lunes, julio 02, 2012

A BORDO DE LA NOSTROMO 12


< capitan Angel > por favor Madre, confirma ausencia de riesgo biológico

< computadora central > capitan confirmo ausencia de componentes biológicos susceptibles de riesgo a bordo de la Nostromo exceptuando lugarteniente

Ha-ha. Después de que la Nostromo 0 cargara con la teniente Ripley y su alienígena asesino, todas las naves de la serie muestran un dudoso sentido del humor y severa desconfianza acerca de todos los organismos vivos que corretean en sus entretelas. Por mi hubiese preferido algo más pequeño y más práctico con una cápsula de hibernación en la que pasar los treinta días de viaje dormido como un tronco, pero la Corporación pretende que además de llegar al planeta Exodus, aprovechemos el viaje para la investigación interplanetaria. Si fuese por Madre, pasaríamos de largo todo pedazo de roca antes de poner su culo metálico sobre un suelo susceptible de tener un mal bicho dentro, así que me tocara estar despierto y plantear las posibles escalas del vuelo.

Mi lugarteniente, único compañero de vuelo y que despierta la desconfianza de Madre es J.A:


J.A. y yo alternaremos el mando de la nave a razón de doce horas por turno: yo tripularé doce horas mientras J.A: hace lo que quiere con su tiempo, y a continuación es él quien se hace cargo y yo quien planifico mi descanso como buenamente se me ocurre, ese es el plan. Durante nuestras horas de "turno" será Madre quien se haga cargo de los controles básicos, pero el que esté al mando en cada momento será el responsable de tomar todas las decisiones que hagan falta.
No tengo previsto cruzar con J.A. más que un hola-y-adios al hacernos los relevos, pero aún así me pica la curiosidad ante el comentario de Madre y tengo que insistir

< capitan Angel > especifique nivel de riesgo biológico con respecto a mi lugarteniente, Madre.
< computadora central > capitán, mi base de datos considera los niveles hormonales del lugarteniente J.A. perjudiciales para el buen desarrollo de la misión. Sugiero inducir hibernación forzada al lugarteniente y minimizar riesgos.

Había oido que durante la Gran Crisis global del 3012 el lugarteniente JA había tenido que vender su cuerpo como chico de alterne en todos los burdeles masculinos espaciales e hiperespaciales, y que tan solo hacía un año había recuperado su puesto como tripulante cualificado de nave interestelar. Debe decirse en su descargo que durante la Gran Crisis no se fletaban ni camiones de cuatro ruedas cargados de cochinos, y cada uno hubo de buscarse la vida como mejor pudo, sobre todo la gente como nosotros que se dedicaba a la tripulación de naves espaciales. Porque si era complicado pagar la calefacción de una casa, ¿quien se podía embarcar en costear el combustible de una nave como la Nostromo y además pagar el sueldo de la tripulación?...

...afortunadamente en el 3016 los descubrimientos astrofísicos y termodinámicos de Kalimero Kaskaron  definieron la caca de gallina como el combustible perfecto no contaminante y se rediseñaron los sistemas económicos mundiales. Gracias eso a dia de hoy en los bajos de la Nostromo un sistema automático alimenta una población de seis mil gallinas con ritmos adecuados de luz solar y sucedáneos de zonas verdes para su perfecto estatus psicológico, gallinas que con sus montañas de caca alimentan los descomunales motores de la aeronave propulsándola allende el espacio.

Gracias a la caca de gallina, mi lugarteniente J.A. ha tenido que dejar de poner el culo en burdeles alienígenas y comparte conmigo este mes de viaje hacia Exodus. ¿No hay algo poético en eso de que el culo de una gallina ayude al relax del culo de mi lugarteniente?

< computadora central > Abandonamos órbita terrestre, iniciamos modo automático
< computadora central > iniciando secuencias de viaje interestelar, capitan Angel...motores principales preparados.. area gallinacea trabajando a máximo rendimiento... IGNICION



El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo