domingo, febrero 14, 2010

LA IMPORTANCIA DE LAS PEQUEÑAS COSAS


Te hablo de esas cosas que resultan pequeñas a ojos del resto pero que conforman tu mundo y el mío. Cosas como tus dedos recorriendo despacio el contorno de mi rostro, o el balazo de ternura que me atraviesa el corazón cada vez que volvemos a encontrarnos.

El calor de tu piel cuando descansas la cabeza sobre mi pecho.

Tus manos cogiendo velocidad y levantando el vuelo a lo largo de mi espalda...

O el roce de tus labios en mi cuello diciendo en voz baja que me quieres.

Todo eso lo guardo en un puño y ¿ves?, ocupa apenas nada, pero de alguna mágica manera nos hace únicos, distintos de los demás.

De pronto salimos a la calle y olvidamos los paraguas.

Porque ahora,como dice la canción, la lluvia ha dejado de importar si estamos abrazados.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo