domingo, febrero 24, 2013

SONGS FOR SINGING: DAME


...aaaaah, estoy tan aliviado de haberme quitado los lobos de encima de una vez por todas que voy a celebrarlo inaugurando una nueva sección titulada -con mi habitual proyección internacional- "Songs for Singing". Y lo voy a hacer con esta canción en concreto porque esta noche he soñado que estaba en un bar y sonaba como música de fondo mientras transcurría la acción ( acción que no me voy a meter a relatar porque como suele pasar con los sueños, a la luz del día me resulta un poco ilógica ), ya ves tú que cosas más raras y que forma tan peculiar tiene de trabajar el cerebro...
El tema pertenece a Olé Olé, un grupo que inició su andadura en la decada de los 80 y que sobrevivió al fenómeno Mecano un poco gracias a tratar de buscar su personalidad propia, personalidad que no radicó a la larga en lo musical si no en las solistas que sucesivamente pasaron por la banda.
Para no ser rollero prescindiré de más detalles históricos, nada más diremos que el tema de hoy, "Dame", pertenece a la primera etapa en la que trabajó Vicky Larraz. Este disco me trae a mi recuerdos extramusicales porque aparte de ser uno de los primeros que tuve en mi colección, pues recuerdo haber sentido extrañas pulsiones hormonales a la vista de su cubierta, pulsiones que solo identifiqué muchos años más tarde como respuesta sexual ante la imagen de hombres vestidos con mallas negras de lycra. 
Y es que sí, en la portada aparecía el grupo al completo en rollo olímpico, todos con esos uniformes un poco descarados para la época y los chicos nada depilados para la ocasión. Ahora con el paso del tiempo les veo  con mis viejos y libidinosos ojos y ya me hago mis pajas mentales, elijo a mis favoritos para una hipotética night-passion, pero entonces en mi particular edad de la inocencia, sentía una inquietud que no alcanzaba a entender a la vista de este material, pasandome por alto a la mismísima Vicky que iba con su capa de torera y todo...


...bueno, recuerdos húmedos adolescentes aparte, este fue el primer disco de los OléOlé y funcionó de maravilla, estaba lleno de canciones que luego fueron himnos de la época como el "No Controles" que tanto sonó y otras cuantas más en las que destacaba la poderosa voz de Vicky dándolo todo. Esta contraportada de a continuación me revela que en la edición digital del disco que se publicó muchos años después había MUCHISIMOS más temas de los que había en mi edición de vinilo, grrrr, ya ves que injusticia porque seguro que esta nueva versión todo el mundo se la ha descargao por la filomatic del internet y en cambio por mi edición de vinilo hubo que pagar dinerito porque entonces ese chollo no existía. ¿Es justo?...
A ver, a mi me ponía el del arco y el que está al lado sujetando algo con los brazos en alto, pero en un momento dado me lo podría montar hasta con el rubito de la pértiga, porque habiendo necesidad no hay pan que resulte duro al diente, que diría uno que yo me sé, jajaja. Animo al lectorado a elegir su icono sexual entre los cinco deportistas, ¡Vicky incluida, eh!



Ahora viene la canción, en primer lugar la letra que sin ser demasiado profunda ni existencialista supone en si misma una oda al optimismo, a la libertad y la feliz inconsciencia de la juventud...


No me puedes seguir, nene 
estoy a mil años luz 
del amor, de ti; 
de pensar estoy tan harta 

Tú no me entenderás 
porque yo pienso bastante más 
y mi mente quiere andar 
sin parar hacia el futuro 

Dame una cama, una playa, una cerveza
y soy feliz 
Dame una noche distinta 
y una música especial para bailar 

No me puedes mandar, nene 
no sabes con quién estás 
lo que digas, ya lo sé 
y lo que sé, no me interesa 

No me puedes querer 
porque mi viaje soy sólo yo 
y no es fácil conseguir 
un pasaje a las estrellas 

Dame una cama, una playa, una cerveza
y soy feliz 
Dame una noche distinta 
y una música especial para bailar...

Y a continuación, claro, la música...lo único que me aparece por los interneses es esta actuación en el mítico programa "Tocata" donde Vicky canta en directo y se aprecia además como han pasado los años, ¡cojones!


Nostalgia para la tarde el domingo...

¡Un saludo!


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo