viernes, abril 24, 2015

NO MORE MUSIC: dias paliduchos



A principios de año hice el propósito de tratar de mantener una línea argumental más abierta y no centrarme tanto en el rollo musical, ¿te acuerdas?..
....¿y?...
¡Pues que no me hice a mi mismo ni puto caso, ya lo viste!
La verdad es que no lo puedo evitar, la música es lo que más me gusta y motiva en la mayor parte de mis aspectos vitales y, dejar aquí parte de esas experiencias siendo como es éste mi espacio personal, resulta casi inevitable.

Aún así voy a hacer una pausa en mi tónica habitual para contarte cuatro cosas que no tienen nada que ver ni con tus tímpanos ni con los míos:

...pues que te voy a decir.

Tras aquella explosión biorrítmica mía de principios de mes, luego he tenido una larga cadena de días  que voy a llamar "paliduchos" por llamarlos algo...


...días descoloridos, tirando a desapacibles, con el bastante trabajo como para no tener tiempo ni de mirar siquiera por la ventana para apreciar el ciclo de las estaciones...
...días en los que -como suele pasar a estas alturas de la vida- el tiempo a la vez parece estar suspendido y a la vez corre a tanta velocidad que ¡no sé!...es como estar montado en una noria, en la que sin mover tu culo del asiento el mundo, el cielo y el suelo corren en torno a ti a la velocidad de la luz, y mientras parpadeas confuso viendo volar las cosas a tu alrededor, todos esos días paliduchos pasan sin sentir y lo que es peor, sin que sientas que has vivido...

Quizás por eso la música que escucho y las cosas que leo me sirven como referencia, y de ahí el que hoy por ejemplo voy a hacer una rápida reflexión sobre los dos últimos libros que he leído y terminado casi a la vez. Un amigo mío me dice siempre ( en referencia a los títulos que escojo ) que soy "lector-de-balda-de-hipermercado" y seguro tiene razón, por eso no esperes encontrar aquí lecturas tremebundas ni profundas, ¿vale?
Luego si a nivel particular me planteo con qué tipo de cosas estoy perdiendo mi tiempo con la cantidad de libros que hay por ahí y que me quedan por leer, pues es problema mío y no debería de extrañarme demasiado el terminar con el humor un poco bajo.

Mi primera víctima de hoy va a ser....


En la traducción española, "Canciones de amor a quemarropa".
Leer las críticas de este libro por los interneses es super divertido porque encuentras las dos posturas contrapuestas: a quienes les ha conmovido y emocionado y a quienes les ha parecido un pestiño mayúsculo. El autor es este barbotas no carente de un cierto atractivo, Nickolas Butler ( con una "k" en vez de una "h" supongo que para no confundirle en las búsquedas ciberespaciales con el premio Nobel de la paz de 1937, Nicholas Butler )

Nckolas con esa cara entre divertida y risueña
de "¿que te chupe qué?"

Sinopsis:
Un pueblo pequeño, cinco amigos ( cuatro hombres y una fémina que corresponden a los fenotipos de la guapa, el guapo, el bueno, el tonto y el malo ), las entrañables cosas que les unen, las cosas que tiene la vida con esos ires y devenires que atraen y alejan a las personas según sopla el viento, y en definitiva un intento de ensalzar valores tan importantes pero tan excesivamente manoseados como la amistad, el amor, la fidelidad, la honestidad y la incondicionalidad hacia los seres que amamos y que forman parte fundamental de nuestras vidas.

Ahora la crítica:
Pues mira, la novela sin duda cuenta con un par de buenísimos propósitos que Nickolas trata de mostrarnos de principio a fin, pero la realidad es que en la práctica esos pronósticos naufragan y el libro resulta un pastelón tirando a infumable que en vez de ser sensible resulta sensiblero. Porque es muy dificil hablar de todas esas cosas sin terminar resultando asquerosamente cursi, y aunque la novela no llega a rozar lo "asqueroso", en lo cursi se pasa la mayor parte del tiempo. 
Además hay algunos errores "formales· que no sé como explicar sin parecer demasiado pedante: cada capítulo está narrado en voz de uno de los protagonistas principales y ocurre que si te desconcentras un poco ya no sabes si está hablando la chica, el "tonto", el guapo o el malo...¡error! Si ya es dificilísimo bajo mi perspectiva de aficionado a la escritura -que no escritor- el dotar de entidad y personalidad a un solo personaje, entonces ¿qué tiene que ser meterse con cinco?...pues muy-muy complicado, y Nickolas no solventa bien esa dura papeleta.

