domingo, abril 18, 2010

VERSOS IMPERFECTOS




guarecerme de la noche bajo el peso de tu cuerpo
olvidado de las voces del mundo,de los hombres y emprender,
navegante enamorado, este viaje sin maletas: en los pies,
zapatos que se amolden a las huellas de tus pasos;
amor tierno, amor salvaje, latiéndome en el pecho y, en los ojos,
la esperanza tan hermosa de aguardar un día más
otro nuevo amanecer al refugio de tus brazos.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo