domingo, junio 07, 2015

LOS DOS PRÓXIMOS DISCOS QUE ME VOY A COMPRAR



Tras un fin de semana libre bastante intenso en cuanto a contrastes, ( tanto de temperatura como personales ), me planto en el domingo dedicando a una entrada a estos dos discos que, como dice el título, espero poder comprarme en un futuro no muy lejano. Como creo que dijo Justo en su estupendo blog -de momento en pausa- "Tiburones en Korador", el comprarte el disco de ese artista por el que sientes devoción es algo tremendamente placentero, sobre todo una vez superado el doloroso momento en el que soltar la pasta, jeje.
Mis dos elecciones para este desembolso musical son, por supuesto, dos damas: una al frente de una banda y otra que canta en solitario, y los discos son...

FLORENCE AND THE MACHINE: HOW BIG, HOW BLUE, HOW BEAUTIFUL


Este trabajo de la banda ( su tercer album de estudio ) ha tardado casi cuatro años en salir a la luz. Si después de todo ese tiempo la amiga Florence me llega a sacar un petardo de disco, hubiese sido como para matarla a palos, jaja....¡Pero no!, más bien todo lo contrario: lo que llevo escuchado me ha parecido estupendo, con fuerza, ¡con bastante rabia también a ratos!, pero siempre repleto de emociones hermosas y violentas a las que la voz de Florence te arrastra si te dejas llevar, subiéndote a las alturas y dejándote después caer a plomo. Como he leído por ahí, cuando lo escuchas no sabes si sentarte en un banco a mirar el crepúsculo o quitarte los zapatos y bailar como un loco sobre la hierba...
En los discos de Florence nunca hay nada que me suene a relleno, cada tema tiene su entidad propia y su presencia parece necesaria en el conjunto porque no sé, es como si todos juntos contasen una historia y todos fuesen imprescindibles para entender bien lo que nos quieren contar.
Que parece que me pongo muy rollero pero es que Florence es así como muy profunda y la música que hace la banda cuenta con generosas dosis de una oscuridad en la que apetece meterse.
Como muestra he aquí el último single que se ha extraido del disco, este tremendo "Ship to wreck" con un video más tremendo todavía, una canción que refleja a la perfección lo que vas a encontrar si te animas a adentrarte en este estupendo "How Big, how blue, how beautiful".
Me encanta.



Espero que esta crítica mía tan poco profesional pero tan entusiasta te haya estimulado la curiosidad y te animes a sumergirte en esas aguas profundas en las que se mueven Florence y su Machine...


Y la segunda señorita que va a hacerme gastar los cuartos es ni más ni menos que...¡Melody Gardot! y su nueva propuesta musical es...

MELODY GARDOT: CURRENCY OF MAN


Melody también se ha tomado su tiempo para publicar porque desde su anterior trabajo han pasado también tres años y es algo que resulta casi previsible porque ella siempre pone mucho alma y corazón en todos sus discos. Y además no trata de encasillarse en una forma de hacer música que le "funcione" bien comercialmente, con lo cual lo que ella va sacando al mercado es el resultado de su evolución tanto artística como personal, y quizás por ello cada nuevo disco no es algo que le "suceda" rapidamente.

Nueva tremendona imagen de la Melody.
Antes que lo diga alguien: no, no es la de los gorilas...

...han pasado ya unos cuantos años tras revelarse al mundo como una suerte de "crooner" femenina que componía sus propias canciones deslumbrando al personal con joyas como esta...
( Nota: estreno hoy la herramienta del "tubechop" -se llama así, no es broma- gracias a la cual solo te dejo para escuchar si es que te pones a ello un minuto de la canción, lo justo para que entiendas de lo que te estoy hablando y nadie pierda ni una brizna de ese precioso tiempo que tiene para poder seguir guasapeando o colgando tontunas en el feisbuk. De nada, panda-vagos, jajaja )



A pesar del buen funcionamiento de esa fórmula que la coronó como "nueva diva" del jazz, ella continuó su evolución, continuó viajando, absorbiendo sonidos y empapándose de influencias, y ese viaje geográfico y personal terminó plasmado en su siguiente disco, "The Absence".
En el siguiente mini-video puedes hacerte una idea de como sonaba de bonito, aunque aquel trabajo tan lleno de matices es imposible de representar con un solo tema, porque cada uno era totalmente diferente y a la vez precioso.



Ahora, ¡al fin! ( porque al igual que me pasa con Florence, es de las artistas a las que con más anhelo espero sus trabajos ), Melody vuelve a cantar para nosotros y lo hace desde este trabajo titulado "Currency of Man". De nuevo no tiene nada que ver con lo anterior, aquí las canciones tienen un toque más socialmente comprometido, y el sonido ha girado, hay más guitarras, menos piano y ha pasado a adquirir reminiscencias del blues y el soul que se hacía en los años 70, es más rítmico y es también mucho más "negro" en el sentido racial musical más positivo de la palabra.
El nuevo single -titulado "Preacherman"- tiene un video de siete minutos ( visualmente precioso y tremendo ) que nadie ibais a ver, jaja, lo cual  me ha hecho decantarme por esta muestra de un par de minutos de uno de los temas del album, que refleja muy bien todo lo que encierra en su interior.



A Florence y a Melody no les hace falta estos alegatos míos para vender la moto, pero yo soy feliz haciéndoles estos pequeños homenajes y recuerden, señoritas, si desean agradecérmelo ahí abajo tienen la sección de comentarios y si me dejan un mísero "thank you" se me van a caer los calzoncillos al suelo, ¡no digo más!
Y al resto del mundo, ¡muy feliz lunes y muy-pero que muy-feliz-semana!

"Adios, pimpollo"

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...