En resumidas cuentas, muy buenas intenciones y un resultado bastante regulero en mi opinión.
Y lo gordo es que me compré el libro.

Puntuación: 3'75.

La segunda víctima del día será...


"Lennox" es el título de la primera entrega de una serie comenzada por el prolífico escritor Craig Russell. Además es el nombre del protagonista, un buscavidas que trata de ganarse las habichuelas en la ciudad de Glasgow allá por los años cincuenta...este es Craig en todo su esplendor:


Craig tiene otra serie de novelas que se desarrollan en Hamburgo y cuyo protagonista es un policía llamado Jan Fabel ( creo recordar ): nada especialmente relevante pero con unos argumentos entretenidos y un ritmo muy adecuado para disfrutar por ejemplo en la piscina en verano 
Todas las aparentes ventajas que tiene la saga de Jan Fabel terminan siendo inconvenientes en esta primera entrega de Lennox: supongo que por proximidad de personalidades, Craig cuenta mucho mejor como piensa y como actua el maduro policía de Hamburgo que las andanzas del que se supone debe ser un canalla Lennox. El interés inicial que te pueda suscitar la trama empieza a agonizar cuando esta se alarga, y se alarga, el Lennox sigue recibiendo una paliza tras otra a manos de los maleantes y al final termina dándote igual qué es lo que pasó o lo que no, porque ya has perdido de vista el objeto inicial de la investigación y solo quieres que acabe el libro de una putajodía vez.
Para colmo Craig trata de explotar en sus novelas con Lennox una vena humorística que quizás su difunta bisabuela poseía -la de Craig- pero con la que desde luego él no ha sido agraciado, y tanta acumulación de chiste con poca gracia termina por pudrirte tu propio humor. Que mira que yo soy un oyente buenísimo para los chistes y siempre me descacharro, pero con mi amigo Lennox, mmmmmm...
...no sé, igual tengo un día muy chungo, pero a "Lennox" le voy a dar un 4.
Un poco más que a Nickolas aunque parezca increíble, sí, porque al menos Craig no ha tratado de ponerse trascendente ni me ha contado cuatrocientas veces en trescientas paginas las profundas emociones que suscitan en uno los paisajes de Wisconsin. 
Lennox es lo que es sin ínfulas de grandeza ni pretensiones de posterioridad, y en eso ´si que vale.

Antes de concluir decir que me siento fatal después de hacer críticas negativas de un libro pensando en lo que cuesta escribirlo: mi obligación es decir que la mejor opinión que uno puede hacerse sobre un libro es leyéndolo uno mismo y es lo que te animo a hacer a ti, amig@... ¡que yo no soy en absoluto de fiar! porque me equivoco mucho, continuamente y de las maneras más estrepitosas posibles  ;-)

...casi iba a cortar ya pero bueno, ¡tengo que poner mi cancioncita! y hoy va a ser otra vez de Madonna, porque llevo unos días oyéndola mucho y repasando alguno de sus discos más emblemáticos....quizás si me pidiesen que escogiese "cual es tu LP favorito de Madonna" me decantaría muy probablemente por el maravilloso "Ray of Light": 


Mira que Madonna pasaba entonces por un momento bastante jodidillo con esas venadas suyas que le dan de vez en cuando de espiritualidad, autoconocimiento, introspección y la madre-que-la-pario, ¡que se pone pesadísima cuando le da el aire por ese lao, criaturica!, pero a pesar de ello y contra todo pronóstico le salió un disco casi perfecto, homogéneo, con unos temas que se justifican unos a otros y cuya impresión final tras una escucha prolongada -al menos para mi- era la de terminar como flipadísimo, conectado con las fuerzas del Universo, los chakras palpitando a toda hostia velocidad y sentir los propios electrones de uno mismo haciendo spines inversos y recontrainversos jodidos de narices.
He dicho que hoy no hay music, vale, no voy a explayarme durante TODAS LAS HORAS que me harían falta para desmenuzar trocito a trocito ese Ray of Light, solo voy a concluir las anotaciones del día con esta canción del disco que no pasó a ser tan conocida como otros singles que se extrajeron del disco, pero que a mi me parece estupenda.
Claro que hay que escucharla con orejas de super-fan, ¡eh!...

Do I know you from somewhere?
Why do you leave me wanting more?
Why do all the things I say
Sound like the stupid things I've said before?


¡Feliz Viernes a todos!:..que ya era hora que llegase, ¿o qué?
¡Yo lo estaba deseando!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...