sábado, enero 09, 2016

UNA NOCHEVIEJA DE MUERTE



Estoy teniendo un principio de año fatal: no me encuentro bien fisicamente, la climatología reinante me tiene el ánimo hecho polvo y toda la ropa parece que me la han cambiado por una dos tallas menor ( aunque vale, de eso no puedo echar la culpa el año nuevo )...
...total, tengo una sensación permanente de incomodidad vital que no sé qué hacer con ella y para distraerla bueno será contarte unas tontunas como esa Nochevieja tan memorable a la que hacía mención en el título, precisamente ahora que en estas fechas está tan de moda recordar los desfases cometidos con la excusa de despedir el año en condiciones...

Un Fin de Año de Muerte -



La Nochevieja de la que te voy a hablar no fue esta que acabamos de pasar ( que se trató de una celebración íntima que, aun no siendo nada desmesurado, estuvo preparada con mucho cariño ), sino de una de unos cuantos años atrás, en la temporada en que estaba viviendo fuera de la ciudad y cuando volvía para fechas señaladas me veía -sin tener excesivas ganas- involucrado en los planes del grupo ese de amigos de toda la vida. Aquel año tenía muchas menos ganas que de costumbre de apuntarme a la movida-fin-de-añera porque eramos quince personas y daba la casualidad que a excepción mía  eran todo parejas, es decir, siete chicos con sus respectivas novias ( o siete chicas con sus respectivos novios, que a veces el miembro que me importaba de la pareja no era él sino ella ).

¿Que pintaba yo en mitad de esa orgía hetero sujetando la vela a toda esa banda?

"No seas capullo que no vamos allí a meternos mano, vamos a beber y a bailar así que haz el favor de no ser tan jilipollas y quedarte en casa solamente porque no tienes pareja para la fiesta", me dijo mi "mejor-amigo" de entonces, y como era cierto que no me apetecía quedarme jugando a las cartas en casa de mi abuela, pues me apunté.
El "cotillón" estaba organizado en una cafetería-disco-pub de un hotel que llevaba años sin utlizarse, y con aspecto de tugurio (=puti-club) de tiempos antediluvianos que estaba a falta de un lavado de bajos y que alguien había tenido la brillante idea de rentabilizar para el movidón nocheviejuno pensando en hacer muy poca inversión obteniendo mucho beneficio... pero bueno, en esos locos años de juventud con que sonase de fondo un rítmico chunda-chunda-chunda y hubiese alcohol de garrafón suficiente para hacerle perder a uno la conciencia era más que suficiente.
Me preocupaba más que el local mi posición de oveja negra entre el rebaño de parejitas borreguiles felices, porque aunque me decían "que no" sabía que al final las borregas iban a arrejuntarse con sus borregos respectivos y me iba a terminar agobiando...¿y qué hacer en estos casos?
Consulté el "Manual de buenas maneras de una chica de mundo" de mi musa inspiradora Sue-Ellen Ewing, en concreto el capítulo "Reuniones de las que es dificil evadirse" y seguí el protocolo sugerido: tres copas de champán antes de la cena, unos buenos lingotazos de tintorro con la mayonesa y los langostinos y otro par de copazos champaneros ya con el traje y la corbata puestos para salir conveniente anestesiado...

Sue-Ellen aplicándose su propia medicina

...y allá que fui al encuentro de las siete parejitas cacareantes y risueñas que antes de meterse en la barra libre ya estabann en plena faena e incumpliendo sus promesas dándose piquitos y achuchándose los unos con los otros. 
"Me voy a arrepentir de esto" me dije, pero ya estaba la entrada pagada por lo cual mi idea era hacer el gasto alcohólico suficiente como para compensar el importe y a continuación largarme sin despedirme siquiera. Mucho resquemor interior, es cierto, pero es que en aquellos años en que estaba fuera de la ciudad no echaba nada de menos mi vida  de aquí y una noche como esa era un compendio de todas las razones por las que estaba mucho mejor en cualquier sitio antes que justo ahí en donde estaba....

Total que antes de darme cuenta ya estaba metido en el garito, que olía un poco como a polvo y a nafatalina pero eso sí, la música estaba a todo volumen y había luces de colorines de esas que giran todo el rato y por delante solo tenía un botellón de champán y tres cubatas con los que bregar...
Así que mientras las parejitas se empezaban a decir cuchi-cuchis en la pista de baile en medio de "ji-jis" y "ju-juss" y colocándose unos a otros los gorritos y los matasuegras pertinentes, yo me apalanqué en la barra, pedí mi botellón de champán, una copa y me dispuse a hacer que aquello durase lo menos posible....
En ese momento vi a mi lado a una chica gordita bajita ya ataviada con el "uniforme de cotillón" incluido gorro puntiagudo, collares rollito hawaiiano de colores y hasta unas gafas de plástico con nariz postiza y bigote peludo. Ocupaba el taburete en la barra más cercano y ya había descorchado su propio botellón, trasegando a gran velocidad no sé si sería la segunda o la tercera copa de brebaje espumoso.


"Vaya, estás casi guapa" le dije con ese gracejo que me suele dar el seguir las instrucciones del manual de buenas costumbres de Sue-Ellen.
"Gracias jilipollas" me contestó con muy poco afecto y le pegó otro gran trago a su copa. "Tu ya tienes tu botella así que espero que no pretendas gorronearme una copa."
"¿Tu tambien tienes tu botella toda para ti?" pregunté interesado por encontrar un alma gemela en desgracia "¿Has venido sola?"
"No, he venido con mis dos mejores amigas y sus respectivos novios. Creo que ahora están  todos metiéndose mano en algún rincón de esos oscuros de la esquina."
"Vaya" exclamé divertido " Tu has venido con dos parejas y yo he venido con siete. No esperaba encontrarme a otro impar en la fiesta."
"En realidad tenía que haber venido un casi-novio mío pero al final creo que el muy hijodeputa ha quedado con otra" respondio la gordita ahora un poco más relajada por reconocer en mi a otro miembro del pelotón de los colgados.
"Bueno, tu por lo menos tenías esa posibilidad, yo ni siquiera eso. ¿Y a ti también te han suplicado que vinieses y te han dicho que no te preocupases porque no ibas a sentirte fuera de lugar en ningún momento?"
"Jajaja, pues más o menos sí"sonrió la gordita en tono más amigable "Venga, te invito a una copa de mi botellón"
"Ah no, como acabas de decirme hace un momento, a cada uno lo suyo. Pero cuando luego te la acabes no me pidas nada de la mía, ¿eh?"dije muy digno descorchando mi propio suministro.
Esto hizo carcajearse un poco a mi nueva amiga y acto seguido y sellado así esa especie de pacto no escrito entre iguales, nos lanzamos ambos a una ruta exploratoria de la mutua capacidad asimilatoria de bebidas alcohólicas y de alucinación bajo las luces estroboscópicas que es dificil de resumir...



02:30 A.M: 
"Peeero ya nos hemoss acabaoo los botellionessss?"
"Tranquis mujer, que nos quedan los tres cubatas"
"¡Yipiiiii!"
( glu-glu-glu )

03:40 A.M:
"Puesss tio la verdaz no lo entiendo porque yo te veo muy mono, ¿como no te has echao una buena novia aún?"
"No sé, lo estoy pensando aún"
"¡ha-ha-ha que tontorrón! Lo que pasa es que eres un chico tímido ¿a que si? A ti hay que entrarte porque sino tú nada de nada, ya te he calao"
"No te creas ( glup) que yo cuando quiero también entro, ¿eh?"
( risas sofocadas )

04:30 A.M:
"Vengaaa no seas sousooo, vamos a bailar: la cuca-raaaa-cha, la-cu-caraaaaaa-chaaaas,,,pero de que te ries idiotaaaaas"
"¡Pues de que te has quitao las gafas pero se te ha quedado pegao el bigotees, jijsjisjis!"
"¿Pero que dices tontolculo? ¡ay no tires, que esos pelos ya son míos, cojones!...hala ya me estás haciendo sentir mal"
"Que ha sido broma mujer. Que puedo hacer para que te desenfades."
"Pues dame un beso"
"¿Un queeeeee?"
( Lengúetazo que se introduce entre mis dientes con evidentes residuos de las gambas a la plancha que sin duda gordita ha tomado para cenar )

05:25 A.M.
( Mejor-amigo cortándonos el rollo )
"de verdad no lo puedo creer, todos preocupadísimos por ti y resulta que estás aquí sentado dándote el filete con esta tía. Pues nos vamos a tomar otra fuera de aquí que esto es cutre que te pasas...¿te vienes o te quedas con tu nueva amiga?"
(Yo, confundido y a mi pesar avergonzado )
"Pues me quedo un rato más que ahora es cuando estamos empezando a pasarlo bien, ¿verdad tía?"
(Gordita de color amarillo)
"Buajjj, creo que voy a potar, tío. Pero luego nos damos más besos si quieres, ¿vale?"

06:10 A.M
(Amigo macarra-superchungo de la gordita poniendo su nariz practicamente sobre la mía)
"...amos a ver tío, si te quedas con ella es que la vas a acompañar a casa por lo menos porque como mañana me hayan dicho que la ha pasao algo te voy a buscar y te voy a cortar las pelotas ¿vale?"
(Gordita con la cabeza entre las rodillas)
"¡que es buen tío, no te pases, además igual luego hasta follamos y todo, ¿a que sí guapo?"
( Yo mismo, con gesto de conejo sorprendido en autopista por un trailer de dieciseis ruedas ):
"uffff yo te veo muy cansada chata, te acompaño y ya está, ¿no?"
"¡Pero si será marica el tío!...ay, creo que voy a potar otra vez, buajjjj"

07:15
( frente al portal de la gordita, ella de nuevo con sus gafas de plástico, su nariz de pega y su mostacho -no sé si el de verdad o el postizo-)
"no te quiero rommmper el corason pero creo que esta noche nos hemos utilizao mutuamente y lo mejor será que lo dejemos aquí y no nos volvamos a ver, qué me dices chico"
(yo, agradecido por no tener que subir a echarle un polvo ):
"pues digo quee eres una mujer europea y moderna y me ha encantao esta relación tan adulta que hemos tenido con nosotros mismos. Ahora vete al catre y no potes más, ¿eh?"
"Ay, si en el fondo me va a dar pena despedirte y no verte más porque eres muy cariñoso...¡buaaaajjjj, me piro en serioooo!"

Como todas las historias reales no tiene un final espectacular y la cosa acabo aquí.
Lo espectacular para mi recuerdo posterior es en primer lugar que no me subiera a casa de la gordita a rematar la faena ( en este punto puedes reir porque aún queriendo no sé qué podría haber hecho yo en aquel estado ), y en segundo lugar que gracias al manual de Sue-Ellen alcanzase tal nivel etílico que a día de hoy no sería capaz de recordar la cara de la gordita si me la cruzase por la calle y ni tan siquiera podría decir te con precisión en qué portal vivía...¡ay Sue-Ellen, cuanto tenemos que agradecerte los ciudadanos de a pie!...

Y la moraleja de la historia si la hay ¿cual puede ser?...
...pues que "Love is hurricane", ¿no?


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo