sábado, septiembre 08, 2007

TORTUGAS MARINAS EN EL SUPERMERCADO

...en el "super".
Con la cara de estar en el "super"un día cualquiera antes de entrar a currar, planteándome las dudas cotidianas de la existencia:
" que hago aquí...que sentido tiene la vida... cojo seis cervezas o me queda alguna en casa...y los gatos...¿tienen comida los jodíos gatos?"
El atuendo, que diría la Martirio, "arreglao pero informal", lo cual quiere decir chandal y zapatillas de deporte, ese look de "muchacho-deportista-y-saludable-haciendo la compra" que tanto gusta a las abuelitas octogenarias para detenerte y decir "Oiga joven usted que es alto me podría coger los yogures aquellos de ahí arriba-no, esos no, los de trocitos de fruta, y ya que es tan amable me podría mirar la fecha de caducidad porque me dejé las gafas encima de la mesa de la cocina cuando...". He sopesado pedir al supermercado un pequeño sueldo en reconocimiento a mi labor porque hago todo lo que no hacen esas chicas uniformadas, bajitas y huidizas que son sus empleadas. O eso, o escribir una queja solicitando la anulación de esa cuarta balda de las estanterías solo accesible para los clientes de 1'80 para arriba, porque¿quien les alcanza los yogures a las ancianitas los días que tengo mi provisión de comida gatuna y cervezas asegurada en casa?...
En este ecosistema rutinario y hostil, ¿como esperar encontrar un chulazo despistado?...
...pero es él, el mismo con quien habías soñado, ese con el que fantaseas sudando la gota gorda entre las sábanas de tu casto lecho de soltero, poseido por deseos deshonestos... ese mismo aparece por sorpresa al doblar una esquina y antes de poder asimilar el efecto de la aparición, colisionamos como dos cuerpos celestes destinados a encontrarse, justo enfrente del papel higiénico.
Oh...
Que momento.
Moreno. Camiseta blanca algo ajustada y vaqueros desgastados, nada de "haut-couture", de acuerdo, pero esa sonrisa...
Y esos ojos azules... he visto una tortuga carey buceando en ese azul profundo, lo juro, y al fondo algas verde oscuras moviéndose a merced de las corrientes marinas...
Joder...
¿Tengo el slip en mi sitio o ha caído al suelo?
Sonríe más.
Oh-oh. Si no cayó antes, sin duda ya ha caído.
"Perdona" dice.
Oh-oh-oh.
"¡Eso es todo!", me digo. "No vas a arrastrarme a los urinarios para poseerme salvajemente."
No quiero hacerlo pero es superior a mi, ahí estoy meneando el trasero cual caniche satisfecho con su hueso, un palmo de lengua fuera y dispuesto a tumbarme panza arriba y hacer el "muertito" si él me lo pide. ¿Quien recuerda lo que es la dignidad en plena temporada de celo?...
Sin duda confundido ( y quizás asustado ) ante la calidad de mi mirada y mis dientes lobunos, se hace a un lado para dejarnos pasar a mi y a mi cesta con un pack de 6 cervezas de 50 cl. y un paquete de 1'5 kg de croquetas para gatos sabor buey.
Echa un vistazo a mis productos,("dieta mediterranea, ¿eh?") casi le oigo pensar, y sigue su camino.
Ah no.
Eso sí que no. No voy a arrastrar fantasías sexuales una semana con alguien que mira mi compra "así". Debo explicarle...
... "jaja, se que no haría falta decirlo pero las croquetas no son para mi, tengo dos preciosos felinos que alimentar, quizás te apetecería conocerlos...oh, y la cerveza es buenisima para regar mis plantas, ¿no conocías ese pequeño truco casero?, pues sí, yo lo practico y mis geranios crecen alegres y burbujeantes, ha-ha-ha, porque no habrías creido que era para ... ¿para beberla yo?¡Nooo, por Dios! precisamente ahora me dirigía al mostrador de las bebidas isotónicas bajas en calorías, demonios, me encantan esos brebajes pegajosos y dulzones, y puede que tu tambien fueses para allá, tienes que tomarlas, eh, porque con esos deltoides y esos trapezoides...¿existen los trapezoides?..."
Tras ese breve y poco meditado plan de ataque arrastro mi cesta ( una de esas que tienen ruedecillas y que gime a mi paso por los pasillos como si fuese torturando un cachorro pequeño )y me lanzo en su busca...
("no vas a irte así")
...cuando de pronto le veo detenerse ...
("debes ver mi nevera, tengo comida normal, en serio, ¿te apetece un huevo frito?")
...ante la comida para niños.
"Potitos" me digo yo jadeante, escandalizado y frustrado "Está cargando potitos... potitos a montones..."
El se gira un poco y me sorprende a pocos metros suyos con la mandíbula inferior descolgada y los ojos saltones, debo tener un terrible aspecto porque vuelve a sonreir con una expresión muy similar al pánico, cuando un torbellino compuesto por una mujer regordita y tres niños pequeñitos le rodean chillando.
- ¡Pero NO, de ternera con guisantes NO, sabes que Paula VOMITA siempre con la ternera, te dije POLLO, pollo jardinera o MERLUZA...! Joder, cariño, en qué tienes la cabeza..."

Entonces...

("¿en qué tienes la cabeza?")

...se vuelve de nuevo, me mira, directo a los ojos y vuelve a sonreir,pero ahora su sonrisa no es de pavor, es, es...

"Es la hostia..."

...la mantiene unos segundos antes de alejarse y perderse de vista con toda su realidad alrededor. Se va pero...

"...pero joder, cariño, a mi me has alegrado el día..."

( ... )

"Estas croquetas tienen historia" les explico a los gatos después mientras les sirvo el refrigerio en la cocina "Amor verdadero, os lo juro."

Malditos, ni siquiera sacan sus hocicos del pocillo de comida para fingir que están escuchando.

Pero yo sigo viendo esa enorme tortuga planeando en aguas de un azul profundo...



Imagen: "Tortuga marina" http://www.maricultura.com/

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo