martes, enero 13, 2009

TORCHWOOD: un western futurista y crepuscular ( FINAL )


Sinopsis:...ah, hoy no hay sinopsis, tengo el corazón estrangulado por la emoción...ha sido tan estimulante y tan bonito para mi compartir esta aventura con vosotros, me ha dado tanta "energía" diaria que me da pena que se termine... pero no puedo tener al panoli y toda la cuadrilla dando tumbos por el mundo hasta el fin de los tiempos, esto también tiene un final...
...y es este...

Abrí los ojos.

Inexplicablemente, no estaba muerto, porque sí, abrí los ojos y estaba aún en el laboratorio-base de Torchwood tumbado en una camilla, solo que ahora no había lobos, ni tan siquiera uno pequeñito, y además todo tenía un aspecto más nuevo y reluciente, sin los síntomas de catástrofe nuclear que yo recordaba.

Jack estaba tendido a mi lado en una camilla paralela a la mia con los ojos cerrados y su hermosa cabeza en perfecto estado. Cerca de allí la doctora Jones, rodeada de monitores y pantallas de vigilancia, manipulaba teclados y trasteaba con palancas y botoncitos. Al sentirse observada se volvió hacia mi y sonrió:

-¡Eh chicos! ¡Hemos recuperado a otro!

Levantando un poco la cabeza vi a Toshi y a Owen entrar al laboratorio con gesto expectante, luego escuché un “miaoooooggg” estrangulado y el infame Fufú saltó a mi regazo mirándome con algo en los ojos muy parecido al amor.

-Que…ha…pasado-susurré observando como una vez más el gato cochino empezaba a contraer sus tripas sobre mi para dejar en mi pechera una prueba de su afecto-…creí morir…

-Bien, no puedo decirte que no lo hayas hecho-explicó Martha-pero cuando Cucú se arrojó a la fisura con la Llave, logró cerrarla y al hacerlo fuimos arrojados al pasado en el espacio-tiempo, al punto en donde todo lo que estaba realizado quedaba sin realizar con lo cual todo, de alguna manera estaba “deshecho”…quizás si hubiese tardado solo unos segundos más habrías quedado efectivamente muerto y no habría habido manera de traerte atrás, pero digamos que la grieta aprovechó tu último aliento para hacerte dar el salto…

-¿Deshecho?...no lo entiendo…si todo estuviera deshecho no te conocería a ti ni a ellos, o como mínimo a ti pues apareciste después de mi primera casi-muerte…

Martha Jones sonrió mostrando centenares de dientes blanquísimos, Owen y Toshi pusieron la vista en las alturas y Fufú se aferró con las uñas a mi sábana.

-Realmente, la fisura nos ha traido un poco más atrás de tu primera muerte…

-¿Un poco?...¿Al momento en que encontré a Jack en el desierto?

-Algo más-murmuró la doctora-De hecho creo que…treinta y dos siglos…Os ha hecho retroceder al momento en que todo empezó a complicarse y esta base de Torchwood se clausuró.

-¡Treinta y…!¡Pero joder!¿Y como volvemos?¿Y que quiere decir ese “os ha hecho”? Tu también retrocediste,¿no?

-Bueno, yo, al igual que Jack, soy una viajera del tiempo. De hecho este es “mi tiempo”.

-“Tu tiempo”…Ya…¿Y que hay del nuestro?¿Como nos llevarás de vuelta?

Martha se dio media vuelta y continuó con sus cacharritos.

-La fisura está cerrada, no hay camino de retorno. Tendreis que quedaros aquí, a no ser que…

De súbito algo se movió a mi lado, me volví y ví a Jack sonriendo. Cogió mi mano y dijo:

-Hay formas, las encontraremos…Pero por ahora olvidate eso, el tiempo corre…

-…pero como que me olvide-le dije mirándole sorprendido por la urgencia de su voz-.

-Al morir Jack justo en el momento en que el vórtice se cerraba-explicó la doctora-ha recuperado su mortalidad…digamos que su manera de valorar el tiempo ha cambiado…

Toshi compuso un gesto compungido y Owen la dio unas palmaditas en la espalda.

-…¡yo te disparé, fue culpa mia…!¡Lo siento tanto!...pero nos jodiste a todos, me jodiste a mi, jodiste a Cucú, y…

-Tranquila. Sabía que tenía que ocurrir así-contestó Jack, luego me miró de nuevo y dijo- He reducido drásticamente mi número de años disponibles, pensando en compartir los que me quedan contigo, ¿Qué te parece?

-Oooh-oooh-oooh, creo que voy a desmayarme otra vez –farfullé dejándome caer en la camilla-.

