jueves, septiembre 10, 2015

EN BUSCA DEL YO PERDIDO



Hasta hace no muchos años yo mismo era otra persona: 

Tenía ( y tengo, eso lo conservo )  un trabajo a turnos cuyas cadencias no puedo predecir y al que por tanto debía ( y debo ) adaptarme continuamente...
...además estaba estudiando en la universidad una carrera ( la cual por cierto después no me ha servido para nada ) que me obligaba a sacar tiempo de debajo de las piedras para hacer interminables prácticas de laboratorio , seminarios, asistir a obligatorias clases presenciales... ¡y por supuesto tiempo para estudiar los exámenes y aprobar!...
Aún con todo eso encontraba cada día al menos una hora para ir a correr, hacer un poco de ejercicio y ventilarme...y por si fuera poco, tenía también momentos para atender cosas importantes como estos asuntos blogosféricos y mantener al día el correo con la gente que aprecio.

En cambio ahora no tengo tiempo para nada: no hago ejercicio, no estudio, me cuesta un triunfo mantener al día la blogosfera, y las horas de trabajo parece como si ocupasen la totalidad de mi espacio vital...

...dado que los días siguen siendo igual de cortos o largos que antes, al final he creído que si debía preguntarme por algo no tendría que ser por "el tiempo perdido" sino por aquella fenomenal versión de "yo mismo" que se ha perdido por el camino, dejándome funcionando con esta mala copia de mi que apenas encuentra la manera de cubrir la jornada laboral sintiéndose entretanto estresado y desesperanzado, triste, aburrido y agobiado...

"¿Que ha sido de ti?", me pregunto a mi mismo.

Pero como aquel otro yo no está, no hay nadie que pueda contestarme.

Que mal me sienta el otoño, coño.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...