jueves, junio 01, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 2º PARTE)


Resumen de lo ocurrido: Lureen acaba de recibir la visita de un poli que le pone su mundo patas arriba... ¿o solo viene a enseñarle lo que siempre había estado ante sus ojos?...


"Unos minutos después conducía el vehículo con su hijo en el asiento trasero contandole a voz en grito todo lo que le había ocurrido aquella mañana en el colegio.
Lureen conducía seria, diciendo de vez en cuando "sí cariño" mientras pensaba varias cosas a la vez... pensaba en que el chico no parecía acordarse de Jack ni un momento, hacía su vida de chico sin preocuparse de nada ni de nadie. A veces ella sentía deseos de hablarle de su padre, de preguntarle si le recordaba, si le echaba de menos, si al menos sabía donde estaba, pero después se mordía la lengua y seguía callada.
"Quizás es un mecanismo de defensa de los niños. Quizás realmente él le ha olvidado, o cree que está de viaje en algún sitio, o que volverá algún día... no sé lo que puede pensar, pero tampoco quiero preguntarle, parece tan feliz..."
La actitud de su hijo acentuaba la sensación de irrealidad que se apoderaba de su vida desde la muerte de Jack, de repente parecía como si nada hubiese sucedido, como si nunca hubiese estado casada, la gente nunca la preguntaba "qué tal lo llevas, Lureen" ni nada parecido, nadie parecía darse cuenta del poco tiempo que hacía que se había quedado viuda, todos la trataban más bien como si hubiese pasado una gripe y ya estuviese recuperada. Esa actitud general la hacía pensar en algo oculto, en cosas y situaciones que se movían en la oscuridad, detrás de ella. Empezaba a mirar con desconfianza a sus vecinos, a la gente con la que siempre había convivido, con la que había coincidido en los bailes de la comunidad, en las bodas, los bautizos, los funerales, las fiestas y las celebraciones locales... eran las mismas caras pero sin embargo no eran los de siempre. Ahora la visita del policía no había hecho más que acrecentar ese sentimiento de... ¿como llamarlo?... de oscuridad, esa era la palabra. Sentía oscuridad a su alrededor, oscuridad oculta dentro de las casas y de la gente, y el breve encuentro con aquel hombre había terminado por poner su mundo del revés.
¿De verdad podían haber matado a Jack? ¿Alguna de esas buenas personas que veía a diario podía saber qué había ocurrido de veras? ¿Alguna de esas personas podía ser el asesino de Jack?

Frenó el coche de repente, abrió la puerta y se inclinó sobre la cuneta, notando una arcada subir por su garganta.

- Mamá, estás malita...

- No cariño... estoy un poco mareada, no es más que eso...

"Quizás sí me ha sentado algo mal. Quizás es más que mi imaginación."

Tomó aliento unos segundos y luego condujo muy despacio el breve trecho que le separaba de la casa, con el niño ahora silencioso observándola con carita de preocupación. Hizo un esfuerzo por sonreirle a través del retrovisor, luego vió al policía esperándola junto a la puerta y la sonrisa se le esfumó.
Bajó del coche a toda velocidad, cogió las cosas del chico y le llevó de la mano por el sendero de entrada hasta la puerta de casa, allí le dió su cartera y le dijo:

- Mamá va a hablar un momento con este señor, entra y ponte un vaso de leche, ¿vale?

El niño entró corriendo en la casa sin decir nada. Entonces Lureen se enfrentó al hombre con los brazos cruzados sobre el pecho y gesto decidido.

- Bien, no tengo mucho tiempo ni gran cosa que decirle, así que no voy a molestarme en hacerle pasar dentro. Qué es lo que quiere decirme.

El hombre sonrió un poco antes de decir:

- No soy su enemigo, señora Twist. Solo tengo interés en que este caso no quede impune.

- ¿Impune?... No sé si lo sabe, pero mi marido falleció en un accidente de carretera.

- Alguien encontró este cartel tirado en la cuneta, muy cerca de donde fue hallado el cadaver de su marido. El papel tiene dos grapas manchadas de sangre que muy bien pudieron estar clavadas en el cuerpo de su esposo.

El hombre sacó del bolsillo un papel arrugado y sucio que estaba a su vez guardado en una bolsa de plástico. Lo desplegó y lo puso delante de los ojos de Lureen.

"MARICON"

- Está escrito con sangre, que probablemente puede ser del señor Twist. ¿Qué le parece? ¿Qué me dice ahora sobre ese accidente?

Lureen había retenido la respiración y tardó unos interminables segundos en recobrar la capacidad de tomar aire y decir:

- ...porqué sale esto ahora. Nadie me dijo nada de esto cuando encontraron el cuerpo de Jack. Porqué me viene ahora con esta... esta mierda...

- Como le dije, alguien tenía la sospecha de que su marido podía haber sido asesinado. Se hizo un rastreo más exhaustivo de la zona y encontramos el cartel, a un centenar de metros del lugar donde apareció el cuerpo. Puede usted suponer que esto quiere decir dos cosas: que el mismo asesino o asesinos retiraron esto del cuerpo de su esposo y lo tiraron lejos, lo cual parece poco probable porque la intención del cartel en cuestión parece ser el explicar el motivo del crimen. O sino, lo cual es bastante más grave, que alguno de los policías que recogieron el cadaver se encargaron de hacerlo desaparecer para encubrir el asesinato como un accidente. Eso supondría que hay más gente implicada en esto de lo que uno se piensa. -el hombre hizo una pausa para estudiar el rostro de Lureen, que tenía la vista en el suelo y el dorso de la mano contra la boca- Comprende ahora mi interés en hablar con usted...

Ella meneo la cabeza negativamente a punto de echarse a llorar.

- Esto... esto es una pesadilla... No puede ser real. Quién querría hacer algo así... Jack era un buen hombre, no tenía enemigos.

- ¿Y el cartel?...¿Que me dice del cartel? ¿Cree posible que el señor Twist tuviese relaciones homosexuales?

"Ennis del Mar" volvió a decir la voz en su cabeza, y volvió a negar.

- Yo... no sé, ya no estoy segura de nada. Es más, no quiero saber nada. Si quiere que declare lo haré, si quiere que me presente ante un juez a decir que no sé nada lo haré. Pero no me siga preguntando cosas que ni puedo ni quiero contestar. Quiero dejar a Jack Twist descansar en paz. Aunque solo sea por mi hijo.

El policia la contempló pensativo unos instantes antes de decir:

- No muestra usted una actitud muy razonable, pero está bien. Lo dejaremos por ahora.
Aunque tenga presente que probablemente volveré, ¿de acuerdo?

Lureen se cruzó de brazos y no respondió. El hombre empezó el camino hacia su coche pero pareció pensarlo mejor, dió media vuelta y preguntó:

- Una cosa más, en relación a mi última pregunta. ¿Conocía usted a los amigos habituales del señor Twist? ¿Sabía de algún amigo que fuese..."especial" para él?

Otra vez el nombre de Ennis cruzó su mente como un rayo.

- No conozco a nadie. Pero le voy a hacer yo una sugerencia: ¿porqué no le pregunta eso a la persona que tan interesada está en investigar la muerte de Jack? Debe conocerle muy bien, lo bastante al menos como para relacionarle con ese horrible cartel que usted me ha mostrado hace un momento. Vaya y pregúntele.

- Quizás lo haga -respondió el otro con una sonrisa-. Muchas gracias por su tiempo, señora Twist. hasta la vista.

Cuando Lureen cerró la puerta a su espalda jadeando como si hubiese venido corriendo desde el colegio, tenía dos cosas muy claras: La primera, que era Ennis del Mar quien estaba removiendo todo aquello. Y la segunda que si podía, iba a dar con él antes de que todo saliese a relucir y alguien publicase en el diario local que Jack le era infiel con algún rudo muchachote.
"Vamos a tener una charla tú y yo, Ennis del Mar. Hablaremos sobre pesca, sobre ovejas y sobre la jodida montaña Brokeback."

No quiso esperar porque las cosas podían precipitarse. Aquella misma noche salió sola en su coche con un pequeño equipaje preparado, lo justo para pasar un par de días fuera, pero antes pasó para dejar al niño con su abuela.

- Tan grave es el asunto como para que tengas que irte en plena noche? -le preguntó su madre con gesto inexpresivo-.

- Lo es. Pero no me pidas ahora que te cuente nada, hablaremos cuando vuelva. SI todo va bien no estaré fuera más de dos o tres días- se acuclilló para dar un beso a su hijo- Se bueno, no des guerra a la abuela y mamá te traerá algo cuando vuelva.

Despues besó brevemente a su madre y iba a despedirse cuando ella la sujetó por la muñeca.

- Se trata de él, ¿verdad?

Lureen no dijo nada pero aguardó un instante.

- ¿Hay algo... anormal en su muerte?

Una vez más pesó más lo intuido que lo dicho y Lureen se sobresaltó.

-No lo sé, mamá... Dímelo tú.

- No, yo no tengo nada que decirte... sabes que no me gusta hablar por hablar, y ... si no estoy segura prefiero no decir nada.

- No me vuelvas loca -susurró Lureen interponiéndose entre el niño y su madre para mantenerle un poco al márgen de aquella conversación- De qué no estás segura.

Ahora su madre empezó a retorcerse las manos con los ojos brillantes.

-...tu padre nunca me dijo nada, yo no sé nada, pero hasta justo antes del accidente estuvo recibiendo visitas de gente extraña...también llegaban cartas...

-...cartas...

- Algo llamado la Liga de la Decencia Blanca...

-...Santo Dios...

- ...después todo cesó de repente, las visitas, las cartas, todo... pero tu padre está muy mal, le cuesta dormir por las noches y apenas come, tengo miedo de que caiga enfermo, algo le está volviendo loco y yo no sé como puedo...

Lureen se cubrió los ojos con las yemas de los dedos, como si intentase borrar las oscuras imágenes que se formaban en su retina a medida que su madre hablaba.

- Me está diciendo que papá tuvo algo que ver en la muerte de Jack...

- Lureen no, yo creo que las cosas se le fueron de las manos, que nunca creyó que todo aquello que puso en movimiento fuese a llegar tan lejos... Yo solo tengo sospechas, pero si ahora tú me dices que algo raro pasó con la muerte de Jack, entonces...

El niño empezó a llorar y se volvió hacia él, abrazándole.

- Pero qué te pasa. Mamá volverá pronto, ya lo verás.

Le apretó unos instantes contra sí, tratando de retener un poco de su aroma y su calor contra el pecho que ahora sentía helado. Luego se encaminó despacio hacia la puerta mientras su madre sollozaba también y cogía a su nieto de la mano.

- Lureen, hija...

Ella se detuvo con un pie en la calle.

- Como vamos a vivir con esto, mamá... Como vamos a hacerlo...

Luego montó en su coche y salió disparada, sumergiéndose en la noche.

"A Riverton"...

Notas:

1- La "Liga de la Decencia Blanca": supe en cuanto el nombre vino a mi mente que no salía de mi imaginación... tuve que "meditar" profundamente hasta saber de donde había sacado ese término que me parecía tan apropiado para la ocasión, y era del libro "IT" de Stephen King, de uno de los múltiples cuentos que cuenta... aprovecho para recomendarlo, es más que un cuento de miedo, hay que leerlo despacio y sacando el partido a todas las historias que tiene. Lo leí hace 15 años y me gustó, y hace unos meses, repetí la experiencia y me volvió a gustar... claro que este angel tiene el gusto muy universal, pero no sé...

2- He escrito antes 3 notas al respecto del texto y se me voló todo con un apagón del ordenador (al parecer el agua de cocer los macarrones, desbordó la cazuela, rodó, rodó e hizo algún tipo de efecto perjudicial en la corriente eléctrica con el subsiguiente apagón)...una era que me lo estoy pasando bien escribiendo esta aventura de Lureen y que espero compartir un poco de esta diversión con mis montañeses, sin tomársela muy en serio, ¿vale?

3- Y como de la tercera no me acuerdo, pues que un abrazo a todos los posibles lectores de mi novelilla ( no sera larga, prometido ), y feliz mes de Junio a todos los que transitan por estas laderas...

"Junio, el rey de los meses...
Me preguntaría cómo sería vivir en un mundo en el que siempre fuese Junio..."

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...