El pequeño Fufú, absolutamente igual de feo a pesar del retroceso espacio-temporal, maulló desgarradoramente junto a mi oreja y tuve que decir:

-¿Y Cucú?¿A donde coño fue Cucú?

-…creo que acabamos de encontrarla…

La doctora Jones señaló sonriendo un monitor. Jack y yo nos pusimos en pie y vimos a nuestra Pocahontas particular en medio de una explanada de alquitran y cemento gritando:

-¡Vale, mecagüen la leche, ya está bien, no me jodais!...¿Donde estais todos?...¡lo reconozco, estoy acojonada, podeis parar el cachondeo!

Fufú puso las patitas en la pantalla y ronroneó con amor como si Cucú estuviese recitando poemas y Jack, estrechándome un poco contra él, me guió al ascensor que ya conocía diciendo:

-No la hagamos esperar…

Subimos todos a la plataforma, el capitán y la doctora con la tranquilidad de quien sabe lo que le espera fuera, el resto con gesto aterrado ante lo desconocido…

…al llegar arriba una luz esplendorosa nos cegó.

-¡Joder, casi me meo la braga!-oí gritar a Cucú-¡Fufito!¡El peludito de mamá!¡Mi nene chiquitin!

Cuando por fin mis ojos se acostumbraron a la claridad del siglo XXI, miré arriba.

-¡Mirad el cielo!-susurró Toshi maravillada-…Es…

“…un nuevo comienzo” pensé sonriendo viendo a mis compañeros reir asombrados.

Ante nosotros Jack extendía los brazos hacia arriba también con una gran sonrisa, como si quisiera abrazar aquel hermoso, radiante e increíble azul que nos cubría.


Agradecer...
...me he cansado de agradecer al capi su presencia en mi vida para "alegrarme el ojillo"; hoy le daré las gracias simplemente por haber dado aliciente a mis dias durante lo más oscuro del otoño y el principio del invierno...las observaciones obscenas, si quiere, que me llame por telefono y se las cuento todas, jajaja...
...a mi ROSA DE FUEGO, que fue quien estimuló para iniciar y perseverar en esta historia, nunca podré agradecerte bastante tu cariño y tu compañía, aunque sea así, desde tan lejos...
...y por supuesto a...¡MI "CLUB DE CHICAS DE LA FISURA DE CARDIFF"!: Ana, Marga, Dalia y por supuesto mi Rosa...sin vosotras y vuestros comentarios esto no me habría resultado tan precioso y divertido como ha sido...
...y a la vida en general, por ofrecerme siempre motivos para presentarse hermosa, y hacerme sonreir aunque sea un poquito cada día...
¡Ahora si!
¡THE END!


EPILOGO: Lo que ocurrió en el vórtice.

Estaba muerto.

Estaba muerto pero abrí los ojos, y todo era oscuridad. Oscuridad, frío y miedo.

“¡Jack!”grité, porque su nombre fue lo primero que vino a mis labios.

De pronto alguien me abrazó por detrás y posó su barbilla en el hueco de mi hombro. Estaba desnudo, supe que estábamos desnudos porque sentí el calor de su pecho contra mi espalda. Sus brazos se cruzaron en torno a mi, apretándome con delicadeza.

“Será solo un momento, tranquilo. Enseguida abrirás de verdad los ojos y todo habrá terminado. Pero antes…”

Vi su mano señalar hacia arriba, mostrándome enormes estrellas fugaces que se cruzaban una y otra vez, tejiendo una red de plata sobre nuestras cabezas. Me volví y los ojos de Jack se me aparecieron, claros y hermosos como la promesa de un día soleado.

“Abrázate a mi. Va a ser el viaje de tu vida”, aseguró, y sin más estábamos los dos tendidos en la oscuridad, Jack entre mis brazos, entre mis piernas, e increíbles puntos de luz brillante volaban de nuestra piel rodeándonos de una neblina dorada.

“Estamos perdiendo algo” le dije tendiendo los dedos para intentar atrapar aquello, pero el capitán entrelazó su mano con la mía y respondió:

“No, todo lo contrario. Estamos ganando.”

Me besó, lento, despacio, acariciando mi lengua con la suya, a veces con fuerza, a veces suavemente, siguiendo el ritmo que marcaba su corazón contra mi pecho, acompasado con el mio.

“No te preocupes…va a ser tan hermoso como quieras que sea, tan dulce y tan lento, tan violento y apasionado como desees que sea, y como sea será perfecto, porque es tan solo amor, ¿comprendes? Solo amor, entre tu y yo. Amor.”

Y se deslizó, suave y cálido, primero en mi cuerpo y luego en mi alma, la oscuridad se llenó de una luz espléndida y…

…y tal como prometió, fue perfecto…

FIN



El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...