martes, noviembre 29, 2016

¡¡¡MI SUPER-CUMPLEAÑOS!!!


¿Pues no llevo ya diez años compartiendo en este sitio mis cumpleaños con gente anónima blogosféricamente hablando?...y bueno, puedo decir que ¡¡¡me encanta!!!. 
Y sí, aunque hay rachas en que me siento muy "respondido", otras que he parecido un coyote  solitario aullando en medio del desierto; veces en que el público ha sido totalmente anónimo y veces en que he sentido tener algo más de conocimiento de las vidas de los que estáis al otro lado del espejo, pues en general pienso que ...¡me da igual!. Después de tanto tiempo esto funciona como un sitio en el que me relajo para escribir sobre lo que me apetece y, aunque evidentemente la satisfacción se mide en proporción directa a lo que la gente opina sobre lo que escribes, quiero pensar que este asunto es ya un organismo que funciona con batería propia y que va a poder circular con energía autónoma durante todo el tiempo que yo mismo crea que haga falta que circule.
Por eso otro año más estoy aquí compartiendo mi cumpleaños con el universo blogosférico....
...y en busca de imágenes inspiradoras de un "super-cumpleaños" ¡fíjate en qué cosas he ido a parar por culpa de lo de "super"!:

Bat, Super y Robin aproximando posiciones 
para la fiesta de esta noche

...es que en el mundo mariconil ( afectuosamente hablando ) siempre hemos acarreado -¿o he sido solo yo?- cierta frustración con que un macho tan macho como Superman no haya mostrado nunca una tendencia como mínimo "hetero-curiosa", y mucho más después de la pareja de chulánganos que protagonizaron la última entrega de peripecias del super-heroe:

Ay mi madre, no sé cual me gusta más, ¡son super monooooos!

Por suerte el mundo del comic ha conseguido materializar en parte todas esas fantasías sexuales no consumadas, creando una realidad paralela en la que a nuestro amigo Super no solo le va el tomate, sino que además no desperdicia ninguna oportunidad para conseguir poner palote al pobre Batman...

Clark Kent buscando berberechos en la bañera de Bruce Wayne

...y bueno es encantador que, a través de la creatividad de estos artistas, hayan llegado a prosperar en la relación e incluso hayan conseguido formar una familia conejera tal como si el apareamiento de superheroes diese lugar a proles tan numerosas como las de una familia de gatetes...

Super y Bat sobrepasados por el resultado de
su cruce de fluidos

En fin, todo esto era solo una  (super-)anécdota y una (super-)excusa para celebrar aquí con todos vosotros que...

¡Hoy cumplo un año más!

...y aunque a lo largo del día y la noche voy a compartir estas horas con la gente que más importante es para mi corazón, a vosotros tampoco os dejo sin pastel...


...y tampoco sin canción, ¡como no!, que hoy yo creo que no podía ser otra más que esta petardada setentera tan superguay, jejeje:


Ahora solo me deseo a mi mismo para hoy un fin de fiesta parecido a este, con mi Batman particular agarrado de la cintura, arrimando cebolletas y olvidados del universo circundante......


¡Feliz inminente Diciembre a todos!
...¡y gracias por estar ahí!

martes, noviembre 22, 2016

PETARDADAS DE MECANO


La colección que "El Pais" ha sacado de los discos de Mecano ya termina este próximo fin de semana y para "agradecer" tanto al grupo PRISA como al grupo musical lo mucho que me han inspirado en lo referente al rollo blogosférico, voy a rematar esta serie de posts mecaniles con este dedicado a....

LAS PETARDADAS DE MECANO

...ah, porque qué te pensabas, ¿que los de Mecano no tienen petardadas en su haber?
Pues tienen unas cuantas, y yo siendo benévolo voy a limitarme a colocar aquí cuatro de las más "ofensivas", jajaja, siempre apuntando que esto es una opinión personal y que respeto todos los puntos de vista. Pero esto había que decirlo...

 PETARDADA NUMBER ONE: "LA FIESTA NACIONAL"


Así como en el primer album del grupo ( el de la portada del reloj ) no encuentro nada que me parezca mal, cuando paso al segundo ( "Donde está el pais de las hadas") puessss bueno, con ese título ya puedes suponer lo que te puedes encontrar, jajaja, y aunque ahí iba incluida alguna de las canciones más emblemáticas de los chicos -el archiconocido "Barco a Venus"-, también hay alguna cosilla vergonzante como fue por ejemplo este tremendón pasodoble torero titulado "La fiesta nacional".
Que ya no es que hable ni a favor ni en contra de los toros, es que me parece una horterada como un campanario, joer, y si no juzga tu mismo.



PETARDADA NUMBER TWO: "ME RIO DE JANEIRO"


Al estupendo album "Ya viene el sol" ya le dediqué en su momento un post entero, quedó claro lo mucho que me gustó aquel disco y también conté lo mal que me parecía el que en medio del conjunto nos hubiesen colado este truño que merece ser el track-number-two en el hipotético CD titulado "Horrorosidades de Mecano"
Si no me crees dale al play y a ver qué piensas...



PETARDADA NUMBER 3: "JC"


Del último disco "de verdad" de Mecano antes de su disolución ( "Aidalai" ) solo puedo decir que me pareció un ejercicio de autocomplacencia desmesurado en el que el grupo se elevó a si mismo a la enésima potencia y resultaba -salvo una o dos canciones como "El 7 de Septiembre"- un empacho y un empalague total. Aquí creo que había mucha petardada donde elegir ( como por ejemplo los ejercicios flamenquístico-rumberos de "Una rosa es una rosa" o "Bailando salsa" ) pero me voy a quedar con esta ñoñeria del "JC" que me parece una pavisosada mayúscula y que además no sé muy bien a cuento de qué viene andarle dedicando canciones a este señor con el pedazo de repertorio que tiene el tío ya en los cancioneros de los catequistas y las ursulinas.
No sé, que es una canción que me pone de un humor fatal y ya está.




PETARDADA NUMBER 4: "LOS PIRATAS DEL AMOR"


"Ana, Jose y Nacho" ( el "disco del reencuentro" ), además de recopilar un montón de canciones antiguas incluía media docena de temas nuevos que según he leído por ahí eran descartes del "Aidalai". No sé si es cierto porque me suenan bastante diferentes a la linea general que llevaba el disco aquel, y a excepción de la también maravillosa "El club de los humildes" oscilan entre la línea depre-chunga de "Otro muerto" o "Cuerpo y corazón", el rollo presumiblemente humorístico del "Sterosexual" o la petardada manifiesta que es este de "Los piratas del amor" al que no le veo fundamento ninguno y que solo vería lógico incluido en el repertorio de aquel grupo de niñitos de los 70 que si tienes cojones puedes escuchar aquí.
De hecho tanto es así que la versión que yo te pongo aquí ligeramente "tuneada" para transformar la letra original -que viene a ser el canto del cisne de dos ligones-solterones empedernidos entonado imagino al filo de los cincuenta cuando ven que se les ha pasao el arroz y ya no se comen un colín- en una sintonía para un rollo estilo el "club Disney" o algo así.
A esas alturas en las que ya se encontraba Mecano esto no tiene justificación, hombre.



...ahora tras esta sobredosis de frikiladas, llega tu turno: 
¿cual sería para tu gusto la petardada número cinco? 
¿cual es esa canción de Mecano que te pone de los nervios y que nunca has soportado?
 ....¿como que "ninguna"? ...venga-venga, que hasta los fans-más fans de cualquier cosa tienen sus pequeños momentos de decepción con la cosa en cuestión, tu no vas a ser menos, ¿no? ¿o eso solo me pasa a mi?
Para reconciliarme con el tema diré que el último disco de la colección, "Mecano en concierto", uno que yo pensaba que era algo anecdótico en su discografía y con un interés escaso o nulo, pues ¡me ha gustado bastante!; no sé si es por no haberlo oído nunca o por que ofrece la oportunidad de escuchar en directo algunos de sus temas y comprobar -es una obviedad, ya lo sé pero hay que decirlo- como ganan a veces así las canciones en comparación con su versión grabada.... 


...que cierto es que la fuerza y la calidad de una banda se demuestran en sus directos, y para mi gusto las canciones de este trío siempre han ganado mucho cuando las he escuchado en su versiones de concierto. Como ejemplo y para que sirva de despedida, esta canción que siempre me ha producido curiosidad y que aunque en el disco me gusta un poco, a mi parecer gana una barbaridad en su versión en "live".
Para que a pesar de lo que se pueda haber pensado tras la lectura del post, no soy nada anti-mecanista, todo lo contrario, pero también soy selectivo, objetivo ¡y realista, caray!.

lunes, noviembre 21, 2016

LA HIPOTESIS DEL AUSTRALIANO


Cuando tomé la decisión de irme a vivir por mi cuenta no fue ni por haber encontrado una pareja con la que me pareciese factible lanzarme a la aventura de compartir casa ni tampoco por presiones familiares. Nada más me pareció que aunque fuese yo sólo iba a sentirme mejor en un espacio aparte "personal e intransferible"....
...y así es como me metí con todas mis cosas en un piso tirando a ruinoso del centro, un espacio pequeñito que resultaba más que suficiente para mi gata Sombrita y para mi. Porque a diferencia de lo que a veces ocurre con la convivencia humana, a los dos nos gustaba mucho encontrarnos por las habitaciones y era un auténtico lujo sentarnos a ver la tele tomando un "sopinstant" calentado en el microondas y un sandwich de queso preparado en la sandwichera -¡porque no había más electrodomésticos!-, con un par de mantas por encima e intercambiando calorías humanas y gatunas.
Fue en aquella época de precariedad ( pero también de felicidad inmediata, de esa que se centra en el instante presente sin pensar en el día siguiente ), cuando conocí a Sidney.
¿Existe el nombre de Sidney?
Pues no lo sé.
Sidney trabajaba en el mismo centro comercial en donde por aquel entonces estaba yo, él haciendo las veces de "encargado de turno" en una sala de videojuegos para cambiar monedas a la gente, limpiar y procurar que los chicos no hiciesen mucho el gamberro. Por desgracia ( o por fortuna, no sé ) la mayor parte de la semana la sala estaba casi vacía y una vez que Sidney limpiaba y ponía los máquinas en marcha, no tenía más que hacer hasta acabar su turno. Eso hacía que por aburrimiento tendiese a enrollarse con todo el que tenía cerca, y dentro de ese "todo" me encontraba circunstancialmente yo.
Sidney no era guapo, y ni siquiera se llamaba "Sidney", pero era hijo de una señora australiana a la que le gustaba llamarle así en recuerdo de sus orígenes. No era guapo, no, pero tenía una preciosa sonrisa y una mirada azul tan brillante que conseguía que la gente se sintiese atraída por él sin ninguna razón de fundamento.
A mi, como castellano reservón que soy y a pesar de que  la primera vez que hablé con él sentí que el corazón se me hacía un charquito, me costó un triunfo corresponder a toda esa tremenda calidez. Por proximidad física en nuestros trabajos pasamos muchas horas muertas juntos, yo hablando poco y él mucho, contándome la historia de su padre español emigrante en Australia que en vez de hacer fortuna se casó con una australiana y se la trajo a España para seguir pasando los dos apuros en el viejo continente, aunque eso sí, trayéndose a Sidney bajo del brazo.
No sé que pudo haber llegado a pasar por la cabeza de Sidney durante esos primeros días de contacto, pero a buen seguro su impresión fue de mucho hastío, jeje, porque yo necesito mis tiempos y entiendo que esos tiempos pueden llegar a resultar exasperantes...
Por fin una tarde de verano en que aprovechando un par de días libres me puse a pintar los marcos de mis ventanas, andaba yo en pantalones cortos y camiseta de tirantes con la gata Sombrita sentada en el alfeizar y mirando la calle con ojos de deseo cuando al sonar en mi aparato de música JUSTO esta canción  ( y es que recuerdo con toda claridad que fue justo esa y hasta el disco en el que estaba, de veras que no es un artificio literario ), justo cuando sonaba esa melodía y yo estaba forcejeando con la tapa de un bote de pintura, escuché a la gata ronronear como una idiota, levanté la vista y ¡ahí estaba! la muy pendón dejándose rascar la cabeza...¡¡¡por Sidney!!!!, que alternaba su atención entre Sombrita y mi persona con un gesto divertido.
"Anda, no sabía que vivías aquí" me dijo sonriendo de ESA manera "Yo vivo un par de calles más abajo, ¿no es casualidad?...oye,¡que música más chula!..." 
No acerté a decirle nada porque no me llegué nunca a imaginar que iba a ver a Sidney desde la ventana de mi dormitorio, y mucho menos con traje de faena, salpicado de pintura y una brocha en la mano.
Pero de alguna manera fuese por la música brasileña, las buenas migas que hacía con mi gata o el pillarme con las defensas bajas, me senté a mi lado de la ventaba, el se acodó al otro lado y pasamos un buen rato charlando de gatos, ventanas, pintura y la vida en general...
...y fue en ese momento en que decidí no sólo que estaba colado hasta las trancas por Sidney, sino que además él también debía estarlo por mi, porque ¿qué otra explicación podría haber a ese tirarse media tarde conmigo charlando y riendo como si no tuviese otro mejor lugar en el mundo en el que estar?
Lo sé, ese argumento tiene muchísimos errores y había mil otras maneras de interpretar la situación, pero yo me incliné por esa y de ahí que en las siguientes semanas me animé a dejar caer una a una todas esas defensas, me "permití" sentir cosas por Sidney y por obra y gracia de un espíritu no-santo elaboré la "Hipótesis del Australiano" según la cual todas las señales que yo recibía de su persona apuntaban a que estaba tan interesado en mi como yo en él y la conclusión era que en un plazo no demasiado largo de tiempo íbamos a terminar juntos y compartiendo largos ratos de "sopinstant", gato-manta y sofá. Y empecé a acudir a trabajar con un talante totalmente distinto, porque ir significaba coincidir, pasar tiempo juntos, enamorarme un poco más de él y presuntamente él de mi, aproximando posiciones poco a poco cada día al estilo de las viejas historias de amor decimonónicas...

Pero bueno, mis historias "reales" siempre tienen finales un poco tristes y esta no lo va a ser menos.

Un día que no coincidieron nuestros turnos y yo andaba un poco abstraido pensando en muchas cosas pero sobre todo en él, sentí dar un vuelco a mi corazón al verle de lejos aparecer por la puerta del centro comercial. "¡Que bonito!...seguro que me echa tanto de menos que no ha podido pasar todo el día sin verme y viene a hacerme una visita!" pensé notando el estómago y la cabeza llenos de mariposillas. Le ví que se detenía un momento tras cruzar las puertas, se volvió como si esperase a alguien y entonces una chica baja y regordita apareció a continuación, abrazándole por la cintura y empujándole un poco al mismo tiempo, logrando que él rompiese a reir.
Ahora desde lejos siento que todo fue una tontería, pero lo que sentí en ese momento fue como si mi corazón fuese un jarrón comprado en el chino que alguien -Sidney concretamente- acabase de dejar caer desde una octava planta para ver como se hacía añicos contra el suelo.
...no voy a hablar de la espiral de pena y autocompasión en la que entré durante muchos de los días que vinieron a continuación, solo diré que como medida de auto-( también )-protección puse toda la distancia que pude entre Sidney y yo, supongo que para su desconcierto pero eso a mi no me importaba un carajo, solo estaba concentrado en levantar mis defensas de nuevo jurándome que no iba a dejarlas caer nunca más.
Una noche templada pero ligeramente lluviosa que volvía de trabajar, un coche paró a mi lado, me tocó el claxon y ¡era Sidney! enarbolando su sonrisa de marca registrada y haciéndome gestos para que montase en el asiento del copiloto.
"¿Has visto? ¡Me he echado un coche! Venga sube que te acerco a casa..."
Pensé decir que no pero luego me encogí de hombros y entré al coche con el gesto de quien no tiene nada que perder, intentando demostrar lo dolorido que me sentía por algo que seguramente él no se podía ni imaginar.
"Vaya, hace días que no hablamos, siempre andas muy liado, ¿eh?" me animó a decir con su habitual calidez
"Es verdad. No tengo mucho tiempo para nada" creo que dije de nuevo encerrado tras mi coraza.
"¿Estás enfadado por algo? ¿o tienes algún problema?...ya sabes que somos colegas, si necesitas algo..." contestó con lo que creo era sincera preocupación.
Pero yo no podía invertir más malos ratos ahí, me mostré reservado y tras un larguísimo silencio al fin le dije
"Estoy haciendo lo posible para largarme del centro comercial" ( lo cual era cierto ) "En un par de semanas espero haber podido emigrar de allí"
"Vaya" repuso algo desconcertado "Haces muy bien, no es un sitio donde merezca la pena estar...yo también tengo un par de cosas a la vista y si puedo..."
No intenté preguntarle de qué se trataba queriendo demostrar un poco que no me interesaba nada de lo que pudiera pasarle y por eso él tampoco habló mucho más. Me dejó enfrente del portal justo cuando más apretaba a llover y se limitó a decir
"Bueno, supongo que si no es allí nos seguiremos viendo por el barrio, ¿no?"
"Claro"
"Vale...dale recuerdos a la gata, ¿ok?"
Después me he preguntado si no debería haber hecho algo aún a sabiendas de que podría ser un error, nada más para cerciorarme de que yo había estado todo el tiempo equivocado y que todo ese sufrimiento de los meses pasados había sido inútil e injustificado, algo como ¡qué se yo!: poner mi mano sobre la suya, sincerarme y contarle lo que sentía para ver su reacción... Ese día me limité a corresponder a su afecto con una ostensible indiferencia, a "disfrutar" momentáneamente del ligero gesto de apuro y dolor que vi en su rostro al no obtener ni una palabra amable por mi parte y por fin, admitir la derrota al verle marchar,  sintiendo que por poco que me gustase el que Sidney no estuviera enamorado de mi no le hacía merecedor de esa actitud y en definitiva,  que el único que ahí había invertido y perdido algo había sido yo.

No fue el primero que conocí del que me enamoré y con el que sufrí y terminé sin que a buen seguro el interesado llegase nunca a tener ni idea de lo que sentí ni lo que pasó por mi interior, pero lo que sí que sé es que fue el último. 
Después -por suerte, creo yo- he aprendido a dejar de formular esas hipótesis y ya no levanto con mis sentimientos esas estructuras tremendas e imposibles que no contaban con más sostén que un montón de nubes a muchos metros sobre el suelo...

De algo tenía que servir irse haciendo un poco viejo...

400 golpes contra la pared 
han sido bastantes para aprender 
a encajar con gracia y caer de pie 
esconderlo dentro y llorar después. 
Por eso cuando dijo que no me quería 
apreté los dientes, dije que me iría 

1,000 pedazos 
de mi corazón 
volaron por toda la habitación 




sábado, noviembre 12, 2016

EL MASTURBADOR EXHIBICIONISTA


Esta historia pertenece a la Fase Anterior de mi Fase Anterior, aquella en la que todavía no estaba tan aburrido, harto y desengañado del género humano circundante y aún mantenía una vida social que podríamos calificar -sin esforzarme en ser benévolo- como "normal" .
En aquellos Años Dorados de Juvenil Inconsciencia y todavía Pertinaz Inocencia ( "pertinaz" porque ya tenía años yo como para haber quedado escarmentado de la gente y a pesar de todo conservaba  fe en el género humano)...pues como digo -si es que mi actual yo-oso-cavernario me deja meter baza- en aquella época una de mis mejores amistades NO era un señor con bigote, brazos fornidos, vaqueros ajustados y una encantadora tendencia a quedarse con el culo al aire, no: una de mis mejores amigas era ¡una chica! llamada Bea.
Bea era -y supongo que seguirá siendo- una de esas personas asquerosas especiales que cuentan con una especie de "carisma" y atraen al resto de la gente cual si los otros fuesen polillas nocturnas y ella una bombilla cálida y luminosa en medio de la noche. No era exactamente guapa, pero tenía una cara sumamente agradable y cada vez que se encontraba contigo ¡parecía de verdad que verte le había alegrado el día! porque se le iluminaba el semblante y derrochaba sonrisas y calidez por los cuatro costados... Bea contaba con el apropiado empleo de dependienta en la tienda de chuches de unos cines (repartiendo dulzura en sentido real y figurado: ¡cuanta justicia poética!)y demostraba esas mismas desaforadas e injustificadas actitudes fueses la señora de la limpieza, el cliente malhumorado o el pegajoso "pesao" de turno ( el tipo sobrado de espermatozoides que confunde las señales y da la paliza a chicas como ésta pensando que las vibraciones que ellas desprenden se deben a tener ganas de mandanga o a su sex-appeal de macho man ). Prueba de la inmensa generosidad de su simpatía es que hizo buena amistad conmigo y yo conseguí hacerla con ella, por lo menos durante el lapso de tiempo en que nuestros caminos se cruzaron aunque luego siguiésemos cada uno por su lado.
No sé si es porque yo le caía especialmente bien ( que no quiero confundir señales como el ligón-pegajoso-pesao, ojo ) o si se lo iba contando a todo el mundo, pero una tarde-noche en la que aunque parezca extraño era yo el único ser humano cercano que gravitaba hacia su luz interior y por ello contábamos con cierta intimidad, me contó lo del Masturbador Exhibicionista.
Vale, no era solo cuestión de afinidad. También coincidía que los dos vivíamos en la misma parte de la ciudad, un barrio muy cercano al centro constituido por casas de tres o cuatro plantas bastante viejas y apretadas en torno a calles estrechitas, una zona muy susceptible para propiciar el contacto vecinal  y en la que más o menos puedes tener localizada visualmente a buena parte de los residentes y comerciantes que a uno le rodean.
Bea, resoplando de manera encantadora en dirección a su flequillo para hacerlo revolotear, me contó que la habitación de su casa daba a un patio interior pequeño y lleno de palomas, tan pequeño que se trataba de un cuadrado y frente a su ventana solo tenía una única ventana de la casa de enfrente.
En dicha casa vivía el dueño de una de las minúsculas tiendas de ultramarinos del barrio, un tipo joven  ( aunque no tanto como nosotros entonces ) que había heredado el negocio de sus padres y que de momento aguantaba la presión de las grandes superficies comerciales, al menos mientras sus clientes de toda la vida aguantasen también el tipo sin cambiarse de bando o simplemente  acabasen por estirar la pata. Tanto Bea como yo habíamos pasado por allí a comprar el pan o alguna cosa más con frecuencia, por lo menos hasta que abrió un Mercadona en el barrio y comenzó la lenta extinción de todos los pequeños negocios de alimentación del lugar.
...¿será esa situación de presión la que le hizo perder los papeles?...
Pues no lo sé, pero la cuestión es que Bea me contó que una noche veraniega estaba tumbada leyendo en la cama ( "con el pijama puesto, no te vayas a pensar" me recalcó por si acaso ) y la lamparilla de la mesilla de noche encendida como única iluminación, cuando de pronto percibió un movimiento por el rabillo del ojo y al levantar la mirada.....¡zas!, ahí estaba el vecino de enfrente, ¡en calzoncillos!, haciendo posturitas delante de un espejo y echando miradas de vez en cuando hacia la ventana de Bea.
Mi amiga después de mirar a un lado y a otro preguntándose aquello de "¿es a mi?" se sintió una pardilla porque era evidente que desde la ventana del vecino solo se veía la suya y viceversa. No supo si decirle "hola" guiándose por su proverbial simpatía o hacerse la loca, pero al fin se decidió por esto último pensando con su también proverbial inocencia que quizás en la escasa luz de la habitación no era en si misma muy visible y eso era lo que hacía que el vecino se pusiera a hacer el gamba en boxers, es decir, porque creía que nadie le estaba mirando, ( ¡JA! )
...pero a esas alturas ya le podía la curiosidad y por ello continuó espiando al de enfrente aunque disimulando y poniendo a prueba la elasticidad de sus músculos oculares con la complicada técnica de mirar a la ventaba mientras su nariz seguía apuntando al libro. Y cual no fue su sorpresa cuando tras masajearse un rato el paquete, el vecino se bajó los calzoncillos, dejó al aire el miembro erecto ¡y empezó a pajearse en su honor!.
Yo, que por aquel entonces ya tenía más claro que antaño mi rango de apetencias sexuales, tuve que morderme la lengua para no preguntarle cosas como "qué tal la tenía de grande" o "qué hacía con la mano que le quedaba libre",En su lugar fingí horror, me cubrí los labios con gesto escandalizado de monjita y me limité a lanzar un gritito de espanto: "¡pero diosmioBeaparfavar, ¿y TU QUE HICISTE?". Mi amiga enrojeció levemente y susurró "...pues seguí disimulando y mirando ( menuda pájara, jeje ) hasta que se corrió, luego él bajó la persiana y... y ¡me quedé todo muerta, puf!"
¡Que poco podía sospechar la bella y virginal Bea en su mundo de cervatillos, florecitas y pajaritos el calentón que me había pillao yo escuchándole el cuento! y que todos mis perversos sentidos andaban concentrados en como conseguir información sin que se notase que andaba más salido que el mango de los cazos. No olvidemos que en aquellos tórridos momentos me encontraba en pleno amanecer gay y un poco obsesionado por tirarme cualquier cosa que tuviese pilila (mamíferos cuadrúpedos excluidos, creo, aunque no puedo asegurarlo porque no se me llegó a cruzar ninguna cabra por delante jeje )...
¿Y qué hacer? ¿Proponer a la virginal Bea una sesión de lectura nocturna en su cuarto para presenciar yo el espectáculo en directo y en un momento dado invitarla a abandonar el dormitorio para acompañar yo al vecino en su manoletina? ¿Negociar con el exhibicionista la posibilidad de un show en exclusiva?
Ahora me veo a mi mismo en perspectiva y pienso:ah, ¡cuanta inocencia la mía!...¿porqué el que le gustase al tío darle a la bandurría delante de la vecina me hacía presagiar en él todo un torbellino de oscuros placeres?...¿quizás creía que ese interés por las rarezas sexuales podría hacerle plantearse  en un momento dado el ponerme ¡a mi! mirando a Cuenca, ya que tan curioso andaba yo por saber de qué iba el rollo de la ciudad encantada y las casas colgantes? 
Por el momento me limité a espiar yo también: patrullaba de cuando en cuando por delante de su tienda y le veía ahí con un mono azul, muy macho él, colocando las cajas de peras y manzanas a la puerta del negocio para atraer a las clientas y después escribiendo el precio en trozos de cartón que sujetaba entre la fruta para que cada cual supiese el precio del kilo sin necesidad de entrar a preguntar. Le veía dando vueltas por la tiendecita con cara de aburrimiento, asomarse a la calle a ver pasar la gente y en alguna ocasión lanzarme una mirada entre distraida y curiosa que solo se detenía un momento en mi organismo antes de seguir oteando el horizonte esperando ver aparecer -supongo- a su sexy vecinita...
Tanta indiferencia me chinó. Me entró el espíritu de ciudadano honrado y pensé decirle a Bea que se lo contase a sus padres y que estos le pusiesen al tío una denuncia en la comisaría por exhibicionismo porque no era cuestión tener todas las noches de paisaje permanente a un señor cascándose una paja, pero no llegó a darme tiempo a ello: la mamá de Bea -sin saber nada de los solos de flauta nocturnos- colocó unos estores enrollables en todas las ventanas y según mi amiga a partir de ese día ella se limitó a bajar el "estor" cada vez que empezaba la función diciéndole  al vecino "adios" con los deditos. ( ¿que pasa? ¿es que antes no tenía persianas? )
A mi al final también se me paso la fijación-morbo que tenía con el dependiente-frutero, en parte porque dejé de coincidir tanto laboralmente con Bea y perdimos el contacto y en parte también porque mi vida sexual dejó de parecer la de una ardilla del desierto, tuve más motivos reales de distracción y deje de pajearme -mentalmente- con las pajas -nada metáforicas- de aquel hombre.
Ya lo sé, como todas las historias reales esta termina  en plan coñazo porque si esto fuese una peli de porno-ficción habría terminado por llevar a cabo mi fantasía de quedarme yo en la habitación de Bea, esperar a que el vecino iniciase su espectáculo para ofrecerle yo la réplica manoletera con unas pulseras de cascabeles y quizás terminar saltando de una ventana a otra para consumar salvajemente los dos el numerito.....pues no fue así, no., ¡bienvenido al aburrido mundo real!: Bea se esfumó y no sé por donde andará y el frutero... el frutero sigue ahí, algo más viejete, un poco más gordito y con esa misma expresión de infinito aburrimiento en la mirada que ni siquiera todas esas pajas de cara a la vecina consiguieron en su momento aliviar.
La vida está llena de deseos insatisfechos: el frutero no consumó su relación ventana-a-ventana con Bea, yo no consumé mi no-relación con el frutero y Bea...
...bueno, esa seguro que ha consumado en algún sitio. ¡Era tan simpática!...


Imagen de cabecera: de "La ventana indiscreta" de Alfred Hitchcock.

martes, noviembre 08, 2016

PASAPORTES PARA EL FRIO: "LOS ANGELES DE HIELO" y "EL AMOR DEL REVÉS"


Tras un fin de semana un tanto extraño ( extraño por no encontrarme del todo bien yo mismo ), empieza la semana con una refrescante masa de aire polar que ha desplomado los termómetros y me ha hecho pedalear esta madrugada a la vuelta del trabajo sobre suelos que brillaban como espejos.
Y hoy que disfruto un mini-día libre voy a aprovechar para continuar con mis "pasaportes literarios" que a fin de cuentas no son más que un registro de los libros que me voy leyendo y las sensaciones que me han provocado. Quedarían en el tintero un par de novelas más del equipo "Chamorro-Bevilacqua" de Lorenzo Silva que me he "zampado" entre unas cosas y otras, pero para no volver a hablar de  nuevo sobre esa saga te voy a presentar estas otras dos que a fin de cuentas son un tema distinto y cada una con su estilo y su personalidad.
La primera es...

-LOS ANGELES DE HIELO-


En principio es un libro que cuenta con casi todos los elementos de una "novela gótica" salvo que la acción se desarrolla en lo albores del siglo XX y no en el medievo:
...tenemos un edificio, una construcción antigua anteriormente colegio para señoritas y ahora reconvertida en clínica de reposo para enfermos mentales.
...¿hay una atmósfera de misterio y suspense?...vale, pues sí.
...¿Eventos sobrenaturales o al menos cosas de dificil explicación?...ajá, ahí están.
...emociones desbocadas: ¿los personajes sufren pasiones desenfrenadas, accesos de pánico, angustia, celos o paranoias múltiples?..también un poco, sí.
La novela está dividida en partes y para mi gusto la primera es la mejor: 
Ahí nos presentan al joven  y apuesto doctor Frederic quien, tras su traumático paso como soldado por la Primera Guerra Mundial, se afinca en Barcelona para trabajar en la institución antes mencionada, un lugar que más que un hospital es una residencia para permitir reponerse y descansar a gente con problemas como depresiones, estrés y en definitiva cosas no demasiado serias...en el mismo lugar, hace no muchos años, hubo un colegio-residencia de señoritas de buena familia que se cerró de manera dramática, y en esta primera parte vamos simultáneando la narración que habla en tercera persona de  las andanzas de Frederick con el diario de la directora de la antigua residencia femenina  (contado, claro en primera persona), y vamos enterándonos poco a poco -de hecho casi a la vez que el prota- de lo que ocurrió allí en el pasado. 

Este tramo es el que más me gustó, después la historia se empieza a alargar, encadenando una segunda parte, una tercera, etc... en las que van pasando cosas y vamos siendo arrastrados hacia el desenlace de una forma que me resultó un poco desafortunada por decirlo de alguna manera, no sé. Cuando lo vas leyendo tienes la sensación de que la historia llega un momento que ¡parece que no va a acabarse nunca!, hasta el punto de que uno casi desea que por ejemplo una epidemia de gripe española se cargue a todos los protagonistas y la cosa se acabe de una vez así de manera fulminante ,aunque nos dejasen con las ganas de saber que es lo que pasó.

¿Aburrida?...hummmm, no, pero a ratos se me ha hecho un tochaco del copón de más de larga.

Entonces ¿qué le hacemos?
Pues darle un CINCO pelon, porque hay muy buenas premisas e ideas iniciales pero a la hora de pasarlas al papel yo al menos he encontrado que mis expectativas no han quedado satisfechas...¡que tío chungo estoy hecho, jajaja!

Este hombre es el autor, Toni Hill, un traductor y escritor afincado en Barcelona con un cierto periplo de novelas a su espalda, todas encuadradas en el género de la novela negra...
Toni no me mires mal, es que soy un poco rancio...

Aviso que a pesar de mis sensaciones personales, la novela está por ahí catalogada como "una magistral intriga psicológica que penetra en los rincones de la mente humana a la vez que nos muestra el marco de la época marcada por la guerra y las tensiones sociales"....aunque en mi opinión se queda un tanto corta en ambas cosas, tanto en "la penetración de los rincones de la mente humana" como en el reflejo del panorama histórico dentro del que ocurren los acontecimientos.
Pero como siempre digo: valoro muchísimo el esfuerzo que supone escribir un libro e insisto en que todo esto es una apreciación personal y totalmente subjetiva que no debe de cortarte si el libro se te cruza en el camino y te apetece leerlo.

Y el segundo pasaporte a otras realidades que me ha distraido de este mundo últimamente ha sido...

-EL AMOR DEL REVÉS-

La segunda parte se encuentra ocupada por esta novela titulada "El amor del revés" de cuya existencia supe gracias a mi Sex-Machine que me tiene informadísimo de todo porque es un sol.
Y para presentarla voy a utilizar una cita que me encanta y que se menciona al principio del libro,  porque quizás sea la que mejor define de qué va la historia. Es de François de la Rochefoucauld, un aristócrata, militar y escritor francés que vivió allá por el milseiscientos y pico pero que era modernísimo hablando, y dice así:
Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.

...la verdad: este libro me ha encantado, y supongo que encantará a quien lo lea porque en uno u otro momento todos nos sentimos identificados con el protagonista. 
En esta novela -autobiográfica- el autor nos cuenta a través de sus experiencias, emociones y vivencias, el tránsito vital que realiza desde el adolescente aterrado y avergonzado por su condición sexual en los años 70 hasta el hombre felizmente casado ( con otro hombre ) que es hoy. Con esto no me he cargado la novela porque él mismo te cuenta en las dos primeras páginas esto mismo que te acabo de contar, y lo importante no es saber como acaba sino vivir y sentir con el protagonista todo ese tránsito vital. En el libro se cuentan todos sus avances, todas sus meteduras de pata sin adornarlas pero sin hacer tampoco tragedia de ellas, sus amores, sus aciertos y sus equivocaciones y como decía al principio es muy fácil sentirte identificado porque todo el mundo ha pasado por alguna de esas situaciones: el reconocer tu orientación, los miedos y las dudas, el enamorarte platónicamente sin nada firme ni real que sustente esa pasión, el experimentar, probar, equivocarse y volver a probar, siguiendo ese camino que no sé si nos hace más sabios pero sí más viejos, jaja,..
No sé, podría decir un montón de cosas más para animarte a leerla, desde lo interesante que es el retrato que hace de la época en que transcurre la historia ( esos tiempos en que no había figuras públicas en los medios hablando con naturalidad de su sexualidad y en los que ser gay era un tema tabú que había que llevar de una manera "subterránea" ) hasta lo sana que es una historia tan natural y tan humana como ésta dentro de la literatura gay, ese género en donde las líneas argumentales se mueven entre un rollo tirando a porno pajillero o un dramón horroroso con suicidio o tragedia al final, pasando por la ocasional "parodia cachonda" que casi siempre produce un poco de vergüenza ajena.
Por todo esto le voy a dar a "El amor del revés" un NUEVE, por conseguir reconciliarme tan gratamente con este "género", atraparme y conseguir hacerme involucrarme con el cuento.
Este es el autor, Luisgé Martín, un madrileño con cara de pillín y¡presumiblemente el protagonista!:


Luisgé lleva unas cuantas novelas publicadas que ahora, vistas las buenas sensaciones que me ha producido esta, me han entrado ganas de leer. Espero que esta crítica tan favorable también te haya dado ganas a ti de leerte "El amor del revés" y luego si quieres contarme lo que te inspiró.

¿Me puse un poco denso para ser lunes?...bah, tu puedes con eso y con más.

Para finalizar, una canción dedicada al SM porque fue él quien a fin de cuentas me propuso esta lectura y porque ¿a quien le iba a dedicar yo algo titulado así más que a él?


Te deseo buenas lecturas y ¡muy feliz semana!

Nota: ...como habrás podido intuir, la foto de cabecera pertenece a parte de las imágenes de promoción de "El amor del revés", claro.

miércoles, noviembre 02, 2016

LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS, "OT" Y TODO EL COPÓN


Mi progenitora nunca ha sido una forofa religiosa.
De hecho creo que ha sido un pésimo ejemplo en lo que se refiere a la educación que nosotros -sus cachorros- podríamos necesitar para el delicado asunto de la salvación de nuestras almas inmortales, pero más que nada por la pasividad y el discreto aburrimiento que parecía producirle toda esta cuestión. Pero ahora resulta que cuanto más mayor se hace, ¡más se interesa por la cuestión religiosa! Su línea de argumentación es la de "si pago a la compañía de seguros por si un asteroide cae sobre mi vivienda para dejarme sin hogar y no creo que eso vaya a suceder nunca, tampoco me cuesta nada quedar a bien con la iglesia y con los curas por si lo de La Otra Vida es verdad aunque no me lo crea mucho ¡y encima ellos me lo hacen gratis!".
Eso me cuenta, luego creo que además se lo pasa bien interactuando con otros señores y señoras de su quinta en esas mandangas eclesiásticas y ¡que caray!, digo yo que tras esa fachada de agnosticismo puro y duro con la que nos ha educado tantos años al final le pesará la férrea educación católica-apostólica-romana  que ella misma recibió y en definitiva se siente más tranquila reconciliándose con lo que la hicieron mamar desde pequeñita.
En este contexto de cosas siempre ha manifestado entre sus últimas voluntades que lo que más le apetece para abandonar el mundo de los vivos es la opción "Romantic-mode", esto es:una fogosa incineración y la posterior dispersion de sus cenizas sobre una gran superficie acuática, salada a ser posible...¡Pues bien!: estos planteamientos post-vitales se le han ido al carajo ahora que el Papa Francisco ( con el buen criterio que le da esa posición única de estar alumbrado por La Luz Divina y en conexión 4G constante con El De Ahí Arriba ) se ha dicho:"...coño,y si la peña se lanza masivamente a la incineración y a dispersar sus cenizas por ahí, ¿que SUPERCHOCHO se va a montar el día de la Resurrección de los Muertos pronosticada para el Fin de los Tiempos?"  Supongo que tras esa alarmante reflexión y para asegurarse una minima responsabilidad en el posible desastre apocalíptico, ha sacado esto que dicen ahora que incinerarse está solo regulero, pero lo de que te esparzan las cenizas por ahí ( o las usen para hacerse un reloj de arena como parece que hacían por ahí, ¡o un diamante, ¡que fashion! ) pues de todo eso ¡ni hablar!

¿Porqué meter al abuelo en un agujero cuando puedes
hacerte con él un retrato tan fardón como este?

Dejando a un lado las cavilaciones a las que se ha sometido a mi querida progenitora sobre cuestiones que a estas alturas ella pensaba tener bien zanjadas, hay que decir que un poco de parte de razón sí que tiene el hombre...
...porque si se hubiese aplicado la técnica del achicharramiento a los difuntos, en este caso estrictamente musicales, ¿como podría haberse producido el magno evento que ha organizado TVE  titulado "OT: el reencuentro"?

Sí, dieciseis años ( o así ) después, han conseguido reunir a los participantes de aquella mítica edición para hacer una reflexión existencialista sobre lo que supuso en sus vidas el concurso y además exprimir un poco más las ubres de aquella vaca que parecía ya difunta y enterrada: el asunto consiste en una serie previa de tres programas cuya misión es preparar psicológicamente a los fans para el evento y por fin un concierto multitudinario coincidente con la víspera de Todos los Santos ( un guiño un poco sombrío hacia lo "difuntos" que podrían estar profesionalmente ya muchos de los ex-concursantes por estas fechas ),
Como siempre que hablo de este tema diré que en su momento constituyó un ejemplo más de mi "Síndrome del Tupperware" en virtud del cual no me enteré de la existencia de OT hasta que la Rosa de España fue a Eurovisión a darlo todo por la patria...por eso cuando me he puesto a ver el programa me he dado cuenta de que no me acordaba casi de ninguno salvo Rosa, Chenoa, Bisbal y Bustamante, porque no viví el paso por el concurso del resto  y porque además ellos han continuado con sus vidas ajenos a toda aquella macro-movida que vivieron y bastante alejados de la luz pública.


El programa no está muy mal, he visto capítulo y medio y pienso que más o menos se les da libertad a cada uno para decir lo que les sale del bolo sobre su experiencia en OT aunque puedan ser tirando a críticos, y más de uno ha aprovechado para montar el numerito buscando rentabilizar esta oportunidad como ha podido.
No ha sido el caso de nuestra "Rosa de España", que ahora anda entretenidísima en "Tu Cara me Suena"...

Nuestra Rosa de España en TCMS maquillada 
para parecer un señor disfrazado de señora.
...pero según cuentan las malas lenguas sí el de Chenoa, que parece consiguió su puesto como jurado en el mismo concurso amenazando con no participar en el reencuentro si no le rentabilizaban el asunto como Dios manda.
No sé si será verdad, pero si es así, ole tus cojones, Chenoa, que bastante se han beneficiado ya a cuenta vuestra.
No hay resurrección que no resulte conflictiva o por lo menos entretenida de contar: hubo quien como Juan Camus dijo que no se prestaba al experimento y me hubiese parecido bien demostrar tanta integridad profesional para no volver a colaborar con "una maquinaria" que según bastantes de las opiniones ( en concreto de los menos beneficiados a posteriori, claro ) no consiguió más que hacerles perder autoestima y confianza, pero al final pasó por el aro...hay otros más divertidos y cañeros como Verónica Romeo que ha hecho el precalientamiento para el programa y el concierto posando en bolas para una revista, encantada de la vida y haciendo declaraciones tan bíblicas como "nunca en la vida había estado rodeada de tanto rabo" -refiriéndose al posado fotográfico, ¡no a OT por Diosssss!- o conversando sobre sus preferencias sexuales en un tono jovial y distendido contando cosas como "lo he probado una vez por detrás y me gustó, pero tengo que estar super relajada".
No solo tú, Verónica cariño, es que la cosa es así.

Verónica rodeada de pirulos
Con todo se estrenó ayer ( o anteayer, no sé ) el concierto.reencuentro que reunío a 17.000 espectadores en el Palau Sant Jordi y en el que cosas como si Bisbal le hizo la "cobra" a Chenoa ( que luego parece que no fue así pero vete-tu-a-saber) parecen haber prevalecido en las redes sociales sobre los criterios puramente musicales, demostrando el espíritu morboso y nada melómano con el que se ha enfrentado la concurrencia al espectáculo.
Yo para recuperar el espíritu aquel primero -ese que yo por desgracia no viví-, en lugar de dejarte un enlace al concierto del otro día  ( que por cierto puedes ver entero en el youtube ) te propongo escuchar esta canción tan emblemática en lo que debió ser casi su primera grabación en la academia, para recuperar un poco el espíritu aquel y recordar aquellos polvos y no estos lodos, que dice el refrán...
Luego ya a día de hoy, justo antes de publicar este post, he leído en "El Pais" ( clic ) ( que no, que no me pasan comisión, cojon ) un par de críticas bastante destructivas sobre "el reeencuentro" en particular y el concurso en general, hablando de lo pésimo que fue el show de la otra noche -que puede ser, no lo sé- y sobre todo del flaco favor que le hizo este "talent-show" al negocio de la música.
Yo debo ser muy ignorante porque no alcanzo a entender qué se hizo de malo en aquel momento, sobre todo en lo que insiste el autor de ese artículo titulado "Operación Fracaso" hablando de como perjudicó lo que hicieron dentro de "la academia" esta banda de pardillos ( que en el fondo cuando entraron allí´todos lo eran un poquito ) al resto de profesionales del mundo de la música.
Si quieres tú, anónimo lector, puedes dejarme tu opinión sobre el mal o la inocuidad de los chicos de OT con respecto al negocio de la música, sobre todo para ver si lo acabo de entender yo...
...y entretanto pues joer, dejad a los muchachos que disfruten de su breve instante de resurrección y que luego cada uno se gane el respeto, el público y las habichuelas como deba de ganárselas. Que la gente no es tan tonta como nos pensamos y al final sabe decidir lo que le gusta y sobre todo invertir o no su dinero en ello si viene al caso, y como dice esa frase tan manida, el tiempo al final pone -y de hecho ha puesto- a cada uno en su sitio sin necesidad de "listos" que vengan a tirar a nadie por tierra.

Que memorable hubiera sido el concierto si se hubiera producido
un piquito en este punto, ainssss

...y en fin, aunque parezca que he dicho muchas maldades yo les tengo cariño a estos chicos y por ello les deseo a todos que les vaya muy bien,, que continúen triunfando por méritos exclusivamente musicales y que vengan otros muchos músicos detrás triunfitos o no transmitiendo esa ilusión, alegría y buen rollismo a los ciudadanos de a pie que cada día nos las vemos y nos las deseamos para bandear con unas vidas que a menudo son mucho más grises e insulsas de lo que nos gustaría.

Hala, y con esto se acabó el testamento.
Que empecé hablando de mi progenitora, ¿no?..¡ayyyy!

Que tengas buena semana.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...