lunes, julio 10, 2006

BUSCANDO A RAY DESESPERADAMENTE


...debatiéndome entre mis compromisos angélicos, (entre los que no se encuentra el buscar chulazos en la red para satisfacer bajos instintos) y mi deber de ayudar y consolar a los seres humanos en su infelicidad, me he decantado por esto último, y de esta forma atiendo la petición de un alma -que piadosamente mantendré en el anonimato, pero se permite cruzar apuestas sobre su identidad-, un espíritu de buen corazón pero con una cierta vena concupiscente, que me ha sugerido: "bueno, ya que nos has colgado la foto de Joe, porque no colgar la foto de Ray", (el individuo que compartía barras y cervezas con Brad y que presumiblemente será ahora el nuevo compañero de Joe en la montaña)... Este angel ha tenido que bucear por los bajos fondos de la red porque el mercado de chulazos está un poco escaso -o no se yo donde buscar-, sobre todo si no se desea caer en la pornografía explícita, y al fin he encontrado un retrato del joven cowboy, sacada por su pobre mamá mientras apacentaba las reses del rebaño familiar... cielos, si parece que marca paquete... Creo que se aproxima bastante a lo que mi mente enferma había imaginado, así que, ahí queda, a modo de aperitivo porque el siguiente y apasionante capítulo de la saga ya está en el horno y enseguida lo tenemos ahí, a ver si dejamos la montaña un poco caliente antes de las vacaciones estivales.
Como siempre, un abrazo a todos los que teneis la santa paciencia de venir a mi casa y hasta pronto.




El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo