martes, diciembre 02, 2008

TORCHWOOD: un western futurista y crepuscular ( 9 )

TOMA DE DECISIONES

Sinopsis: Habíamos dejado al bello Jack sujetándose sus caprichos tras recibir un tratamiento duro en los mismos a cargo de la rodilla de Caroline, la mujer que encontró al panoli tendido en la nieve. Mujer, con la cantidad de usos que se me ocurriría a mi darle a esos caprichos si tuviese al capitán enfrente y vas tú y...

Cucú se adelantó un paso y explicó:

-El señor Jack está un poco obsesionado con los marcianitos, de ahí esa salida de tono que ha tenido con…con…¿la señora? –Caroline la encañonó ahora a ella y tuvo que levantar las manos y exclamar- ¡No, no, tranquila! ¡Que nosotros somos los buenos!...Vamos, eso creo…

-Somos Torchwood –gimoteó el apuesto Owen-y vamos a salvar la Tierra.

-La nena aprendió bien la lección –apuntó Thosiko y ella y Cucú rieron un buen rato-.

Owen se adelantó gallardo y perfecto en su traje de nieve y explicó, como el que cuenta que va al mercado a por patatas:

-Hemos de llegar a Cardiff, en las Islas Británicas, a la fisura temporal que está apartando al sistema solar de la estabilidad. Jacky…quiero decir, el capitán Harkness no ha sido muy correcto en su entrada, desde luego, pero le necesitamos a él –y me apuntó con un dedo como si yo fuese un excremento seco de Fufú- porque nos guste o no, él es Torchwood y tenemos que estar todos para que la cosa funcione.

-Bien, guapito –dije poniéndome al fin en pie junto a Caroline- pues por mi podeis iros todos, tú, tu Jacky y la Tierra entera a tomar por el culo. No voy a dejarme manipular más por ese…ese…

Pero la mamá de Caroline ya agarraba una mano a su hija y exclamaba:

-¡Inglaterra!...Nena, es nuestra ocasión…Buscaremos a los abuelitos y allí…

-Allí todo será igual, mamá. ¿Quieres dejar todo lo que tenemos aquí para buscar a gente que no sabes si está viva?

-¡Sí!-respondió vehemente la mujer montaña con un conmovedor dramatismo-Quiero volver a casa, quiero morir en mi hogar,no en tierra extraña….Bah, nena, seamos Torchwood también nosotros. Sólo hasta llegar…

-Mamá, este jilipollas te ha llamado zorra marciana a modo de presentación, ¿no te dice bastante de su forma de hacer las cosas?

-Pues no sé a ella, pero a mí sí, y por eso NO-PIENSO-IR-AL-PUTO-CARDIFF –atajé- Y si el planeta se va a tomar por el saco, estupendo, que los libros de historia tomen nota de que fue por mi causa.

-No hay nada peor que una mariquita despechada –le siseó Cucú a Toshiko y las dos ladraron otro buen rato entre risotadas-.

La gran mamá de Caroline se agachó sobre la cosa gimoteante que era el capitán Jack y aclaró:

-Nosotras tenemos un barco…un barquito en realidad, quizás sea temerario pensar en cruzar el oceáno con él, pero podemos intentarlo…¿me oye?...muchacho, suéltese las pelotas, no van a caerle al suelo…

Habíamos formado sin querer un círculo en torno a nuestro dolorido líder y, bajo el cielo amoratado Cucú concluyó:

-Bien, tenemos que tomar una decisión, no podemos seguir diciendo tonterías en mitad de la puta nada. Hay que votar, creo….o no, porque a fin de cuentas Fufú, Toshiko y yo no tenemos más cojones que seguir la estela del capitán gracias a los sensores de localización y sospecho que la nenaza también, ¿me equivoco? –Owen resopló pero asintió pesaroso- Entonces nuestro voto es llegar a Cardiff de una jodida vez, hacer lo que sea que haya que hacer, y perder de vista a este tío.

-Yo sé que tengo que acompañar al capitán al jodido Cardiff, estoy predestinada –dijo Toshiko a continuación-De modo que mi voto es sí, a Cardiff y que los dioses decidan el destino de nuestros culos.

Tras la emotiva y mística declaración de nuestra compañera la mamá de Caroline solo pudo chillar entusiasmada:

-¡Entonces todos a Cardiff! ¡Y que pase lo que tenga que pasar con nuestros culos!

Caroline me miró pesarosa, quizás arrepintiéndose de haberse parado a recogerme de la nieve y siguió:

-Si mamá va, he de ir con ella. Pero nosotras no somos Torchwood o como quiera que se llame esa especie de secta que formais. Llegaremos a la costa de Inglaterra y después cada uno buscará su camino.

Entonces todos los ojos, incluidos los de Jack que seguía tendido en la nieve, convergieron en mi.

-Solo faltas tú, panoli-apremió Cucú-No es que me importe tu opinión, pero Fufú se muere de frío y yo tengo el chocho congelado, debemos largarnos de aquí.

Pienso que mi reacción fue la natural teniendo en cuenta el estado de las cosas.

-¿”Panoli”?-grité-¿”Panoli”? Pues bien, tu, tu cochino gato y el resto de la cuadrilla podéis iros al infierno o donde os de la gana, yo, yo NO voy a seguir dejándome mangonear por este capullo –y señalé a Jack con el dedo-¡Cabrón asqueroso! Así que por amor, ¿eh?...Jódete tú y tu Torchwood.

Jack por toda respuesta metió la mano en su bolsillo, sentí un zumbido en la muñeca y ví que la luz azul que indicaba que el sensor de posicionamiento estaba en marcha volvía a parpadear.

-¿Esta es tu respuesta?¿Tienes algún tipo de principio, capitán Harkness?¿Hay algo más en tu conciencia además de toda esa mierda de Torchwood?

-Lo siento-dijo en voz baja-pero eres parte de esto, no puedo prescindir de ti aunque quiera.

Eres Torchwood…

(Continuará)

...ya es harto conocido por todos el asunto de los derechos, el copyright o como carajos se llame del capi, de Torchwood y de la madre que los trajo, no insistiremos en ello, pero si he de recordar que John ha sacado un nuevo disco donde canta como los mismos ángeles además de lucir guapisimo y...y ya hablé también de mi objetividad acerca de este pedazo de bollito, ¿verdad?...

Además es pertinente que nadie olvide que mi querida Rosa de Fuego continúa su apasionante intriga en el blog Cumbres Borrascosas , solo con pinchar en el anterior enlace accedereis directamente al universo de Douglas, Greene y los "renglones torcidos". Un beso, mi Rosa.

Y una vez más, feliz semana a todos.


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo