jueves, diciembre 27, 2012

4 DIAS PARA TERMINAR EL AÑO Y TU TAN TRANQUILO

Pues sí, cuatro días para acabar el 2012 que tan negativo ha sido en muchos aspectos no solo para mi sino para la generalidad que me rodea, pero que tiene la virtud de dejarnos exactamente en el mismo punto en que lo empezamos como si de una montaña rusa se tratase, que terminado el viaje te devuelve a la salida con un poco de susto en el cuerpo pero afortunadamente indemne.

Terminé el 2011 y empecé el 2012 trabajando en turno de tarde, en el mismo sitio, con un estado de salud y una coyuntura personal, sentimental y profesional que a fecha de hoy es idéntica. Afortunado yo que todas las cosas que valoro siguen estando ahí en apariencia ajenas al paso del tiempo, y desdichado yo también porque todo lo que no me gustaba o al menos hubiera querido que fuese de otra forma sigue exactamente igual, inamovible como el jodido monolito de la película esa de 2001-odisea-del-espacio


Habrá que mirar la botella medio llena y no comerme el tarro pensando en mi escasa capacidad de evolución, diciendo lo que decía mi poco evolucionista abuela con aquello de "virgencita-virgencita-que me quede como estoy". Quizás mi vida ha alcanzado el tope de perfección, el grado sumo de satisfacción y complacencia y aunque piense que aún hay algo más allá, en realidad estoy en el top ten...



...ejem.
Pues nada, en esas estoy, con sensación de dejá vu, y de que voy a dejar salir y entrar otra vez el año con sentimiento de atropello, velocidad y haciendo las cosas a las prisas y casi solo porque se supone que es como hay que hacerlas. Mi escasamente estimulante calendario laboral no me deja mucho sitio para más, pero lo que de verdad me apetecería este año sería cogerme al escurridizo Mr.G, coger una casa rural en medio de la montaña más cercana y pasar doce, catorce o dieciseis horas seguidas aislados del mundo con un fuego de leña, una alfombra peluda y...

(...)

...bueno, quería poner una foto de dos mancebos dándose el filete ante la chimenea pero todo lo que he encontrado no resultaba EN ABSOLUTO apto para todos los públicos, en cambio he encontrado este estupendo chiste de como Santa Claus descubrió cuales de sus renos podían de verdad volar:


( creo que Santa le está diciendo a los elfos: "venga vamos a probar con otro", jajaja )
Este estupendo chiste lo he encontrado en el blog de una mujer canadiense titulado "She Who Seeks" con la que he encontrado cierta conexión en cuanto al amor a los mininos y el sentido del humor. Dejo aquí el enlace a su página porque aunque no se tenga mucha idea de inglés las imágenes merecen la pena, y además porque algo tan bueno me devuelve un poco la fe en este asunto bloguerístico, que parece un poco devaluado frente a la inmediatez y la comodidad que le suponen a la mayoría las redes sociales como vehículo de expresión y de contacto...

She Who Seeks

...y vaya iba a hacer un ranking de mis canciones favoritas del 2012 pero con tanto enredar por ahí se me pasó el rato y tengo que ir a hacer la imprescindible siesta para aguantar luego despierto la noche de trabajo que me espera...así que el ranking queda para mañana...

Feliz último jueves del año a todos.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...