sábado, julio 16, 2011

TRAVESÍA DEL OCEÁNO INTERVACACIONAL ( dia 15 )


Día 15: Hoy celebramos nuestro pequeño y particular "paso del ecuador" en nuestro oceáno porque nos quedan tantos días por detrás como por delante para terminar nuestro viaje. O deberíamos celebrarlo, porque a pesar del tiempo soleado  el talante de la tropa es más bien mustio. No sé si es que se acostumbraron a la buena vida de no pegar palo al agua o si es que también echan de menos al segundo de a bordo, que desde ayer ya vuela por su cuenta disfrutando de su merecida libertad.
Sea por lo que sea, los chicos vagabundean por cubierta entre suspiros y yo, después de las noches al timón mientras todos duermen, paso el día espiando por los ojos de buey, con la confianza de ver aparecer su Zodiac en cualquier momento, y su sonrisa compitiendo con cualquier situación meteorológica que estemos disfrutando o padeciendo.
Entre tanto suspiro y tanto corazón agitado, ahí está Manolo atendiendo sus labores...


...pero así como pensativo, ¿o no?.

En cuanto al tema del día, esto me va al pelo para este ánimo así de marino-cansado-de-marinear:






Cuando salieron "All Saints" todo el mundo pensó que eran algo así como las "Spice Girls" en plan yuppie y no sé, igual algo de razón sí tenían pero la diferencia estaba en que estas hicieron un par de discos buenísimos y de los que se pueden escuchar pasado el tiempo porque suenan estupendos. Esta canción sobre una chica que se pregunta qué hizo mal para que la cosa se jodiese cuando pensaba que todo lo estaba haciendo bien ( o así la he entendido yo ) refleja ese pequeño y paradójico horror de las relaciones humanas según el cual, haga lo que haga la persona que te ama y por muy bien que lo haga, si no la amas tu, no solo no consigue que sus esfuerzos sean valorados sino todo lo contrario porque acabas cogiéndola más tirria.
Hay que ver lo que hace el aire marino, tanto yodo me está poniendo las neuronas halógenas...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo