domingo, mayo 08, 2016

EL ESPINOSO ASUNTO DE LA AUTOESTIMA



El ayuntamiento de mi ciudad, deseando sin duda lavar esa imagen suya que tengo de ellos así como de banda de pijos derechones, conservadores y retrógrados, ha decidido invertir la friolera de ¡2000 euros! ( más o menos lo que se debió gastar solo en cafés el último concejal acusado de chanchullos económicos ) en una loable campaña destinada a promover y mejorar la autoestima entre el personal juvenil, intentando de paso disminuir las conductas asociales y la violencia contra determinados grupos y colectivos. La bienintencionada historia gira en torno a un hipotético medicamento llamado "Megustol"  ( me-gusto-l, ¿lo pillas?) destinado a reforzar la confianza en uno mismo, y a partir de ahí se han grabado una serie de videos en el que unas cuantas personas -que en su momento han sufrido algún tipo de situaciones dificiles debido simplemente al hecho de ser como son- narran sus historias en primera persona y cuentan como han sacado fuerzas de si mismas para superar las barreras que el entorno les ha puesto. Como no, en el grupo hay un gay que hasta se ha prestado a que la fotografía de su cuerpo serrano -correctamente vestido, ojo- engalane diversos puntos de la ciudad... aqui puedes si quieres ver alguno de los videos en cuestión. 


¿Y a que viene esta noticia? 

Pues a que en primer lugar me parece muy bien que se gasten parte del presupuesto -aunque sean cantidades tan ínfimas- en cosas como estas que están destinadas a mejorar la vida y la convivencia entre las personas.
Y a que el asunto de la autoestima y la confianza en uno mismo, ¡que dificil es!
O por lo menos lo es para mi, ojo, que yo veo por la blogosfera otros blogueros que hablan, se pronuncian y circulan con una seguridad y un modo de expresarse tan categórico que para mi quisiera. Y eso les viene de la poca falta que les hace a ellos una dosis diaria de megustol para gustarse:  se encantan a si mismos, y chico, ¡yo  lo veo super-bien!. Porque esto de no-gustarse te hace entrar en un círculo vicioso de esos que se retroalimentan por si mismos que es de lo más chungo:

7 SENCILLOS PASOS
 PARA REFOCILARSE EN LAS PROPIAS MISERIAS
Y DISFRUTAR
OSCURAMENTE
CON ELLO

 Aquí el cochino Braulio que nos guiará durante todo el proceso

1 - Te miras por dentro y/o por fuera y no te gustas nada.
2 - Disminuye tu autoestima hasta colocarse a un nivel cucarachero.
Cucaracha pasada de autoestima

3 - Como resultado, disminuye tu seguridad.
4 - Al no estar seguro de ti, te conduces con torpeza, potencias tus defectos y enmascaras tus virtudes.
5 - Te conviertes además en dependiente de la aprobación ajena, buscando que alguien te de eso que tú a ti mismo no te consigues dar ( un visto bueno )
6 - La gente por ello te trata como mínimo con indulgencia, cuando no pasa de ti directamente y prescinde de tu presencia y tu criterio.
7 - Vuelves a mirarte, te autocompadeces de tu desgracia, de tu soledad y de tu marginación, y al final  te gustas todavía menos, con lo cual el ciclo vuelve a comenzar pero ahora un par de peldaños más abajo en el "todavía peor" desde donde ya ni siquiera te sientes capaz de tratar de tú a tú a una simple cucaracha.



No sé si hay alguna fórmula ideal para conseguir querernos más a nosotros mismos y evitar entrar a dar vueltas en esta sardina que se muerde la cola. 
Para empezar, quizás sea aconsejable el no guiarnos por los parámetros ni los baremos que se nos imponen desde fuera: lo que es bueno para mucha gente no tiene porqué serlo para TODO el mundo y por tanto tampoco para ti.
También debemos conocer la parte de nosotros que no podemos cambiar, aceptar aquello que nos es intrínseco y por principio es como es y no se puede alterar.
Y por supuesto, pensar en aquello sobre lo  que si podemos actuar  para mejorarlo y proceder en consecuencia.

Puaj. ¿No resulta un poco asqueroso?
¡Yo digo que sí!

No sé, son todo divagaciones, realmente yo soy el menos indicado para aconsejarte porque tengo la autoestima de un invertebrado no ártropodo ( =lombriz en versión corta ) y aunque objetivamente escribo esto y pienso que está todo controlado, a la hora de la verdad me surgen vías de agua por todos lados, soy inseguro, tengo complejos a punta pala y cuando se me pone a prueba casi siempre resulto un auténtico fracaso.....de ahí que ya he corrido al lugar pertinente a abastecerme de un centenar de cajas de Megustol, a ver si han dado con la fórmula mágica y dejo de ser la borrosa y patética fotocopia de mi mismo que voy enseñando por ahí cada vez que se me presenta la ocasión.

¿El problema?: ah, pues que el Megustol son solo unos caramelos, lo que tengas que hacer a propósito de tu autoestima y confianza no depende de nada de ahí fuera, solo de ti mismo, y si no te las apañas tú solo no hay píldora que valga para solucionarlo.

¿Defraudado?

YO SÍ

Porque lo de la pastilla era sencillísimo y le ahorraba a uno un montón de dolores de cabeza.
Así que mejor paso del Megustol y me apunto al survival zombie, que veo yo que me va a dar muchas más satisfacciones y puestos a tener alguien dolores de cabeza prefiero dárselos yo al resto cuando me coma esos cerebros suyos tan seguros y encantados de si mismos ¡GRRRRRR!



Si es que se me están volviendo unos modernos, ¡¡¡zombis!!!. 
¿Que pasó del festival de la morcilla, la feria del esquileo y el concurso de jotas burgalesas? 

Como postre esta canción que por su título me vino a la cabeza mientras escribía todo esto, aunque al final el mensaje no tenga nada que ver. ¡Quien iba a decirme a mi que me iba a gustar una canción de Justin Bieber!




¡Feliz semana a todos..... y no olvideis mimaros y superestimaros!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo