandes ventanales que permiten ver los jardines desde el comedor y sin llegar a formular un deseo coherente siento el poder que sale de mi sin dirección ni control y...
"¡CRASH-CRASH-CRASH-CRASH-CRASH!" la placidez de la tarde se disuelve en una lluvia de cristales que vuelan en todas direcciones y desencadenan el pánico y el caos en el comedor.
"Hostia" dice el Rogelio atónito olvidado su momento latin-lover.
Yo no contesto, solo le largo un manotazo para liberar sus dedos de los míos y en la medida que mi puta cadera me permite, salgo corriendo en dirección a la playa para reclamarle al mar el instante de calma que en este momento creo  que me merezco...

...hombres...¿como no ha descubierto todavía nadie la manera de prescindir de ellos?

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...