miércoles, septiembre 26, 2007

SMS ( I )



Historia dramática y terrible como la vida misma.

Espíritus sensibles abstenerse.


"Waiting for your call

Baby night and day

I'm fed up

I'm tired of waiting on you"

Madonna - Hung up


Otro día que abro el ojo y no estás tú.

Claro, como vas a estar.

Lo primero que hago es agarrar el móvil.

"Es tan encantador, seguro que tengo aquí un mensaje diciendo: good morning, my love..."

...

No hay mensaje.

"Pobre. Está tan liado... Más tarde."

Gruño por la casa bufando a los gatos que huyen enojados. Iniciamos el proceso de reconstrucción personal, voy al baño, enciendo la luz...

"¡AAAAAAH!"

Un susto.

Tranqui, eres tu.

Hay mañanas en las que creo firmemente que, durante la noche, perversos alienígenas de mundos más allá del espacio me abducen el cuerpo para someterme a qué-sé-yo-qué perversas vejaciones y cuando me traen de vuelta lo hacen dejándome ese rostro ojeroso y mofletudo que ahora me contempla.

"Bueno, anoche no eras George Clooney ni Charlize Théron, no esperarás que seis horas de sueño hayan hecho el milagro. Demos un voto de confianza a los seres de otro mundo", dice mi voz de la prudencia.

Odio a mi voz de la prudencia.

Aunque se que la exfoliante, el "contour-des-yeux" y la hidratante no van a remediar lo irremediable, unto mis carrillos con la misma energía que el que masajea, qué se yo, el perímetro de Marte o el contorno de un dirigible. Una labor ardua, pero cuando termino, ahí estoy. Ojeroso, mofletudo pero reluctante en la penumbra de mi baño, con una nueva y tenebrosa luminiscencia, como los lomos de los espíritus de los pantanos.

Galopo a mi cuarto esquivando de nuevo felinos hambrientos mientras pienso:

"Oh, estará tomando su café con churros e indudablemente una asociación de ideas le habrá hecho pensar en mi."

Agarro el móvil.

"1 SMS recibido."

"Hiiii-hiii-hiiii", chillo y palmoteo "¡es él, mi melocotón en almíbar, mi petit-choûx!"

Presiono la tecla de "leer".

"Oferta: aproveche la ocasion, 1oo mensajes de texto por solamente..."

- ¡ME CISCO YO EN LOS 100 MENSAJES Y EN EL JODIDO PETIT-CHOÛX! -grito al techo- ¿PORQUÉ ME HACEN ESTO? ¿ES QUE NO HAN REPARADO EN QUE POR LAS MAÑANAS ESTOY ES-PE-CIAL-MEN-TE SENSIBLE?

Respiración. Uno...Dos...Tres...

Démosle tiempo al tiempo.

Tiempo para mi petit-choûx.

Viva el amor.


(Continuará)

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo